La tripulación del 'Arctic Sea' afirma que los piratas amenazaron con hundir el barco

Los marineros rusos aseguran que los ocho secuestradores iban armados y que las abandonaron cuando el Ejército alcanzó el navío

Los piratas que supuestamente tomaron el control del carguero Arctic Sea, que fue rescatado el martes pasado tras varios días desaparecido, exigieron un rescate y amenazaron con hacerlo explotar y hundirlo si no les daban lo que pedían, según ha explicado la tripulación del navío, de nacionalidad rusa, durante los interrogatorios a los que sus miembros han sido sometidos, según informó este miércoles el Ministerio de Defensa en Moscú.

Los marineros del Arctic Sea aseguran también que los ocho secuestradores iban armados y que se deshicieron de sus armas cuando un buque del Ejército ruso ordenó al mercante que se detuviera. Los militares rusos no dicen cuánto dinero querían los piratas, pero Vladímir Dushin, vicepresidente responsable de seguridad de la compañía rusa Renaissance Capital, declaró al prestigioso periódico Kommersant que el 3 de agosto recibieron una llamada teléfonica de un desconocido que, en inglés, exigió 1,5 millones de dólares (poco más de un millón de euros). El hombre advirtió que si no entregaban el dinero, matarían a la tripulación del Arctic Sea y hundirían el carguero. La llamada se explica por el hecho de que Renaissance Capital es la compañía que aseguró al barco. La empresa entró entonces en contacto con los servicios secretos de Rusia, que supervisaron a partir de entonces las negociaciones.

Más información
Rusia detiene a ocho personas por el secuestro del buque 'Arctic Sea'

Pese a las explicaciones de Moscú, aún existen dudas sobre lo sucedido con el barco, que a finales de julio desapareció a la salida del Canal de la Mancha. El Kremlin, a través de su representante en la OTAN, ha reconocido que dio información falsa a los medios de comunicación para ocultar lo que realmente estaban haciendo los buques del Ejército ruso que salieron hace unos días en busca del navío, cumpliendo una orden sin precedentes del presidente ruso, Dmitri Medvédev.

Todo esto ha disparado las sospechas y ha multiplicado las especulaciones en torno a lo que realmente podía tener en sus bodegas el Arctic Sea. El experto Mijail Voitenko, que dirige la página de Internet Boletín Marítimo-Sovfrajt piensa que puede tratarse de una operación de los servicios secretos rusos para detener al barco que podría llevar misiles o material radiactivo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS