Los derechos humanos en Cuba

Lula "lamenta profundamente" la muerte del opositor Zapata

El presidente brasileño se reúne en La Habana con Fidel Castro, al que vio "excepcionalmente bien"

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha dicho este miércoles desde La Habana, donde se encuentra de visita oficial, que "lamenta profundamente" la muerte disidente y preso político cubano Orlando Zapata. Lula ha realizado estas declaraciones a los medios antes de reunirse en el Palacio de la Revolución con su homólogo cubano, Raúl Castro, quien poco antes también había dicho sentir el fallecimiento de Zapata si bien responsabilizó del hecho a Estados unidos por su política de hostilidad hacia la isla y negó que en su país hubiera presos políticos ni torturados.

En el transcurso su estancia en Cuba, Lula ha sido recibido por el ex presidente cubano Fidel Castro. Tras el encuentro, en el que también ha estado presente Raúl Castro, Lula ha explicado a los medios brasileños que ha visto al ex presidente Fidel Castro " excepcionalmente bien". El mayor de los hermanos Castro no aparece en público desde julio de 2006, cuando debido a una enfermedad cedió el poder a su hermano Raúl, aunque mantiene el cargo de primer secretario del gobernante Partido Comunista.

Más información
EE UU pide la liberación "sin demora" de todos los presos políticos en Cuba
El régimen cubano pone sitio al funeral de Orlando Zapata
"Hay momentos en la historia en que tiene que haber mártires"
PARTICIPA: Envía tu reflexión sobre la situación política en Cuba
El Gobierno español "deplora profundamente" la muerte de Zapata
Lula llega a Cuba para respaldar al régimen castrista
Credenciales cubanas
La UE lamenta la muerte del prisionero y Zapatero evita mencionar a Cuba
"Ha sido un asesinato premeditado"
Zapatero rectifica y pide a Cuba que devuelva la libertad a los presos de conciencia

En relación a las críticas vertidas hacia él desde la disicencia cubana, el presidente brasileño ha negado haber recibido ninguna carta de los presos políticos en la que se le pidiese su intervención ante los hermanos Castro. La oposición interna cubana había acusado a Lula de ser "cómplice" de las violaciones de los derechos humanos en la isla por su negativa a recibirles en sus últimas visitas a Cuba.

Apoyo de Lula a los Castro

Antes de encontrarse con Fidel Castro, Lula y el general Raúl Castro visitaron el puerto de Mariel, al oeste de la capital, para cuya ampliación y modernización Brasil ha prestado 150 millones de dólares. A la prensa extranjera acreditada en Cuba no se le ha permitido la cobertura directa de la visita de Lula, salvo la llegada al aeropuerto, donde no dio declaraciones.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Según la prensa oficial cubana Fidel y Raúl Castro hablaron con Lula acerca de la XV Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático, celebrada en diciembre pasado en Dinamarca, y acerca de los resultados de la reciente Cumbre del Grupo de Río, entre otros temas.

Éste es el cuarto viaje de Lula a la isla en sus ocho años de presidente, y la visita tiene dos objetivos principales: afianzar su apuesta política por la revolución castrista antes de marcharse, y respaldar sectores estratégicos de la economía cubana, como las infraestructuras o el petróleo, en momentos en que la falta de liquidez y la crisis asfixian a las autoridades de la isla. En la agenda no hay espacio para los disidentes, algo que no ha sorprendido, pues Lula es un viejo aliado.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, entre Fidel y Raúl Castro.
El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, entre Fidel y Raúl Castro.REUTERS
Para recibir, el 24 de febrero, al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, Castro cambió su habitual marca, Adidas, por Nike, de la que ya había llevado un chándal en otra ocasión. Esta vez, Castro se decantó por el color blanco combinado con gris.
Para recibir, el 24 de febrero, al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, Castro cambió su habitual marca, Adidas, por Nike, de la que ya había llevado un chándal en otra ocasión. Esta vez, Castro se decantó por el color blanco combinado con gris.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS