Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina libera a un piloto de 'vuelos de la muerte' que extraditó España

A Poch, de 57 años, se le implica en la desaparición de una ciudadana sueca, dos religiosas francesas y el escritor Rodolfo Walsh

Un tribunal argentino ordenó ayer la puesta en libertad del ex piloto argentino-holandés Julio Alberto Poch, sospechoso de haber participado en vuelos de la muerte durante la dictadura militar en Argentina (1976-83), por falta de avances en el proceso.

Poch, piloto de la compañía aérea holandesa de bajo coste Transavia, filial de Air France y KLM, había sido detenido en septiembre de 2009 en España a petición de Buenos Aires, y extraditado el pasado mayo a Argentina.

A Poch, de 57 años, se le implica en la desaparición de una ciudadana sueca y dos religiosas francesas, así como en la del periodista y escritor argentino Rodolfo Walsh. Durante la dictadura fue piloto de avión en la base de la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA), uno de los principales centros de tortura de la Junta Militar.

La justicia española estimó en enero, cuando aprobó su extradición, que existían "indicios" de su participación en vuelos de la muerte de aviones militares, desde los que los opositores eran arrojados al mar.

Procesos a la dictadura

La semana pasada, el dictador Jorge Videla (1976-1981) fue condenado, a sus 85 años, a prisión perpetua por el asesinato de 31 presos en una cárcel de Córdoba. Esta ha sido la segunda vez que el cabecilla del golpe militar de 1976 ha recibido una condena por los crímenes del régimen que hizo desaparecer a 30.000 personas. La primera fue en el juicio a las Juntas Militares, en 1985, por la responsabilidad en la mayoría de los actos de terrorismo de Estado de su régimen. En 1990, el entonces presidente argentino, Carlos Menem, lo indultó, pero 16 años después la Corte Suprema declaró la inconstitucionalidad de esa amnistía. Videla se está enfrentando ahora a varias causas por los delitos cometidos en cada uno de los centros clandestinos de detención. Próximamente deberá afrontar otro juicio por un homicidio precedido de secuestro y tortura.