Argelia se enfada a su vez con Malí

Argel retira a su embajador en Bamako en protesta por la excarcelación de cuatro terroristas

Argelia ha seguido hoy los pasos de Mauritania y ha retirado a su embajador en Malí en protesta por la excarcelación de cuatro presuntos terroristas, dos de ellos argelinos cuya extradición reclamaba. Sospecha que están implicados en atentados perpetrados en Argel y algunas fuentes de inteligencia indican que uno de los argelinos era el responsable de la logística en el Sahel.

Tras un juicio rápido en el que fueron condenados a nueve meses por tenencia ilícita de armas, que ya habían cumplido en prisión preventiva, los cuatro islamistas radicales fueron puestos en libertad en la madrugada del lunes.

Su salida de la cárcel de Kati, cerca de Bamako, era la principal condición puesta por Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) para no "ejecutar" al rehén francés Pierre Camatte, de 61 años, al que secuestró el 26 de noviembre en Ménaka (Mali), tres días antes que a los españoles Alicia Gámez, Albert Vilalta y Roque Pascual.

Más información

Argelia "condena y denuncia con fuerza esta actitud inamistosa" del Gobierno de Malí reza el comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores argelino . La liberación "de terroristas buscados por países vecinos [de Malí] constituye una iniciativa peligrosa para la seguridad de la región (...) y sirven objetivamente a los intereses del grupo terrorista", añade.

Malí soltó a los cuatro islamistas tras recibir fuertes presiones de Francia, su principal socio económico, cuyo ministro de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, efectuó este mes dos discretos viajes a Bamako para pedir al presidente maliense, Amadou Toumani Traore, que fuese flexible.

Veinticuatro horas después de la excarcelación de los islamistas, detenidos en junio tras el asesinato en Tombuctú de un militar maliense, el secretario de Estado de Cooperación francés, Alain Joyandet, declaró a la cadena de televisión LCI que la liberación del rehén Camatte es "cuestión de horas o de días".

La pasada primavera Malí también excarceló a cuatro presuntos terroristas, uno de ellos conocido por su habilidad para fabricar bombas, para obtener así la liberación de dos rehenes canadienses, dos suizos y una mujer alemana. Aquella iniciativa no suscitó tantas reacciones diplomáticas airadas como la que tomó el lunes.

Mauritania también anunció el lunes que llamaba a consultas a su embajador en Malí mediante un comunicado redactado en términos algo menos duros que el argelino de hoy. Entre los cuatro reos puestos en libertad el lunes figura también un mauritano que había sido reclamado por las autoridades de Nuakchot.

Aunque Al Qaeda sólo ha exigido al Estado español, para liberar a los tres miembros de la ONG Barcelona Acció Solidària, un rescate pecuniario de 3,7 millones de euros, el inminente feliz desenlace del secuestro del rehén francés crea un clima favorable para que los tres cooperantes puedan regresar en breve a España.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50