Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | Las torturas

Un año de cárcel para el primer soldado juzgado por torturas

El militar se ha declarado culpable en el primer juicio celebrado en Bagdad sobre el escándalo

Un tribunal militar estadounidense ha declarado culpable al primer soldado juzgado en Bagdad por las torturas a presos iraquíes. El militar Jeremy Sivits, de 24 años, ha sido condenado a un año de arresto como culpable de conspiración, negligencia, crueldad y abuso de poder. Sin embargo, la corte no ha tenido en cuenta el hecho de que Sivits tomó las imágenes que muestran las vejaciones.

Tras prestar declaración ante el juez militar, el soldado estadounidense se ha declarado culpable de los cuatro cargos que se le imputaban: haber tomado fotografías a detenidos iraquíes desnudos, conspiración en el abuso de los prisioneros, negligencia en su trabajo, al no proteger a los reos bajo su custodia; crueldad y maltrato. Al declararse culpable de los cuatro cargos, el soldado ha pedido que le sea enmendado uno de los cargos, precisamente el que está relacionado con las fotografías que él mismo tomó y en las que se muestran las torturas. Algo a lo que finalmente ha accedido el tribunal.

El soldado, especialista de la policía militar, fotografió a detenidos iraquíes desnudos y que fueron forzados a amontonarse uno sobre el otro hasta formar una pirámide. También se le considera autor de la mayoría de las imágenes que existen sobre los malos tratos a los presos.

Doce meses de prisión

La sentencia contra Sivits ha sido prácticamente inmediata. El soldado deberá cumplir un año de cárcel, verá reducido su grado en el Ejército, tendrá que pagar una multa, y su sueldo será rebajado durante un año.

Fuentes militares estadounidenses aseguran que Sivits ha estado cooperando con los fiscales y sus declaraciones están consideradas como cruciales para la celebración de los siguientes juicios, que proseguirán el próximo 21 de junio.

Tres soldados se niegan a comparecer

Esta misma mañana, otros tres soldados de torturas se han negado a comparecer en la apertura de una serie de audiencias preliminares en Bagdad. El juez, el coronel James Pohl, ha convocado a los dos sargentos y un cabo para una nueva comparecencia, que tendrá lugar el próximo 21 de junio. Los militares, acompañados de sus abogados, han afirmado ante el magistrado comprender las acusaciones que pesan contra ellos. En concreto, uno de los sargentos se enfrenta a seis cargos, entre ellos el de haber golpeado violentamente a un prisionero con el objetivo de "provocar su muerte o causarle heridas graves".

El juicio que se ha celebrado hoy ha tenido lugar en la denominada Zona Verde de Bagdad, la más custodiada de la ciudad, y donde se encuentra el cuartel general de la coalición. Decenas de militares estadounidenses vigilan las inmediaciones del edificio para garantizar la seguridad.

Las imágenes del escándalo

Este primer juicio marca el comienzo de la expiación estadounidense por un escándalo que continúa sacudiendo al Gobierno del presidente George W. Bush y su política hacia Irak. La publicación de las fotografías tomadas por el especialista de la policía militar conllevaron un escándalo internacional de enormes dimensiones que originaron llamamientos de renuncia inmediata al secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, y al jefe del estado mayor conjunto de las Fuerzas Armadas, general Richard Myers.

Un disquete con más fotos

El Pentágono ha informado hoy a la Comisión para las Fuerzas Armadas del Senado de EE UU sobre el hallazgo de un nuevo disquete informático con numerosas imágenes inéditas de torturas y malos tratos inflingidos a prisioneros iraquíes en ese país por soldados estadounidenses, según ha señalado hoy el presidente de ese órgano parlamentario, John Warner.

Hoy comparece ante la comisión el general Geoffrey Miller, encargado recientemente de supervisar el funcionamiento de las prisiones en Irak. El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, también tiene previsto hablar ante los senadores a puerta cerrada sobre este mismo asunto. Otros dos altos mandos del Ejército estadounidense declaran también hoy ante el Congreso; son el jefe del Mando Central del Ejército, John Abizaid y el comandante de las fuerzas destacadas en Irak, Ricardo Sanchez.

Más información