Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los derechos humanos en Cuba

El Gobierno español "deplora profundamente" la muerte de Zapata

El PP pide al Ejecutivo que se replantee su relación con Cuba y critica el "silencio" de Zapatero.- Izquierda Unida espera que "nunca más" vuelva a repetirse

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha aludido hoy de forma velada a la muerte del disidente cubano Orlando Zapata. Durante la inauguración del IV Congreso Mundial contra la Pena de Muerte, Zapatero ha afirmado que "nadie tiene derecho a arrebatar la vida a otro ser humano", según indicaron fuentes gubernamentales a Europa Press.

Durante el discurso que pronunció en Ginebra con motivo de la primera sesión del Congreso, el presidente ha añadido un párrafo final que no estaba previsto inicialmente en el que ha afirmado que el "éxito" en la lucha por los Derechos Humanos debe ser "el éxito de la dignidad de las personas, el éxito de la protección de la vida, el éxito de los Estados que respeten hasta el último instante la vida de todos y cada uno de sus conciudadanos".

El vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, ha asegurado por su parte que el Ejecutivo "deplora profundamente" la muerte de Orlando Zapata y "lamenta" que la situación de los derechos humanos en Cuba haya conducido a "este desenlace tan lamentable". "Este hecho indica efectivamente que hay un déficit en la política de derechos humanos de dicho país", ha afirmado Chaves a preguntas de los periodistas en una rueda de prensa en Toledo.

Fuentes del Ministerio de Exteriores han asegurado que durante la última reunión sobre Derechos Humanos, mantenida recientemente en Madrid, entre España y Cuba, la parte española sacó el tema y trasladó a la parte cubana "su preocupación por el estado de salud de Zapata", informa Miguel González. El portavoz parlamentario del PSOE, Jose Antonio Alonso, también ha lamentado "profundamente" la muerte de Zapata y, en nombre del grupo socialista, ha reivindicado "los Derechos Humanos para todas las personas y la democracia para todo el mundo"

El PP pide una nueva relación

El Partido Popular Europeo (PPE), a través de su secretario general, Antonio López-Istúriz, ha expresado hoy su pesar por el fallecimiento del disidente cubano Orlando Zapata. López-Istúriz ha confiado en que esta muerte sirva para que el régimen cubano "empiece a respetar los Derechos Humanos" y para que el Gobierno español se "replantee sus relaciones" con la isla.

"Envío mis más profundas condolencias a la familia de Zapata y espero que lo ocurrido haga reflexionar de una vez por todas al régimen cubano", confía López-Istúriz en un comunicado. "Es urgente que (La Habana) empiece a respetar los Derechos Humanos de los cubanos y como primer paso libere a los presos condenados durante la primavera de 2003, colectivo del que formaba parte Zapata".

En opinión del secretario general del PPE, el Gobierno español, actual presidente de turno de la Unión Europea (UE), "debería replantearse sus relaciones con el régimen, al que viene respaldando en los últimos años sin lograr ningún resultado concreto en la mejora de las libertades y las condiciones de vida de los cubanos". La muerte de Zapata tras 85 días de huelga de hambre demuestra, según los populares, "el fracaso del Gobierno y del último encuentro sobre los Derechos Humanos mantenido con el régimen recientemente en Madrid".

El coordinador de Presidencia y Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, por su parte ha mostrado la más enérgica condena del PP por el "asesinato" del disidente cubano y ha lamentado "profundamente" el silencio de Zapatero bajo la cúpula de los DDHH en Ginebra. En declaraciones a los medios en la sede nacional del PP, Moragas ha explicado que desde el PP consideramos que "con este silencio, Zapatero hiere la sensibilidad de todos los demócratas cubanos, españoles y europeos".

Por su parte, el diputado de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha lamentado y se ha comprometido a "seguir trabajando" para que esto "nunca más" vuelva a repetirse. En declaraciones a los periodistas en los pasillos de la Cámara Baja, Llamazares ha señalado que la muerte de cualquier persona es "lamentable" y más una muerte de "estas características". Además, el parlamentario de IU ha admitido que para él, que se considera "amigo" de Cuba y del pueblo cubano, este incidente es "más lamentable todavía".

En declaraciones al diario EL PAÍS, la bloguera Yoani Sánchez ha dicho que la muerte del disidente "ha sido muy desgraciado este acto, ya que han dejado morir a un hombre al que durante años se ha torturado", informa Rosa Jiménez Cano. "Los cambios en Cuba son cuestión de tiempo pero este hecho tensa más las relaciones y aumenta el terror", ha añadido Sánchez.