Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fariñas rechaza un avión ambulancia ofrecido por España para salir de Cuba

El disidente se niega a viajar porque prefiere continuar la huelga de hambre - Su estado de salud empeora

Guillermo Fariñas ha rechazado el ofrecimiento de España de fletar un avión ambulancia y trasladarle dado el agravamiento de su salud por una infección hospitalaria después de 33 días en huelga de hambre en demanda de la liberación de 26 prisioneros políticos enfermos . El disidente cubano ha declinado la posibilidad de salir de la isla porque prefiere continuar con la huelga.

El ministro español de exteriores, Miguel Angel Moratinos, declaró en rueda de prensa que el objetivo prioritario de España es evitar que fallezca Guillermo Fariñas y añadió que se está haciendo un esfuerzo diplomático con las autoridades cubanas para que Fariñas cese en dicha huelga.

La oferta la comunicó el consejero político de la embajada de España en La Habana, Carlos Pérez-Desoy, a la madre de Fariñas, Alicia Hernández, que lo acompaña en el hospital de la ciudad cubana de Santa Clara, ha declarado la portavoz.

El sicólogo y periodista opositor, de 48 años, ha rechazado antes varias ofertas de asilo, la primera de ellas precisamente de España, y ha señalado que sólo aceptará viajar si le garantizan que puede regresar a la isla para seguir pidiendo la libertad de 26 presos políticos que están enfermos.

En las últimas horas, el estado de salud del disidente cubano Guillermo Fariñas se ha deteriorado, informa Mauricio Vicent. Clara Pérez, esposa de Fariñas, declaró ayer a este diario que el opositor se encuentra "grave" debido a una "infección severa provocada por un estafilococo aureus", adquirido por la vía que le suministra azúcares, glucosa, aminoácidos, vitaminas y otros nutrientes desde que fue ingresado.

Sánchez, que ayer le acompañaba en la unidad de cuidados intensivos de dicho hospital, afirmó que los médicos le han comenzado a suministrar antibióticos y han retirado momentáneamente la alimentación parenteral, hasta ver cómo evoluciona el tratamiento. "Ha tenido vómitos y fiebre muy alta, de más de 40 grados, pero ahora esa situación está controlada", dijo, tras informar de que Fariñas "está consciente y decidido a llevar la huelga de hambre hasta el final, si los presos de conciencia enfermos no son excarcelados".

Según Licet Zamora, los médicos que le atienden aseguran que la situación de Fariñas se ha complicado por una infección sanguínea. "Su situación es grave. Al subirle la fiebre y sufrir los espasmos le tuvieron que retirar la vía, así que ha dejado de recibir tratamiento parenteral y se está debilitando aún más", señaló Zamora. Tanto Zamora como Sánchez han dicho que ninguna autoridad más ha visitado al opositor desde que la semana pasada fue a verlo el oficial del Ministerio del Interior Héctor de la Fe, quien trató de convencerlo de que abandonara la protesta.