Japón confirma una fusión parcial de las barras de los reactores 1 y 3 de Fukushima

La Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial confirma además, tras las observaciones de los robots estadounidenses de ayer, daños en el reactor 2

La Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial de Japón (NISA, por sus siglas en inglés) ha confirmado hoy que las barras de combustible de los reactores 1 y 3 de la central nuclear de Fukushima I, en crisis desde el terremoto y posterior tsunami del 11 de marzo, se han fundido parcialmente.

Además, la NISA ha hecho público que ha detectado tenecio 99 en el reactor 2, un elemento que sólo se libera con la fusión de las barras de combustible, por lo que se sospecha que este reactor también está afectado, aunque de momento se desconoce el alcance de estos daños. Las mediciones realizadas en las piscinas de combustible del reactor 2, donde se acumulan 615 barras gastadas y que, por lo tanto, acumulan mayor nivel de radiación que las que están en uso, revelan niveles elevados de yodo y cesio radiactivo.

Más información
Evolución de la radiactividad en Fukushima
Como una nuclear sobre el mar
Dos robots teledirigidos registran altos niveles de radiactividad en Fukushima
Los japoneses critican al Gobierno por la gestión de la crisis nuclear
Desde Japón, sin radiación
Un denso humo en el reactor 2 de Fukushima impide a los robots estudiar su estado
Alta dosis de radiación fuera de la zona de evacuación de Fukushima
La OCDE reduce a la mitad su previsión de crecimiento para Japón por el tsunami y la crisis nuclear

Estos datos son revelados un día después de que dos robots estadounidenses dirigidos por control remoto entrasen en los reactores para medir las cifras de radiactividad, hidrógeno, temperatura y humedad. Los aparatos detectaron elevados niveles de radiactividad en los edificios de los reactores 1 y 3, cuyos sistemas de refrigeración quedaron muy dañados.

El objetivo de estas mediciones era determinar si los trabajadores de la central podían acceder a dichos reactores para reanudar las tareas de refrigeración, especialmente en el número 3, donde no ha entrado ningún operario desde la explosión de hidrógeno del mes pasado. Las lecturas de ambos reactores muestran un "ambiente adverso", demasiado para que los seres humanos puedan trabajar allí, lo que complica las tareas de reparación del sistema de refrigeración.

Toda esta información se da a conocer después de que, el pasado domingo, Tokyo Electric Power (Tepco, por sus siglas en inglés), la compañía que opera la planta, anunciara que espera tener la crisis nuclear bajo control a finales de año.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Uno de los robots que trabajan midiendo la radiación en la central de Fukushima.
Uno de los robots que trabajan midiendo la radiación en la central de Fukushima.AP (cedida por Tepco)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS