Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK

Rusia, Francia y Alemania exigen a EE UU un traspaso efectivo del poder en Irak

Kofi Annan se lamenta de que el borrador no suponga "un giro significativo" con respecto a anteriores propuestas

Rusia, Francia y Alemania han vuelto a hacer frente común para exigir a Estados Unidos que confeccione un calendario preciso para el traspaso de la soberanía a los iraquíes. En esa labor debe tener un papel protagonista Naciones Unidas, junto al Consejo de Gobierno iraquí, según estos tres países, que han presentado esta tarde sus enmiendas al borrador estadounidense en la ONU.

Las enmiendas conjuntas han sido presentadas por el embajador de Rusia ante la ONU, Sergey Lavrov, en una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad en la que Estados Unidos ha reiterado su deseo de someter el texto a voto el miércoles, antes de la Conferencia de Donantes, que se celebrará en Madrid la semana que viene.

En declaraciones a la prensa, Lavrov ha dado pistas de sobre qué extremos versaran los cambios propuestos por los tres países. Según sus palabras, el objetivo es "clarificar" algunos de los puntos que están reflejados "de una forma u otra" en el texto estadounidense. Después de admitir que el nuevo borrador "se mueve en la dirección adecuada", el funcionario ruso ha indicado que pretenden que se articule mejor el traspaso del poder ya que el texto de EE UU habla de "soberanía iraquí", sin referirse a un traspaso efectivo, como habían pedido París y Berlín.

"También creemos que, a medida que evolucionan las estructuras de la administración interina iraquí, se deben crear algunas instituciones iraquíes adicionales", ha añadido el diplomático para precisar que es también algo que aceptan los patrocinadores y que necesita ser precisado.

El calendario constitucional

Respecto al calendario del proceso político, que, según el borrador estadounidense, debe ser presentado por el Consejo de Gobierno iraquí antes del 15 de diciembre, los tres países estiman que debe ser considerado por el Consejo de Seguridad y no limitarse a presentarlo para su información. De hecho, en las enmiendas se deja en blanco la fecha límite porque consideran que debe estar abierta a negociación.

Lavrov ha dicho también que, en relación con el proceso Constitucional, es "muy importante" indicar que debe implicar esfuerzos para construir el consenso y promover el diálogo nacional, de manera que participen las diferentes fuerzas políticas en Irak y no sólo las estructuras actuales. El mandato de la fuerza internacional, según el ruso, debería expirar el día en que un nuevo gobierno es elegido y preste juramento.

A primera hora de esta tarde, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, se apuntaba a las críticas al volver ha expresar sus dudas sobre el borrador estadounidense, ya que no representa un "giro importante" con respecto al anterior proyecto, que también despertó su rechazo y el de Francia y Alemania. No obstante, Annan, ha dicho que él aceptará lo que el Consejo de Seguridad finalmente acuerde sobre este extremo.

Fuerza multinacional

El proyecto de resolución sobre Irak es la tercera versión de un texto que no acaba de encontrar el consenso en el seno del Consejo de Seguridad. La principal novedad del proyecto es que pide al Consejo de Gobierno iraquí que presente, a más tardar el 15 de diciembre, un calendario y un programa para elaborar la nueva Constitución y celebrar elecciones democráticas, pero es el único plazo que se menciona. El texto, cuyo objetivo es crear una fuerza multinacional que permita a ciertos países dar apoyo militar a la coalición que ocupa Irak y obtener respaldo financiero para la reconstrucción, refuerza el papel de las Naciones Unidas.

Sin embargo, la ONU sigue sin estar en el centro del proceso de transición política, como aspiraban algunos países. Tampoco crea explícitamente un gobierno iraquí provisional en cuestión de meses, como reclamaba Francia y como deseaba el secretario general de la ONU, Kofi Annan.

La propuesta reconoce que el Consejo de Gobierno, integrado por 25 representantes designados por EE UU, y sus ministros son los elementos principales del Gobierno interino iraquí, "que encarnará la soberanía del Estado de Irak durante el período de transición" hasta que se establezca un gobierno representativo.