Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en Haití

Ban Ki-moon solicita una ampliación temporal de los efectivos de la Misión de Paz en Haití

El departamento de Operaciones de Paz pide 1.500 policías más, un incremento del 67%, y 2.000 soldados adicionales, lo que equivale a un aumento del 30%

El secretario general de la Naciones Unidas, Ban Ki-moon, nada más regresar a Nueva York, ha solicitado al Consejo de Seguridad un incremento sustancial de los efectivos de la Misión de Paz en Haití (Minustah), para así poder garantizar el reparto de la asistencia humanitaria a los tres millones de afectados por el terremoto.

En concreto, el departamento de Operaciones de Paz pide 1.500 policías más, lo que representa un incremento del 67%. Para la componente militar, el organismo solicita 2.000 soldados más, lo que equivale a un aumento del 30%. Ban ha dicho que se requiere una respuesta "masiva" y "coordinada" de la comunidad internacional.

El incremento solicitado será temporal, por unos seis meses. En el momento del terremoto, la misión de paz de la ONU contaba en el país caribeño con 7.031 militares y 2.034 policías, a los que se sumaban 488 civiles, 1.212 locales y 214 voluntarios. Una tercera parte de esos efectivos estaban localizados en Puerto Príncipe.

"No es que nos falten soldados. Se trata más bien de tapar huecos", indicó una fuente diplomática, que espera que los refuerzos lleguen "en días". Hasta ahora, los mandos de la misión movilizaron tropas desde otras áreas hacia la capital. "Se trata de asegurar que la ayuda llega a los necesitados, lo antes posible".

Ya hay varias ofertas de países sobre la mesa. República Dominicana propone, por ejemplo, el envío de un batallón -unos 800 soldados- a la vecina Haití. La ONU necesita además 562 millones de dólares para ayudar a las víctimas. La mitad de esos fondos se destinarán a alimentos.

Asimismo, EE UU está elaborando una resolución para autorizar este martes el aumento de tropas solicitado por Ban. En paralelo, se deberá modificar el mandato de la misión actual, porque no está redactado para hacer frente a una situación humanitaria de este tipo. Haití, insisten desde la ONU, es un "país soberano" y "lo están haciendo lo mejor que puede". Por eso dicen que la ONU no puede jugar el papel de Gobierno, y que se debe limitar a apoyarlo.

La ONU ha perdido a 46 miembros de su personal en la isla , entre ellos Hedi Annabi, el jefe de la misión, a su segundo, Luiz Carlos da Costa, y al comisario de policía. Bajo los escombros del cuartel general permanecen sepultadas una treintena de personas, que según Ban "dieron su vida por la paz". En total hay varios cientos de personas sin localizar, que esperan que la mayoría vayan poniéndose en contacto. Antes del terremoto, la misión en Haití había perdido a 57 miembros, de los cuales 37 eran militares.