GOLPE A LA GUERRILLA DE COLOMBIA

Correa acepta discutir en Unasur el calificativo "terrorista" para las FARC

El presidente de Colombia saca pecho tras la reciente muerte del jefe de las FARC

Correa (derecha) interviene en presencia de Santos.
Correa (derecha) interviene en presencia de Santos.GUILLERMO LEGARIA (AFP)

La suerte se ha aliado estos días con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. Y le saca el máximo provecho. Este lunes se celebró en Bogotá una reunión extraordinaria de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), un organismo multilateral anquilosado y con una amenaza latente de desintegrarse. La cita con los mandatarios de Ecuador, Bolivia y Perú fue “muy fructífera”. Y más aún para el dirigente colombiano, que cristalizó el golpe dado a las FARC con la muerte de su máximo responsable, Alfonso Cano.

En poco más de un año, las cosas han cambiado tanto en la región que lo ocurrido en Bogotá hubiera sido antes inimaginable. Así, por ejemplo, al término de la reunión, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció que su país está dispuesto a discutir en Unasur si se le da el calificativo de “terrorista” a la guerrilla de las FARC. Aunque después matizó: “Si aquí se quieren imponer mandatos y ordenar cosas, olvídense, jamás contarán con Ecuador, no vamos a llamar terrorista a ninguna organización porque a un Gobierno se le ocurrió, con fundamento o sin fundamento. Ecuador no va agachar la cabeza y obedecer porque nos manden a decir”.

El gesto de abrir la puerta a esta posibilidad muestra el ambiente de cordialidad que ahora reina entre Quito y Bogotá. El 1 de marzo de 2008, tras el bombardeo de Colombia al campamento del número dos de la guerrilla, Raúl Reyes, en territorio ecuatoriano, hubo un conato de pelea entre ambas naciones. El ministro de Defensa era en ese momento Santos, quien al haber ordenado la operación fue objeto de los más severos cuestionamientos del otro lado de la frontera.

Pero desde entonces han pasado muchas cosas. Santos es ahora el presidente de Colombia; las FARC han encadenado una serie de fulminantes golpes, y Correa se ha centrado en sus problemas internos, en especial los económicos. Ecuador había amenazado con retirarse de la CAN, pero Santos reaccionó con rapidez y lo invitó a la Casa de Nariño para evitarlo. También acudieron los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y Perú, Ollanta Humala. En otra época, ese encuentro, entre tres líderes de la izquierda y el sucesor de Álvaro Uribe, se habría podido realizar en un cuadrilátero de boxeo.

"Queremos buscar la paz para este país a las buenas o a las malas"

Los invitados han sido recibidos en su casa por un anfitrión cálido, en medio de risas y flores colombianas. “En el caso de Alfonso Cano era lo correcto, porque queremos buscar la paz para este país a las buenas o a las malas”, afirmó Santos ante sus convidados. “Ese objetivo de la paz lo seguiremos buscando, mantendremos la presión militar mientras no veamos una verdadera voluntad de paz de estos grupos. Cuando veamos esa voluntad de paz, abriremos la puerta del diálogo”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El presidente colombiano aclaró a continuación: “Este es un proceso colombiano que vamos a resolver los colombianos. Cuando necesitemos ayuda, si es que la necesitamos, acudiremos, y estoy seguro de que Evo Morales, Rafael Correa, Ollanta Humala, nos darán esa ayuda para conseguir la paz. Pero mientras tanto, es un problema colombiano y no queremos que nadie interfiera en estos asuntos internos de Colombia”.

Los tres presidentes asintieron y marcaron el objetivo de la reunión: la Comunidad Andina de Naciones. Los cuatro países prevén someter al organismo a “una reingeniería”. Para esto, acordaron cumplir una serie de pasos que modernicen su funcionamiento, así como acatar las normas establecidas y, por último, efectuar una reunión anual para evaluar el desarrollo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS