Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

British Airways y Air France cancelan varios de sus vuelos a EE UU por temor a un atentado

La anulación de los vuelos se produce a petición de Washington, que ha advertido de la amenaza "creíble" de nuevos ataques de Al Qaeda

La aerolínea británica British Airways y la francesa Air France han anunciado hoy con pocas horas de intervalo la anulación de cinco vuelos con destino a Estados Unidos. Las cancelaciones son fruto de sendas recomendaciones de los Gobiernos de Francia y Reino Unido, alertados por Washington de que existe una amenaza "creíble" para la seguridad de esos vuelos a territorio estadounidense.

Los vuelos de British Airways afectados por la medida son tres. Los dos primeros, con la numeración 223, tenían previsto cubrir la ruta que une el aeropuerto de Heathrow con el de Washington el domingo y el lunes. El tercer vuelo cancelado es uno con dirección a Miami, en concreto se trata del vuelo 207 previsto para mañana. El 222, que hace el camino de regreso a Londres, tampoco despegará los próximos dos días de la capital norteamericana. En cambio, la ruta Miami-Londres continuará sin cambios.

Esgrimiendo los mismos motivos de seguridad, Air France ha secundado a British Airways y ha suspendido el despegue de dos de sus aparatos con destino a Washington programados para mañana y el lunes. Los vuelos de retorno, 027, han sido anulados por razones técnicas, porque los aparatos no estarán disponibles.

No es la primera vez que ambas compañías suprimen viajes a Estados Unidos tras ser avisadas de nuevas amenazas terroristas. La aerolínea francesa ya canceló el despegue de seis aparatos con destino a Los Ángeles durante las vacaciones de navidad.

Temor a un atentado de Al Qaeda

La cadena de suspensiones llega horas después de que los servicios de inteligencia norteamericanos dieran la alerta ante posibles atentados de Al Qaeda, la red que dirige el saudí Osama Bin Laden, utilizando la misma arma que en los macroatentados del 11 de septiembre: aviones comerciales cargados de pasajeros. "Seguimos alerta ante las intenciones de Al Qaeda de utilizar la aviación internacional para atacar", ha dicho el portavoz del departamento de seguridad estadounidense, Brian Roehrkasse. "Nuestros servicios de inteligencia siguen recabando información creíble que afecta a vuelos internacionales, por lo que actuaremos como lo hemos hecho las pasadas semanas", ha añadido.

Las sospechas norteamericanas van principalmente dirigidas al vuelo de British Airways 223, que ya quedó cancelado en dos ocasiones en enero ante el temor de que fuera utilizado para cometer atentados. Fuentes de los servicios de seguridad estadounidenses indicaron entonces que existía un plan para secuestrar este avión y estrellarlo contra un objetivo en EE UU. En la lista de pasajeros aparecía un sospechoso de terrorismo que no se presentó en ninguna de las dos ocasiones. En todo caso, el vuelo quedó suspendido.

Una portavoz de British Airways, que no ha querido ser identificada, ha dicho que las anulaciones de hoy obedecen a la recomendación elevada por el Gobierno británico. Acto seguido, ha aducido razones de seguridad pero no ha dado más detalles. "La seguridad en nuestras operaciones es nuestra prioridad absoluta y nunca estará en peligro", ha recordado. Desde el Gobierno británico, el departamento de transporte ha confirmado que la decisión de anular los vuelos se ha producido "a la luz de la información recibida" desde Estados Unidos. "Las medidas de seguridad aérea son revisadas cada cierto tiempo y las cancelaciones a veces son necesarias", ha matizado un portavoz.

El diario norteamericano The New York Times añade en su edición digital que las informaciones fueron captadas por los servicios de inteligencia en las últimas 48 horas y enseguida se les dio credibilidad, según una fuente oficial, que no ha querido revelar si el origen de la información era una persona, un correo electrónico interceptado a los terroristas o algún otro tipo de comunicación.

"Las informaciones no son muy concretas" para asegurar con certeza que el objetivo de los terroristas era secuestrar un aparato para estrellarlo contra un objetivo, según ha reconocido otra fuente oficial. Al parecer, la alerta se centra en unos cuantos aeropuertos, en concreto en el de Dulles (Washington), en Los Ángeles y en todos los del área metropolitana de Nueva York. No obstante, el Departamento de seguridad estadounidense no tiene previsto elevar la alerta por terrorismo, actualmente en nivel amarillo, dos escalones por debajo de la máxima alerta, que corresponde al color rojo.

Un avión de Virgin regresa a Londres por una avería

En un incidente separado, un avión de la compañía Virgin con destino a Nueva York ha regresado hoy a Londres tras detectarse un fuerte olor a humo. El aparato de Virgin sobrevolaba el Atlántico con destino al aeródromo JFK cuando ha tomado la decisión de regresar al aeropuerto londinense de Heathrow a las 13.45. En el avión viajaban 181 pasajeros, según ha informado la BBC. Las causas aún no han sido determinadas y parace que el incidente no tiene relación con las medidas tomadas por British Airways y Air France.

Más información