Fariñas rechaza una propuesta de España para salir del país

Si quiere morirse, que se muera: el Gobierno cubano no acepta "chantajes". Ésta es, en esencia, la respuesta del diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista, a la huelga de hambre que realiza desde hace dos semanas el disidente Guillermo Fariñas en la ciudad de Santa Clara. El opositor, que demanda la liberación de 26 presos políticos enfermos, ha asegurado que si el régimen no realiza un "gesto humanitario", llegará "hasta las últimas consecuencias".

Ayer Fariñas recibió la visita de un diplomático español que le transmitió la decisión del Gobierno cubano de permitirle salir hacia España. El disidente rechazó la propuesta y dijo que sería mejor liberar a los presos políticos enfermos, y que sólo aceptaría la opción si le niegan la atención en los hospitales cubanos cuando sufra un colapso.

Más información
Castro resucita en la televisión cubana
La disidencia cubana se moviliza para salvar a Fariñas
El cubano Fariñas recupera la consciencia

Granma publicó ayer un artículo que resume la posición oficial: Fariñas es un "mercenario" al servicio de EE UU, como todos los opositores. Según el diario, "no es la medicina la que debe resolver el problema intencionalmente creado con el propósito de desacreditar nuestro sistema político, sino el propio paciente y los apátridas, diplomáticos extranjeros y medios de prensa que los manipulan".

Desde Santa Clara, Fariñas rechazó ayer todos los intentos del Gobierno por "desacreditarle" y para "preparar su muerte", reiterando su decisión de llevar la huelga de hambre y sed "hasta el final".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS