Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola de cambio en el mundo árabe

Gadafi comienza el asalto a la capital rebelde

Aviones del dictador bombardean el aeropuerto de Bengasi.- El régimen anuncia que se ha hecho con el control absoluto de Ajdabiya

Gadafi comienza el asalto a la capital rebelde
EL PAÍS

Los peores augurios de los alzados contra Muamar el Gadadi en Libia se han cumplido hoy. Aviones de guerra del dictador han iniciado a primera hora del día el bombardeo de Bengasi, la segunda ciudad más importante del país y el feudo de los sublevados, según ha anunciado el coronel insurgente Faradj el Feyturi. Este mando rebelde, contactado por la cadena catarí Al Yazira, ha asegurado que las bombas cayeron en el aeropuerto de la ciudad, pero no ha precisado si produjeron víctimas ni daños materiales. La respuesta de los rebeldes, según esta fuente, fue contundente y obligó a los aviones de Gadafi a "emprender la huida".

En paralelo a este ataque, el Ejército de Gadafi se ha hecho con el control absoluto de Ajadabiya, que ha quedado "libre de rebeldes", según ha informado esta noche la televisión estatal. Horas antes se había comunicado que 26 personas habían muerto en esta localidad, a 160 kilómetros de Bengasi, según fuentes médicas. "La lucha en la ciudad ha sido terrible" ha dicho el médico del Hospital de Ajdabiya donde han sido trasladadas las víctimas, "la mayoría civiles". Las tropas de Gadafi han golpeado intensamente la ciudad desde el aire y con artillería pesada.

Varios partidarios del dictador se paseaban ayer por las calles de Tobruk

Para reforzar la ofensiva sobre el terreno, el hijo de Gadafi y candidato a sucederle, Saif el Islam, ha anunciado desde Trípoli que las tropas del régimen están cada vez más cerca de Bengasi y que "en las próximas 48 horas" entrarán en la ciudad. Además, ha lanzado una advertencia a las potencias occidentales, al asegurar que cualquier decisión que tomen "llegará tarde", en referencia al debate en el seno de la ONU sobre la imposición de una zona de exclusión aérea.

Consciente de que la toma de Bengasi puede suponer un golpe de gracia contra la revolución, el Gobierno libio ha realizado en las últimas horas un llamamiento a través de la televisión pública para que todas las fuerzas que combaten a los rebeldes en el este del país se reagrupen y marchen a la conquista del feudo de Bengasi. Dos líderes tribales de la ciudad han confirmado que están dispuestos a apoyar a Gadafi, según la televisión oficial libia. Esta información ha sido desmentida por un portavoz de los rebeldes, que ha asegurado que lo que pretende el dictador es crear división entre las tribus.

En Misrata, a medio camino entre Trípoli y Sirte, la cuna del dictador, las tropas de Gadafi se están empleando a fondo para doblegar la resistencia de los rebeldes. Testigos del asedio citados por Reuters aseguran que la ciudad sigue bajo mando rebelde pero está sufriendo el asalto de los tanques y la artillería del Ejército libio. Según un residente, las tropas gubernamentales bombardean "desde tres posiciones" y están "utilizando armamento pesado, incluidos los carros de combate y la artillería", pero todavía no han conseguido entrar en la ciudad. Otro vecino ha precisado que el ataque comenzó hacia las siete de la mañana (una hora menos en España). Un médico local, en conversación con Reuters, ha asegurado que al menos cinco personas han muerto y otras 11 han resultado heridas en los combates.

Los rebeldes atrincherados en esa ciudad costera a 200 kilómetros al este de Trípoli habrían frenado la ofensiva terrestre y capturado varios tanques al enemigo. "Los combatientes han derrotado a las fuerzas de Gadafi que atacaban desde el sure y el este de la ciudad", ha asegurado un vecino de Misrata, que ha añadido que los combates continúan.

"Aplastar a nuestros enemigos"

La confusión domina el panorama bélico en Libia. Pero una certeza emerge de las contradictorias informaciones que difunden la dictadura de Gadafi y el Consejo Nacional Libio, el Gobierno de los sublevados con sede en Bengasi: la artillería, la aviación y los buques de las Fuerzas Armadas del tirano bombardean cada jornada que pasa más cerca de la capital de la revuelta.

El liderazgo insurgente insistía en que la ciudad de Ajdabiya, la puerta sur de Bengasi, continuaba en su poder, mientras la televisión oficial aseguraba que había sido "limpiada de terroristas" tras sufrir un severo castigo. En los alrededores de la estratégica Ajdabiya, bien conectada con la frontera egipcia, los combates se prodigaron durante toda la jornada. Ocurriera lo que ocurriera, mandos de los caóticos comandos rebeldes daban la batalla por perdida. Las imágenes retransmitidas por la televisión oficial Libia hicieron que muchos libios afines a Gadafi salieran a las calles de Trípoli a celebrar la victoria sobre los rebeldes, informa Álvaro de Cózar. Si la capital parecía anoche una ciudad fantasma, una imagen muy distinta se veía en la plaza Verde. Allí se congregaron los simpatizantes del dirigente libio con fuegos artíficiales y retratos de su líder. Anuncio de la gran fiesta cuando Bengasi, bastión de los revolucionarios, vuelva a estar bajo control de las tropas de Gadafi. Algo que dan por hecho.

