Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las FARC intentaron sin éxito expandirse en Bolivia

La guerrilla pretendió contactar con funcionarios del Gobierno

La guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) intentó expandirse en Bolivia con la ayuda del líder aimara Felipe Quispe y pretendió contactar con funcionarios del Gobierno, según informó ayer el periódico boliviano La Razón.

El rotativo, que asegura haber accedido en Bogotá a los archivos de los ordenadores de Raúl Reyes, señala que entre diciembre de 2001 y principios de este año "los esfuerzos por lograr una estructura de apoyo al grupo terrorista en Bolivia fueron impulsados por dirigentes de la primera línea de las FARC".

En el plan estuvieron involucrados el propio Reyes, abatido en una operación militar colombiana en territorio ecuatoriano a principios de marzo, el llamado Canciller Rodrigo Granda y Nubia Calderón, encargada de una comisión para países andinos. Según el diario, propiedad del Grupo Prisa, "Reyes y un círculo exclusivo de personas" intercambiaron análisis sobre Bolivia en al menos 57 correos electrónicos.

El plan de las FARC en Bolivia era lograr una estructura de apoyo, aprovecharse de la capacidad de los bolivianos en el uso de armas. Para ello buscó su adhesión a la Coordinadora Continental Bolivariana. En uno de los correos, Reyes recomienda a Nubia "administrar bien las relaciones con Evo y demás amigos dentro de ese Gobierno".

Otro correo revela contactos en 2001 de Granda con el dirigente aimara Felipe Quispe, ex miembro del Ejército Guerrillero Tupac Katari (EGTK), al que también perteneció el actual vicepresidente Álvaro García Linera. También se evidencian relaciones de Granda con el quechua Alejo Véliz y con gente de la Asamblea por la Soberanía de los Pueblos, de Evo Morales, agrega el diario.

Desesperados por volver

Un correo de Reyes, según el periódico, indica que grupos bolivianos viajaron a Colombia para someterse a entrenamientos, pero que después estaban desesperados por volver a su país. "Dicen que ellos vinieron por corto tiempo y que sus jefes no les explicaron bien la dureza de estas labores. Esta gente no es de mucho trabajo", se queja Raúl Reyes a Nubia Calderón.

Desde el Gobierno, el ministro de Defensa, Walker San Miguel, denunció en unas declaraciones también publicadas por La Razón, que hay una campaña internacional para vincular al Gobierno de Evo Morales con las FARC.