Críticas al alza de impuestos para reconstruir Chile

El plan de Piñera disgusta a algunos partidarios y descoloca a la oposición

A pocos días de que se cumplan dos meses desde el terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter que el 27 de febrero sacudió Chile, el quinto en la historia mundial por su intensidad, el Gobierno de derechas que encabeza el presidente Sebastián Piñera ha disgustado a algunos de sus partidarios y sorprendido a la oposición de centroizquierda al proponer un aumento de impuestos transitorio como medida principal para financiar la reconstrucción del país.

El pragmatismo de Piñera, que encabeza una Administración de derechas proponiendo más impuestos a empresas y personas de altos ingresos, no agradó al mayor de los partidos de su coalición, la Unión Demócrata Independiente (UDI), ni a algunos empresarios, mientras que sorprendió y desarmó a la Concertación, la coalición de democristianos y socialistas que gobernó entre 1990 y 2010, y que todavía no se ha repuesto de su derrota electoral en enero.

Más información
El fuerte terremoto de Chile causa al menos 300 muertos
Piñera recurre a una subida temporal de impuestos para reconstruir Chile

De acuerdo con el plan de La Moneda, del coste total que tendrá la reconstrucción para las arcas públicas durante cuatro años, 8.431 millones de dólares, el 38,3% se financiará con aumento de impuestos; el 34,6%, con la reasignación del presupuesto fiscal; el 20%, con privatizaciones; el 3,7%, con donaciones y el 3,3%, con endeudamiento y ahorros fiscales. El Gobierno prevé que otros 9.600 millones de dólares se financien gracias al crecimiento económico del país.

Hernán Büchi, ex ministro de Hacienda durante la dictadura, criticó el proyecto de aumentar impuestos diciendo que "es como si hubiésemos elegido a Marco Enríquez-Ominami", el candidato presidencial independiente que en la primera vuelta obtuvo el 20% de los votos atrayendo a partidarios de la Concertación desencantados. Además, simpatizantes de Piñera se han quejado en cartas a los diarios de que no eligieron a alguien de derechas para que aplicara las ideas propias de la izquierda o centroizquierda.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A pesar del trago amargo que el aumento de impuestos significa para la UDI, este partido ofreció su apoyo en el Parlamento a la iniciativa del Gobierno. Los empresarios ya están resignados al aumento de tributos, aunque muchos de ellos temen que el crecimiento económico se vea afectado.

El anuncio también dejó descolocadas a las filas de la Concertación. El Partido Socialista afirmó que apoyará el aumento de impuestos, aunque tratará de que el alza sea permanente y de mayor magnitud que la propuesta. En una posición parecida están los otros partidos de centroizquierda. Francisco Vidal, ex ministro de los Gobiernos de Lagos y Bachelet, que previamente había sostenido que los Gobiernos de centroizquierda no elevaron los impuestos "por falta de cojones", reconoció que Piñera "rompió la cátedra" con su iniciativa.

Las cifras

Los impuestos a las empresas aumentarán del 17% al 20% en 2011, para retroceder en 2012 al 18,5% y en 2013 regresar al 17% actual. También subirá el canon que deben abonar las empresas mineras, que pasará del 4,5% al 9% para aquellas que tengan un margen de beneficios por encima del 75% en dos años. Igualmente subirán el impuesto a las viviendas más caras y el que pagan las empresas tabacaleras.

Todo indica que el aumento de impuestos será aprobado en el Parlamento. Los analistas políticos consideran que Piñera obtendrá con esta medida una ganancia adicional: alejar la imagen de Gobierno de empresarios que caracteriza a su Administración desde que nombró en numerosos cargos estratégicos a hombres de negocios y ejecutivos de grandes empresas.

La oposición prepara su artillería para oponerse a las privatizaciones de activos del Estado que planea Piñera. La venta incluye participaciones minoritarias en empresas sanitarias y en la eléctrica Edelnor, que abastece al gigante estatal del cobre, Codelco, en el norte del país. Los opositores sostienen que el Estado recibirá más ingresos si mantiene las acciones de estas empresas en su poder que si las vende y que Codelco necesita a Edelnor para asegurar sus operaciones.

Los sindicatos también rechazan las privatizaciones. Un dirigente sindical del cobre ha declarado con acritud que Piñera debe desprenderse primero de la propiedad del canal de televisión Chilevisión antes que preparar privatizaciones.

Una chilena camina por su vivienda en Santiago, afectada por el terremoto.
Una chilena camina por su vivienda en Santiago, afectada por el terremoto.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS