Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cubano Fariñas recupera la consciencia

El disidente, en huelga de hambre desde hace 16 días, sufre su segundo desmayo en una semana

El disidente cubano Guillermo Fariñas, en huelga de hambre y sed desde hace 16 días para pedir la libertad de 26 presos políticos cubanos que están muy enfermos, según ha dicho, y en protesta por la muerte del también disidente preso Orlando Tamayo tras 85 días de ayuno, ha recuperado la conciencia y permanece en cuidados intensivos tras sufrir este jueves su segundo colapso, que coincidió con tensiones por la condena del Parlamento Europeo (PE) al régimen de la isla.

El psicólogo y periodista, de 48 años, fue hospitalizado a primera hora de la tarde en la ciudad central de Santa Clara tras el nuevo desmayo, una semana después de haber sido llevado al hospital por primera vez inconsciente y deshidratado.

Fariñas, que pasará la noche en la sala de terapia intensiva del Hospital Arnaldo Milián Castro, "se encuentra estable, consciente y orientado, pero somnoliento y muy debilitado", según ha asegurado su madre, la enfermera Alicia Hernández, quien ha añadido que está "recibiendo por vía intravenosa todos los medicamentos necesarios para recuperarse". "Estamos a la espera de que nos entreguen los resultados de las investigaciones clínicas y de laboratorio que se le hicieron tras su ingreso en el hospital", indicó.

Poco antes del desmayo, tres médicos del sistema de Salud pública lo visitaron en su casa y le pidieron su consentimiento para trasladarlo en una ambulancia a una institución médica y hacerle un chequeo rofesional, dado su deterioro físico.

Fariñas agradeció la "profesionalidad y humanidad" con que los médicos lo trataron, pero insistió en que le tomaran las muestras en su casa de Santa Clara, 280 kilómetros al este de La Habana. Además, reiteró entonces que no abandonaría la huelga ni aceptaría ser hospitalizado mientras estuviera consciente.

La semana pasada Fariñas ya fue hospitalizado tras sufrir un primer choque hipoglucémico, pero recuperó la consciencia en pocas horas y regresó a su casa tras ser hidratado.