Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil confía en su consolidación como una de las mayores economías del mundo

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, asegura que el país consolidará su crecimiento económico en los próximos cuatro años

El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, habla hoy con los periodistas en Brasilia.
El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, habla hoy con los periodistas en Brasilia. REUTERS

El Gobierno brasileño confía en alcanzar en los próximos cuatro años su consolidación como una de las mayores economías del mundo y desplazar a Francia de la quinta posición, según dijeron hoy la presidenta Dilma Rousseff y el ministro de Hacienda, Guido Mantega. En un encuentro con periodistas de diferentes diarios en Sao Paulo, Mantega afirmó que antes de cuatro años su país, que acaba de declararse sexta mayor economía mundial, habrá desbancado a Francia del quinto puesto, incluso antes de lo que prevé el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El organismo multilateral vaticinó que esa posición será alcanzada por Brasil en 2015, pero Mantega enfatizó que el objetivo puede ser conseguido "antes", porque la velocidad de crecimiento del país supera a la de las naciones europeas y por eso es "inexorable" que Brasil supere a Francia en un futuro próximo. El gigante sudamericano subió otro peldaño al convertirse en la sexta economía mundial en 2011, según un estudio del Centro de Investigaciones en Economía y Negocios (CEBR), con sede en Londres.

Para Mantega, el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) brasileño volverá en 2012 a los niveles entre el 4,0% y el 5,0%, como ocurrió en el promedio anual entre 2003 y 2010. La economía brasileña creció un 3,2% entre enero y septiembre de este año, aunque en los últimos meses se ha producido una ralentización atribuible a la crisis internacional.

No obstante, Mantega apuntó que la generación de empleo y una inflación bajo control son los principales soportes para que Brasil se mantenga en "la vanguardia del crecimiento" en 2012, cuando se tendrá una mayor expansión de la economía en comparación con el año que termina.

La presidenta Rousseff, por su parte, señaló hoy en una columna publicada en 195 diarios del país que Brasil tiene "todos los motivos" para mirar 2012 con "gran optimismo" y con la seguridad de que la economía va a expandirse "con estabilidad" a la vez que "disminuyen" las enormes desigualdades entre ricos y pobres.

Brasil consiguió crear 2,3 millones de puestos de trabajos formales en 2011, lo que redujo la tasa de desempleo hasta un histórico 5,2%

"Con menos impuestos y más crédito, la economía brasileña va a crecer más y lo más importante es que cerramos el año sin renunciar a los principios fundamentales para el país: crecimiento económico con distribución de renta. Este es el camino de la prosperidad, que está siendo construido por nosotros y para nosotros", resaltó.

Para la mandataria, que el próximo 1 de enero completará un año en el poder, Brasil consiguió crear 2,3 millones de puestos de trabajos formales en 2011, lo que redujo la tasa de desempleo hasta la histórica cifra del 5,2%.

De igual manera, manifestó la jefa de Estado, Brasil batió el récord de exportaciones; de inversiones extranjeras, que fueron de 65.000 millones de dólares, y de las reservas internacionales, que según la presidenta sobrepasaron los 350.000 millones de dólares.

Rousseff ha apostado por las inversiones públicas para generar más empleo y reducir la pobreza, con el reto de conseguir en los próximos veinte años una distribución de renta per cápita similar a la de los países europeos. El principal plan de inversiones del Gobierno prevé el desembolso de cerca de 514.000 millones de dólares en infraestructuras entre 2011 y 2014. De ese total, cerca de 77.000 millones de dólares se aplicaron este año en obras.

El buen momento de Brasil también se refleja en su balanza comercial, que va a registrar un superávit récord de cerca de 27.000 millones de dólares, pero con un déficit en la exportación de productos manufacturados y un exceso de materias primas en su agenda exportadora, según los datos oficiales.

 

Más información