Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los iraquíes temen un rebrote de la violencia tras la retirada de las fuerzas de combate de EE UU

El repliegue de 14.000 soldados estadounidenses traslada al Ejército y a la Policía iraquí la responsabilidad del mantenimiento de la seguridad

Los iraquíes temen un rebrote de la violencia tras la retirada de las fuerzas de combate de EE UU

Muchos iraquíes han reaccionado con temor a la noticia de la retirada de las últimas brigadas de combate de EE UU y no dudan en reconocer abiertamente sus dudas acerca de la capacidad de las fuerzas policiales y militares iraquíes para mantener la seguridad en el país.

"Los americanos deberían esperar hasta que el Ejército y la policía iraquí completen su formación y se conviertan en una fuerza verdaderamente fiable", explica a France Presse Ali Khalaf, un ingeniero de 30 años que vive en el centro de Bagdad.

Esta madrugada (hora española), las últimas tropas de combate estadounidenses -unos 14.000 hombres- han comenzado a abandonar Irak rumbo a Kuwait.

"Nuestras fuerzas no están preparadas para proteger a la población", afirma a la misma agencia Mouna Jassim Ali, un profesor de 31 años que vive en la ciudad de Basora (sur del país). "La prueba es que los atentados se perpetran en las zonas en las que hay mayor número de tropas iraquíes".

El peor atentado de este año se produjo el pasado lunes, cuando un terrorista se inmoló frente a un centro de reclutamiento del ejército iraquí, en el centro de Bagdad, matando a al menos 59 personas.

Un policía se queja, desde su puesto de control, en Bagdad, de que la gente responsabilice de la situación a la policía. "Trabajamos 16 horas al día, con el calor que hace, y estamos agotados". El agente, que habla bajo la condición de anonimato, lamenta que la retirada de las brigadas de combate de EE UU les va a dar "más trabajo todavía".

Distinta opinión tiene el embajador español en Irak. En una entrevista concedida hoy a Radio Nacional, Francisco Elías de Tejada ha afirmado que la retirada de las fuerzas de combate de EE UU "no se nota en las calles".

Abou Ali, que trabaja en el Ministerio de Interior, se pregunta qué pasará si los americanos se retiran del todo porque "el Gobierno no controla nada". Hasta que la situación cambie "deberían quedarse", dice.

Un portavoz del Gobierno iraquí, sin embargo, insistía esta mañana en que "las fuerzas de seguridad iraquíes están listas para hacer frente a las amenazas". En declaraciones a France Presse, el portavoz ha asegurado que el Gobierno prefirió encargarse de la seguridad, en vez de mantener a largo plazo la presencia de militar extranjera, y que la actual crisis política no interferirá en la retirada de las tropas americanas.

Pero el Gobierno iraquí podría contar con otra ayuda porque el Departamento de Estado de EE UU, según The New York Times,valora doblar -hasta 7.000- el número de efectivos de seguridad contratados en Irak por empresas privadas.

A partir de septiembre, EE UU mantendrá en Irak solo seis brigadas del Ejército -unos 50.000 efectivos- que se ocuparán principalmente de tareas de formación. La salida definitiva de sus tropas, según un acuerdo bilateral, está programada para el 31 de diciembre de 2011.