Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU y la ONU estudian sanciones contra Libia

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, urge a poner fin a la represión.- "No hay ambivalencias. Nadie duda de que la violencia debe acabar", asegura

La aplicación de sanciones económicas, especialmente la suspensión de las actividades de las compañías de petróleo que operan en Libia, se perfilaba hoy como una de las medidas que la Administración norteamericana y otros gobiernos del mundo pueden considerar como respuesta a la decisión de Muamar el Gadafi de ahogar en sangre las protestas contra su régimen en Libia.

Una iniciativa en ese sentido ha sido solicitada hoy públicamente por el presidente del comité de Relaciones Exteriores, John Kerry, y está siendo considerada también por algunos miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, que sigue reunido a puerta cerrada en Nueva York para discutir los medios para evitar una matanza aún mayor en Libia.

Kerry, que colabora estrechamente con la Administración en los asuntos de política internacional y ha cumplido varias misiones para Barack Obama en ese terreno, manifestó en un comunicado que las empresas petroleras deberían interrumpir todos sus negocios en Libia "hasta que cese la violencia contra civiles".

El ex candidato presidencial demócrata propuso también que "Obama debería reimponer las sanciones económicas" que fueran levantadas en 2004 por el anterior presidente norteamericano, George Bush, tras un acuerdo, el año anterior, por el que el régimen de Gadafi se comprometía a no exportar el terrorismo ni producir armas nucleares. En 2005 las principales petroleras estadounidense regresaron a Libia, donde operan también la mayoría de las grandes empresas internacionales de ese sector.

Libia produce actualmente alrededor de 1,6 millones de barriles de petróleo al día. Estados Unidos, el mayor importador del mundo, no recibe petróleo de ese país pero varias compañías norteamericanas tienen contratos con el Gobierno libio para la extracción y la exploración de las reservas de Libia, que ocupa el séptimo lugar en el ránking de la OPEP.

Reto de enorme proporciones

La Administración de Obama no ha respondido aún a la petición de Kerry ni han surgido aún novedades sobre las intenciones del Consejo de Seguridad. En ambos casos, la situación creada en Libia, donde el carácter imprevisible de Gadafi y su estado de total aislamiento mental y político hacen temer cualquier respuesta, representa un reto de enormes proporciones.

Para Estados Unidos, que, a diferencia de los casos de Egipto o Bahréin, carece de instrumentos directos de presión sobre Gadafi, tan arriesgado es involucrarse en exceso como quedarse al margen. Aunque no importa petróleo libio, Estados Unidos sufre más que nadie la consecuencias del aumento del precio que está experimentando el crudo como consecuencia de ese conflicto. Por lo cual, es el más interesado en encontrarle una solución lo antes posible. Pero, al mismo tiempo, Libia no está dentro de lo que se considera la esfera de influencia norteamericana. Es más un problema de Europa y del resto del mundo árabe. Y, en ese sentido, no quiere asumir un protagonismo que rápidamente dé excusa a argumentos antiamericanos.

"Queremos trabajar con la comunidad internacional de forma que la comunidad internacional hable con una sola voz en la condena de la violencia. Creemos que, en la medida en que la comunidad internacional hable con una sola voz, será más eficaz", ha decarado hoy el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Obama, que ho se ha referido a la situación en Libia en un discurso sobre la economía pronunciado en Cleveland, no se ha pronunciado aún personalmente sobre esa crisis desde que viernes pasado emitió un comunicado condenando la violencia en Bahrein, Yemen y Libia.

En algún momento tendrá que hacerlo, pero este no es un caso como el de Egipto o Bahréin en el que pueda telefonear al presidente correspondiente e influir en los acontecimientos. Las vías de comunicación con Libia están cortadas. Incluso el embajador libio en Washington ha dimitido. La única carta en las manos de Obama es la de actuar con acciones de represalias, y éstas están fuertemente condicionadas por su dificultad y su eficacia. Las sanciones económicas, como se está pensando en estos momentos, pueden tener un valor moral pero tardarían en hacer verdadero daño al régimen. Otras acciones que se sugieren, como el bloqueo militar de Libia, exigen un esfuerzo y un grado de consenso internacional que, por el momento, no las hacen muy probables.

La secretaria de Estado norteamericana urgió este martes a Libia a que se ponga un fin inmediato a cualquier ataque contra los manifestantes. "El mensaje que mandamos hoy es muy claro y nada discordante con la comunidad internacional", ha dicho Hillary Clinton en conferencia de prensa. "No hay ambivalencias. Nadie duda de que la violencia debe acabar y de que es la responsabilidad del gobierno de Libia respetar los derechos universales de todos sus ciudadanos". Además, ha añadido: "A medida que entendamos mejor lo que allí está sucediendo, porque las comunicaciones han sido silenciadas y estamos tratando de recabar tanta información como nos sea posible, tomaremos los pasos adecuados que entren dentro de la línea de nuestras políticas, nuestros valores y nuestras leyes. Pero no hay duda de que vamos a actuar en consonancia con la comunidad internacional".