Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mauritania se enfada con Malí por liberar a terroristas

Nuakchot retira a su embajador en Bamako para protestar porque el Gobierno maliense cedió ante Al Qaeda

La crisis de los rehenes europeos en Malí provoca fuertes tensiones diplomáticas. Mauritania ha anunciado que retira a su embajador en Malí después de que este país excarcelase la pasada madrugada a cuatro islamistas radicales. Es posible que Argelia haga otro tanto en las próximas horas.

La puesta en libertad de estos cuatro reos era la principal exigencia de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) para salvar la vida de su rehén francés, Pierre Camatte, de 61 años, secuestrado en 26 de noviembre en Menaka (norte de Malí). Para liberar a sus tres rehenes españoles los terroristas se han conformado con pedir un rescate pecuniario (3,7 millones de euros).

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, efectuó este mes dos viajes discretos a Bamako para pedir al presidente de Malí, Amadou Toumani Traore, que fuese clemente con los cuatro presos preventivos detenidos tras el asesinato, en junio en Tombuctú, de un militar maliense encargado de la lucha antiterrorista.

Un tribunal de Bamako les condenó, a finales de la semana pasada, a nueve meses de cárcel por tenencia ilícita de armas. Como estaban encarcelados desde junio salieron hoy de la cárcel. Entre los cuatro hay dos argelinos, reclamados por Argel, un mauritano, Sidi Mohamed Ould Hanemma, cuya extradición había sido solicitada por Nuakchot, y un ciudadano de Burkina Fasso.

"Mauritania manifiesta su denuncia y su rechazo de esta medida" de excarcelación, reza un comunicado difundido a última hora de la tarde por el Ministerio de Asuntos Exteriores en Nuakchot. En consecuencia "ha decidido llamar a consultas a su embajador en Bamako".

Argelia también exigía que le fuesen entregados los dos argelinos de la prisión de Kati, cerca de Bamako. Tiene indicios de que uno de ellos participó en la voladura de la sede de la ONU y del Consejo Constitucional en abril de 2007.

En vísperas de la excarcelación de estos reos, Malí hizo un gesto conciliador con Mauritania, pero que ha resultado ser insuficiente. Le entregó a Omar Ould Sidi Ahmed, apodado Omar Saharaui , de 50 años, sospechoso de organizar la logística en Mauritania para poder secuestrar, el 29 de noviembre, a los españoles Alicia Gámez, Roque Pascual, Albert Vilalta, y, el 18 de diciembre, a un matrimonio italiano.

Omar Saharaui, detenido recientemente en Malí, es el más importante de los presuntos cómplices del secuestro de los tres cooperantes de cuantos han sido hasta ahora apresados en el marco de las redadas antiterroristas en el Sahel.