Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cadena de atentados en Irak causa 62 muertos y cientos de heridos

Las autoridades sospechan que se trata de una oleada de ataques coordinados contra la policía en todo el país tras la retirada de las tropas de EE UU.- El más grave ha sucedido en la ciudad de Kut y ha dejado 30 muertos

Una cadena de atentados en Irak causa 62 muertos y cientos de heridos

Al menos 62 personas han muerto y cerca de 250 han resultado heridas hoy en una cadena de atentados en Irak dirigidos contra comisarías de policía. Los más importantes han golpeado la ciudad de Kut, al sur del país, y Bagdad, la capital. Se sospecha que se trata de una serie de ataques coordinados contra las fuerzas policiales a lo largo del país, justo en la semana en que EE UU ha retirado sus últimas tropas de combate y un día después de que el mando militar estadounidense anunciase la reducción de sus tropas a 50.000 hombres. La población teme que la retirada de EE UU provoque un aumento de la violencia étnica.

El mayor atentado ha sucedido en la ciudad de Kut, donde 30 personas han muerto y 87 han resultado heridas en un atentado suicida contra una comisaría. En Bagdad, otro atentado suicida con una camioneta bomba perpetrado contra una comisaría del norte de la ciudad ha causado la muerte de 15 personas y graves heridas a otras 58. El impacto del vehículo ha dejado importantes daños materiales.

Las fuerzas de seguridad iraquíes responsabilizan a la insurgencia suní vinculada con el grupo terrorista Al Qaeda, según ha señalado en Bagdad el general Qassim al Moussawi, portavoz de los cuerpos policiales. Y prevé más atentados a medida que las tropas estadounidenses se vayan reduciendo hasta la retirada definitiva, a finales de 2011. "Mediante la movilización de toda su capacidad, el enemigo intenta incrementar los ataques terroristas durante esta nueva etapa, que coincide con al retirada de las tropas de combate de EE UU", ha añadido. "Tenemos planes para afrontar estos ataques terroristas", ha añadido.

Ataques en el sur

En la ciudad santa de Kerbala, al sur de la capital, otro atentado con coche bomba contra otra comisaría ha dejado seis muertos y cuatro heridos, entre ellos dos policías. Las fuentes han explicado que el atentado ha sucedido en el barrio de Al Naser, en el sur de la ciudad. La explosión ha causado además daños en varios edificios y en en algunos vehículos. En Kirkuk, un coche bomba ha causado la muerte de una persona y ha herido a otras nueve. En la ciudad de Ramadi, dos terroristas han muerto tras el estallido de un vehículo cargado de explosivos cuando lo estaban aparcando en una calle céntrica.

También en Bagdad, un grupo de hombres armados ha atacado un puesto de control policial, en el barrio de Al Baya, en el suroeste de Bagdad, y han matado a un oficial de la policía iraquí y han dejado heridos a otros dos agentes. Además, otros cinco civiles han resultado heridos al explotar un artefacto en el céntrico barrio de Al Qarrada. Otra explosión en la calle Haifa, situada también en el centro de la capital, ha causado heridas a otros tres civiles. En Basora, otras 12 personas han resultado heridas al explotar un minibús cargado de explosivos y aparcado junto a una comisaría de policía.

Temor ante la retirada de EE UU

Esta cadena de atentados se produce menos de una semana después de que muchos iraquíes expresaran su temor ante la retirada de la última brigada de combate de EE UU. Dudan de que las fuerzas policiales e iraquíes tengan capacidad para mantener la seguridad en el país. El pasado jueves, las últimas tropas de combate estadounidenses -unos 14.000 hombres de la brigada Stryker- dejaban el país rumbo a Kuwait. Y ayer el mando estadounidense anunciaba la reducción de tropas destacadas en Irak hasta los 50.000 hombres.

Ante esa noticia, muchos manifestaban su inquietud. Como el ingeniero Ali Khalaf, de 30 años, que desde el centro de Bagdad señalaba a France Presse que "los americanos deberían esperar hasta que el Ejército y la policía iraquí completen su formación y se conviertan en una fuerza verdaderamente fiable". Una preocupación que compartía el profesor Mouna Jassim, de 31 años, desde la ciudad de Basora (al sur del país). "Nuestras fuerzas no están preparadas para proteger a la población". Y subrayaba: "La prueba es que los atentados se perpetran en las zonas en las que hay mayor número de tropas iraquíes".

El peor atentado de este año se produjo pasado 16 de agosto , cuando un terrorista se inmoló frente a un centro de reclutamiento del ejército iraquí, en el centro de Bagdad, y mató a al menos 59 personas. Un policía se quejaba el pasado jueves, desde su puesto de control, en la capital, de que la gente responsabilice de la situación a la policía. "Trabajamos 16 horas al día, con el calor que hace, y estamos agotados". El agente, que hablaba bajo la condición de anonimato, lamentaba que la retirada de las brigadas de combate de EE UU les fuera a dar "más trabajo todavía".

Distinta opinión tiene el embajador español en Irak. En una entrevista concedida el pasado jueves a Radio Nacional, Francisco Elías de Tejada ha afirmaba que la retirada de las fuerzas de combate de EE UU no se notaba en las calles.