Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallados los restos del español muerto en la dictadura brasileña

La Fiscalía ordena investigar las causas de la muerte de Miguel Sabat, un barcelonés de 50 años, encontrado sin vida en su celda, en 1973

Madrid / Río de Janeiro

Autoridades brasileñas han anunciado este jueves que la osamenta exhumada el uno de abril en las afueras de Sao Paulo pertenece al español Miguel Sabat Nuet, fallecido en 1973, un mes después de ser detenido por agentes de la Dirección de Orden y Política Social (DOPS), la policía del régimen militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985.

"La muestra forense, un fémur humano, fue identificada a partir de la comparación con el resultado de exámenes de los familiares de Sabat Nuet recolectados para el banco de ADN de la Comisión sobre Muertos y Desaparecidos Políticos de la Secretaría de Derechos Humanos", afirma una nota de la la Secretaría Especial de Derechos Humanos, que depende del Ejecutivo brasileño.

La fiscal Eugenia Fávero ha solicitado una una investigación para determinar las causas de la muerte de Sabat Nuet. La versión oficial de la época, reproducida en los medios, señaló que el barcelonés se ahorcó en la celda con su propio cinturón, y que el cadáver fue sepultado el 1 de diciembre de 1973 en un cementerio a las afueras de la ciudad. La versión del suicidio siempre ha sido negada por la familia. "Creemos que fue torturado hasta la muerte", dijo su viuda Minerva al diario Folha de São Paulo, que ha dedicado una gran investigación al caso. Desde Barcelona, su hermano Carlos señaló que "es imposible creer en el suicidio", porque "el cinturón es una de las primeras cosas que le quitan a un preso".

Fávero espera que la investigación determine los autores del presunto asesinato, para que sean sancionados por un crimen de lesa humanidad, pese a que en Brasil se polemiza sobre los alcances de una Ley de Amnistía, que ampararía los delitos cometidos durante la dictadura.

De confirmarse la hipótesis de la familia Sabat, Miguel sería el primer español asesinado por la represión militar brasileña. De acuerdo a activistas de organizaciones brasileñas de defensa de los derechos humanos, el caso puede ser remitido al juez español Baltasar Garzón, que ha investigado muchas de las atrocidades cometidas por los regímenes dictatoriales que imperaron en el Cono Sur americano en la década de 1970.

Un vendedor de coches

Sabat Nuet había emigrado a Venezuela y vivía en Caracas con una colombiana que adoptó su apellido y que hoy, a los 73 años, reside aún en la capital venezolana. Los familiares han afirmado que Sabat Nuet trabajaba en una empresa que vendía automóviles, que había viajado a Buenos Aires y que de regreso a Caracas pasó por Sao Paulo, donde fue detenido en un tren por la policía política del régimen mientras "intentaba huir". Posteriormente fue calificado como terrorista por los servicios de inteligencia del régimen militar brasileño, la fiscalía asegura que nunca se probó su vinculación a organizaciones armadas o de izquierda.

En otro registro del 12 de octubre de 1973 encontrado en archivos de la época, su nombre aparece en una lista de presos a "disposición de las autoridades". Sin embargo, no existe en Brasil ningún documento oficial que compruebe su liberación o las circunstancias de su muerte, según la Presidencia brasileña.