Rusia detiene a ocho personas por el secuestro del buque 'Arctic Sea'

El misterio en torno al mercante, ya en manos rusas, no se desvanece.- Se inicia una investigación para determinar qué fue lo que sucedió realmente con el barco durante su desaparición

Cada día el mercante Arctic Sea nos da una nueva sorpresa y nos plantea un nuevo misterio. Encontrado en la madrugada del lunes a unos 500 kilómetros de Cabo Verde, frente a las costas de Mauritania, con la tripulación sana y salva y, como aseguraban, sin piratas, ahora resulta que el barco, que llevaba una valiosa carga de madera, sí había sido secuestrado.

Los secuestradores eran ocho hombres, que han sido detenidos por los rusos. Eso, al menos, es lo que asegura este martes el ministro de Defensa, Anatoly Serdiukov, el mismo que el lunes informó al presidente Dmitri Medvédev que el barco no había sido secuestrado. El ministro, que puso al corriente de la nueva versión al líder ruso, explicó que los ocho arrestados son los mismos hombres armados que el 24 de julio pasado abordaron el Arctic Sea frente a las costas de Suecia.

Más información

Este nuevo viraje en la historia de este barco de bandera maltesa plantea una serie de interrogantes. Por ejemplo, ¿es posible que el capitán del buque de guerra que encontró al Arctic Sea en el Atlántico pudiera mentir a su ministro y éste malinformara al jefe de Estado? ¿Hay tras el misterio del Arctic Sea una mano poderosísima que hace cambiar a voluntad las circunstancias de la desaparición del barco para ocultar su delito fallido? Incógnitas que difícilmente serán dilucidadas rápidamente.

Según la versión oficial, esos ocho piratas -cuatro estonios, dos letones y dos rusos- llegaron al Arctic Sea en una lancha inflable y no abandonaron el barco, como se había informado antes, sino que permanecieron en él y lo obligaron a cambiar el itinerario. El barco, que según su documentación llevaba madera valorada en más de un millón de euros, tenía como destino un puerto de Argelia, en el Mediterráneo.

El problema es que es difícil creer lo que dicen las autoridades rusas, sobre todo después de las declaraciones del Dmitri Rogozin, el representante ante la OTAN, quien dijo que durante la búsqueda del Arctic Sea se ha dado conscientemente información falsa. Como escribe en su Boletín Marítimo el experto ruso Mijaíl Voitenko, Rogozin explicó a que se desinformó a los periodistas para ocultar lo que realmente estaban haciendo los militares.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Voitenko señaló que lo sucedido con el barco mercante no tiene "nada que ver con la seguridad de la navegación en las aguas europeas" y que no está dispuesto a escarbar más profundamente en el asunto. ¿La razón? "Tengo que preocuparme de mi propio pellejo, a fin de cuentas. Y entiendan estas palabras como quieran", manifestó.

La desinformación de la que habla Rogozin tenía un claro objetivo: garantizar que los buques rusos, lanzados a la búsqueda del Arctic Sea como consecuencia de una orden sin precedentes del presidente ruso, fueron los primeros en encontrar al carguero. Lo que de nuevo hace surgir la pregunta de si realmente llevaba sólo madera.

De momento, Rusia está siendo presionada por Finlandia, mientras Letonia y Estonia están pidiendo a Moscú que les permita participar en las investigaciones. Los rusos han abierto su propia averiguación y han enviado a un grupo de fiscales al buque militar Ladny, donde están detenidos los presuntos piratas y los 15 marineros que formaban la tripulación del Arctic Sea.

El <i>Arctic Sea,</i> el pasado mes de diciembre en el puerto de Kotka (Finlandia).
El <i>Arctic Sea,</i> el pasado mes de diciembre en el puerto de Kotka (Finlandia).AP

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50