Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos cuatro soldados israelíes por robar a activistas de la Flotilla de la Libertad

Son sospechosos de sustraer portátiles, móviles y tarjetas de crédito de los activistas.- Entre los arrestados hay un teniente del Ejército

Bastantes de los activistas a bordo de la flotilla que intentó romper el bloqueo de Gaza denunciaron que además de la violencia de los militares israelíes, con el resultado de nueve muertos , hubo robos. Parece que tenían razón. Un teniente y un número indeterminado de soldados han sido detenidos por robar y vender al menos cuatro ordenadores personales pertenecientes a personas que viajaban con la flotilla.

Todos los activistas fueron detenidos tras el asalto del 31 de mayo y sus pertenencias confiscadas. Pocos las recuperaron antes de ser deportados. ¿Qué pasó con todos esos teléfonos, ordenadores, dinero y tarjetas de crédito? Un portavoz del Ejército israelí ha confirmado varias detenciones de militares, sin precisar el número, bajo la acusación de haberse quedado con ordenadores.

El teniente detenido es sospechoso de robar cuatro o seis ordenadores portátiles y de haberlos vendido a otros soldados, que a su vez los revendieron a otras personas. El mismo portavoz señaló que aún no existía certeza de que los ordenadores en cuestión procedieran del Mavi Marmara o de otro de los buques de la flotilla.

La investigación recién abierta podría poner al descubierto otros robos. Un periodista italiano que viajaba con la flotilla denunció hace semanas que su tarjeta de crédito, confiscada durante el asalto, había sido utilizada con posterioridad al 31 de mayo.

"Una investigación bochornosa"

Según el diario Yediot Aharonot, los equipos fueron robados del Mavi Marmara, el principal de los seis barcos que formaban la flotilla internaconal. fue abordada en aguas internacionales, lo que desató una ola de protestas generalizada contra Israel y una crisis sin precedentes en las relaciones turco-israelíes. Después del asalto los activistas fueron trasladados al puerto de Ashdod, al sur de Tel Aviv, y sus pertenencias confiscadas por el Ejército y la Policía. Poco después surgieron las primeras denuncias de algunos activistas sobre que no habían recibido de vuelta sus pertenencias .

Un oficial de alto rango del Ejército israelí ha señalado a la edición electrónica del diario Yediot Aharonot que "la investigación acaba de comenzar" pero que "tal y como está la situación en estos momentos será embarazosa y bochornosa".

"Estos son soldados que no entienden lo que representa el uniforme que visten", ha agregado. El caso se suma al escándalo hace sólo unos días por una soldado que, después de licenciarse, publicó en Facebook las fotografías que se había hecho con prisioneros palestinos de Gaza esposados y con los ojos vendados.