Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer paso para que los estadounidenses viajen a Cuba

Un proyecto de ley pretende reactivar las relaciones comerciales de EE UU con Cuba sin tener que anular el embargo que pesa desde hace 50 años sobre la isla

El Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este miércoles en una sesión muy tensa un proyecto de ley clave que podría levantar la prohibición a los estadounidenses de viajar a Cuba y las restricciones a las exportaciones agrícolas a la isla, como el tener que recurrir a bancas en terceros países para realizar las ventas.

La legislación fue aprobada con 25 votos a favor y 20 en contra, tras tres horas de fuerte debate sobre la conveniencia de permitir o no los viajes a Cuba sin que se haya producido un cambio político significativo en la isla. El presidente del Comité, el demócrata Collin Peterson, indicó al inicio de la audiencia que el proyecto de ley no anulará el embargo que pesa sobre Cuba desde hace medio siglo, ni permitirá a los bancos estadounidenses otorgar créditos a Cuba, pero sí permitirá a EE UU mantener una relación comercial con La Habana como la que tiene con todos los demás países.

"Es hora de que nos preguntemos por qué mantenemos una política que no genera cambios en Cuba y únicamente daña los intereses estadounidenses", señaló. "Aumentando las exportaciones agrícolas y eliminando la prohibición de los viajes, esta legislación proporcionará más trabajo para los americanos y los cubanos", afirmó Sarah Stephens, directora del grupo de abogados Centro de Democracia para las Americas.

Pero el republicano de mayor rango del comité, Frank Lucas, mantuvo una opinión contrapuesta al afirmar que existen desde el año 2001 medidas que removieron ciertas barreras a las exportaciones y aún así "los derechos humanos siguen siendo abusados" en la isla. De la misma opinión fue Thomas Rooney, quien propuso eliminar la parte referente a los viajes del proyecto de ley, puesto que no incluye exigencias a la isla para que mejore el respeto a los derechos humanos e inyecta dinero, dijo, que será empleado por el Gobierno cubano para sus propósitos.

El senador Robert Menendez, un demócrata descendiete de padres inmigrantes cubanos, aseguró que se opondría a cualquier intento de llevar la reforma al Senado estadounidense. "Los grandes intereses empresariales detrás de esto no podrían estar menos interesados por si los cubanos son libres o no. Solo les preocupan sus beneficios", sentenció.

A pesar de que el proyecto de ley fue aprobado, Peterson dejó claro que la parte sobre el levantamiento de la prohibición de los viajes será transferida al Comité de Relaciones Exteriores, que tendrá que tomar una decisión o votar sobre ella.

El presidente Barack Obama ya tomó una decisión en este sentido hace más de un año, cuando permitió los viajes ilimitados para que los cubanos residentes en EE UU pudiesen visitar a sus familiares de las islas. Pero la Administración de Obama considera que el régimen castrista no ha hecho ningún progreso como para seguir dando pasos hacia el fin del embargo.