Gadafi volvía a aparecer anoche en la televisión oficial libia. "Tenemos la determinación de aplastar a nuestros enemigos", dijo rotundo. "Estamos dispuestos a preservar la unidad de Libia aunque sea con el precio de nuestras vidas", aseguró. "Los colonizadores serán vencidos, América será vencida, Reino Unido será vencido". Un discurso que se produjo en el mismo momento en el que se conocía un borrador del Consejo de Seguridad de la ONU en el que se plantea la posibilidad de aprobar una zona de exclusión aérea en Libia.

En otro escenario, ante una multitud de partidarios en el complejo militar de Bab al Azizia, en el centro de Trípoli, Gadafi ha pedido esta noche a su pueblo que se levante en armas para enfrentar una posible intervención militar de Occidente, contestando así a la posibilidad de que la reunión prevista para hoy en la ONU prohíba el vuelo de aviones sobre Libia. "Ahora Francia levanta la cabeza y dice que atacará Libia"; "¿Atacar a Libia? Nosotros seremos los que os atacaremos a vosotros. Os atacamos en Argelia, en Vietnam. ¿Quieren atacarnos? Vengan e inténtenlo", advirtió en tono desafiante. Francia ha sido uno de los países que más a presionado a los miembros del G-8, reunidos ayer en París, y a los otros 14 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU para que se adopte dicha medida.

El aluvión de declaraciones de uno y otro bando no tiene fin. El general Abdelfatah Yunis, estrecho excamarada del coronel desde los tiempos en que este se hizo con las riendas del país y ahora nombrado jefe de las fuerzas insurrectas, afirmó que dispone de 8.000 hombres de refuerzo, incluidos 3.000 de las fuerzas especiales que han desertado de las filas leales a Gadafi. Y desde el oriente del país añadían otros uniformados que ayer emplearon por primera vez dos cazabombarderos Mig abandonados por el Ejército del Aire tras salir de estampida los pilotos y oficiales en los primeros días de la revuelta. Atacaron, decía el Consejo Nacional, un navío de guerra en el Mediterráneo. Pero su moral va a la baja, y la inquietud atenaza a los civiles en Cirenaica.

Al temor a que el dictador perpetre una tropelía se une el miedo al quintacolumnismo. Algunos lugareños de Tobruk dicen que son locos; otros que están drogados. Pero unas decenas de hombres contemplaban ayer sorprendidos cómo deambulaban por el centro de esta ciudad un par de individuos -ataviados con cintas verdes en la frente, el color de la revolución del dictador que tiñe los edificios oficiales- que chillaban a favor de Gadafi. El tirano ha ofrecido una amnistía a los insurrectos que depongan las armas, pero estos no contemplan la rendición como alternativa. Les resulta imposible creer la promesa de un dirigente que se ha labrado un historial tan macabro. Durante días, los portavoces militares vienen advirtiendo de que matarán a los alzados contra el autor del Libro Verde. Es creíble.

"Estamos preparados para entregar un millón de armas, o dos, o tres millones. Y otro Vietnam comenzará. Ya no nos importa nada", aseguró Gadafi en uno de sus beligerantes discursos, el 2 de marzo. Un vecino de Zauara, muy cerca de la frontera con Túnez, aseguraba a Reuters que los soldados y esbirros del autócrata han elaborado listas para capturar a los insurrectos de esta ciudad. Buscaban casa por casa.

El Consejo Nacional no tiene duda alguna de que el dictador no escribirá el guión del futuro del país árabe. "Los rusos", dice uno de sus portavoces, "no pudieron gobernar Afganistán; Estados Unidos no pudo hacerlo en Vietnam. Gadafi tampoco podrá en Libia".

De momento, y no parece que la situación vaya a dar un vuelco repentino, los insurgentes se repliegan sin remedio. Siguen reclamando la aplicación de una zona de exclusión aérea, una opción que, en caso de que la medida pueda resucitarse, requeriría semanas para ser aplicada.

Como sucedió en Irak en la década de los noventa, no es garantía de éxito, ni siquiera en un plazo de meses. Tampoco las sanciones comerciales, la congelación de los fondos soberanos libios -gestionados por Gadafi y sus allegados-, ni la prohibición de viajar al exterior al dictador y sus colaboradores surtirán efecto en breve. Por mucho que los libios se esfuercen por recordar a los gobernantes extranjeros la retahíla de atentados -asesinatos de sus ciudadanos al margen- cometidos en el mundo durante sus 41 años de mandato.