Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en Haití

El presidente de Haití reconoce que hay un "problema de coordinación" para repartir la ayuda

Las tropas estadounidenses asumieron ayer el control de la situación

El presidente de Haití, René Préval, ha dado la bienvenida hoy a la "rápida llegada" de ayuda internacional a su país pero ha reconocido que existe un "problema de coordinación", según palabras recogidas durante una entrevista con Radio Francia Internacional.

Préval ha reconocido que su país "no está preparado para recibir" la ayuda. "Cuando (la ayuda) llega nos dicen: ¿Dónde están los camiones para transportarla, y los almacenes?", ha asegurado el presidente haitiano. De esta forma, el mandatario ha apuntado que "lo importante" en los próximos días será "coordinar la ayuda para saber en qué cantidades, cuándo y cómo hay que distribuirla".

En la misma línea se ha pronunciado el primer ministro de Haití, Jean Max Bellerive. Según el líder haitiano, la distribución de las ayudas internacionales entre los damnificados ha sido lenta, pero ha recordado que "la administración no estaba en capacidad de poder trabajar" porque los edificios gubernamentales están destruidos. El mandatario cree que la movilidad es un problema porque no hay gasolina y por eso el transporte tiene dificultades, pero considera que esta situación "pronto se va a normalizar" y se podrán agilizar esas entregas de los cargamentos.

El primer ministro haitiano, que duerme en un automóvil y despacha desde un puesto de policía en Puerto Príncipe, ha asegurado que "no hay inseguridad" y se ha mostrado contrario a lo que muestran las televisiones de todo el mundo. Aunque los datos por el seísmo son estremecedores. La información que tiene recogida el Gobierno señala que la cifra de muertos puede ser de 75.000 y que unas 300.000 familias están en la calle.

España sumó ayer su tercera víctima mortal por culpa del seísmo. El cadáver de Rosa Crespo Biel, subinspectora de la Policía Nacional, fue hallado bajo el cuartel de la ONU donde trabajaba.

Control estadounidense

Una semana después de producirse el terremoto, las tropas de Estados Unidos asumieron ayer el control de la trágica situación del país. La llegada del Ejército norteamericano, esperada por muchos haitianos desesperados, se convirtió también en un mensaje de tranquilidad que la misión de Naciones Unidas (ONU) no había sabido transmitir hasta ese momento.

Al respecto, en otra entrevista en Info Radio, Préval ha afirmado que su país no tiene problemas para recibir la ayuda internacional, en particular de Estados Unidos, tras el terremoto sufrido el pasado día 12. "No tenemos ningún problema ideológico para recibir la ayuda de los que tienen la capacidad y quieren ayudarnos", ha asegurado el jefe del Estado en la radio francesa. De esta manera, Préval ha descartado cualquier polémica por la llegada de los marines estadounidenses a Haití, un país que Washington ya invadió en el pasado.

"Colaboramos con diversos socios. Los estadounidenses están bajo la égida de la fuerza de Naciones Unidas (MINUSTAH), les han aportado su ayuda para la reconstrucción. Es la MINUSTAH con la policía ayudada por los estadounidenses los que están a cargo de la seguridad", ha dicho Préval. En este sentido, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, afirmó ayer que las autoridades de su país están "plenamente satisfechas" con la "cooperación permanente" entre Estados Unidos y Francia en la gestión de la ayuda humanitaria a Haití. El mensaje de Sarkozy se difunde un día después de las críticas que el secretario de Estado de Cooperación del Gobierno francés, Alain Joyandet, vertió sobre la gestión estadounidense del aeropuerto de Puerto Príncipe.

En cuanto a la llegada de helicópteros estadounidenses al jardín del palacio presidencial, Préval ha indicado que "si eso puede servir para salvar vidas, las consideraciones ideológicas deben dejar paso a la caridad".

Consulta toda la información sobre la catástrofe de Haití en el especial de EL PAÍS