Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colombia y las FARC, un conflicto de casi medio siglo

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia no son la única guerrilla presente en el país, pero sí la que más fuerza tiene.- Iniciaron su actividad en 1964 y están consideradas como organización terrorista tanto por Europa como por EE UU

La muerte de Jorge Briceño, alias Mono Jojoy, en un bombardeo del Ejército colombiano es solo el último episodio de un conflicto que se prolonga ya casi medio siglo. Estas son algunas claves del enfrentamiento ente Colombia y las FARC:

.- Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia son la guerrilla en activo más antigua de América Latina. Inició sus actividades en 1964 como un grupo insurgente de inspiración comunista que pretendía reducir las diferencias entre ricos y pobres en Colombia.

.- Tanto las autoridades estadounidenses como europeas incluyen a las FARC en sus listas de organizaciones terroristas. Entre sus actividades ilegales se encuentra el tráfico de cocaína, que utilizan para financiarse hasta el punto de que en algunas regiones el conflicto se ha visto reducido a escaramuzas con otros grupos de narcotraficantes.

.- Las FARC llegaron a tener más de 17.000 integrantes. En su etapa de máxima fuerza, eran capaces incluso de bombardear ciudades, además de realizar secuestros sin dificultad y controlar amplias áreas del territorio colombiano. Con la llegada a la presidencia del país de Álvaro Uribe, apoyado inequívocamente por EE UU, el Ejército inició una ofensiva que devolvió a los rebeldes a las áreas montañosas y selváticas. Se calcula que las FARC tienen actualmente unos 9.000 combatientes.

.- La principal fuerza de las FARC reside ahora en algunas áreas rurales, especialmente de las junglas del sur del país, donde todavía son capaces de esconder a algunos rehenes desde hace más de una década. A finales del año pasado secuestraron y asesinaron al gobernador del departamento de Caquetá (sur), Luis Francisco Cuéllar.

.- En mayo de 2008, las FARC confirmaron la muerte de su máximo comandante, Manuel Marulanda, alias Tirofijo, de un ataque al corazón. Su número dos, Raúl Reyes, fue abatido el 1 de marzo de 2008 por el Ejército colombiano en una incursión en territorio ecuatoriano, donde estaba su campamento. Los hechos provocaron una crisis diplomática entre Colombia y algunos de sus países vecinos. Alfonso Cano es el actual jefe de las FARC, aunque se le considera más un jefe político que un estratega militar, labor que desempeñaba Jorge Briceño, alias Mono Jojoy. Tanto EE UU como Colombia señalan que muchos de los jefes de la guerrilla se esconden en territorio de Venezuela, algo que Hugo Chávez niega.

.- Uribe negoció un acuerdo de paz con las bandas paramilitares que en su tiempo combatían a las FARC. Estas eran responsables de masacres, secuestros y narcotráfico en nombre de la contrainsurgencia. Sin embargo, en los últimos años se han formado nuevas milicias a partir de los rescoldos de los paramilitares. Estas milicias controlan sobre todo algunas rutas de tráfico de droga, frecuentemente en conveniencia con las FARC, según denuncian grupos de activistas por los derechos humanos.

.- Los intentos de llegar a un acuerdo de paz están atascados. Para iniciar conversaciones, las FARC exigieron en el pasado que se desmilitarizara un área del sur del país equiparable a dos veces la superficie del término municipal de Madrid. El presidente Uribe consideró que esa medida podía llevar a un reagrupamiento de los guerrilleros y se negó. A cambio, el Gobierno ofreció una zona más pequeña bajo vigilancia internacional.

.- Al llegar al poder, Juan Manuel Santos dijo que la puerta para iniciar conversaciones "no está cerrada", pero puso como condición previa que las FARC detengan todas las hostilidades.

.- Las FARC no son la única guerrilla presente en Colombia. El Ejército de Liberación Nacional, también de inspiración marxista-leninista, todavía combate, aunque se ha visto debilitado en los últimos años ante la presión del Ejército colombiano y también de las FARC. Se calcula que tiene alrededor de 2.000 guerrilleros y su actividad se limita a las áreas fronterizas con Venezuela y Ecuador. Durante el Gobierno de Uribe hubo varios intentos de negociación, sin éxito.