Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Convención presenta su proyecto de Constitución para la UE

El texto propone un nuevo sistema de toma de decisiones que perjudica a España y beneficia a Alemania

Valery Giscard D'Estaing, presidente de la Convención europea, ha presentado esta mañana de modo oficial la propuesta de Constitución para la Unión Europea que ha elaborado este foro tras 16 meses de debate. Entre las innovaciones del texto figuran la creación de un presidente permanente del Consejo Europeo y de un ministro de Exteriores de la UE, la reducción del número de comisarios, un nuevo sistema de decisiones a partir de 2009, o el reforzamiento del poder legislativo del Parlamento Europeo.

Giscard ha reconocido que el resultado "no es perfecto pero es inesperado", y creará una "Europa soberana en el mundo". "Somos una Convención constituida por diferentes componentes y por muchas naciones, culturas e historias, y hemos tenido que encontrar un punto intermedio", ha añadido.

Las reacciones de los representantes de los Gobiernos de la UE y de los 15 países que se adherirán en 2004 que han acudido a la ceremonia han sido dispares, aunque todos se han mostrado optimistas. La ministra española de Exteriores, Ana Palacio, ha asegurado que "aunque el gobierno de España tiene reservas en algunos temas", el texto alcanzado pone de manifiesto que "hoy es un gran día porque lo hemos conseguido frente al escepticismo de muchos".

Para Palacio, los mayores progresos del proyecto de Constitución, en la que España pierde peso en las decisiones, son el fortalecimiento del principio de subsidiariedad, el papel a los parlamentos nacionales, la simplificación de los tratados, y el reforzamiento de la política de seguridad común, con una incidencia especial contra el terrorismo.

Mejoras "deseables"

El ministro francés de Exteriores, Dominique de Villepin, ha deseado que los gobiernos de la UE apoyen estas propuestas, que "abren una nueva era política", mientras que el alemán Joscka Fischer ha considerado que la Constitución merece el término de "histórico" en un continente acostumbrado a guerras. Francia y especialmente Alemania son los máximos beneficiarios del nuevo reparto de poder propuesto por la Convención.

Pese a ello, el canciller alemán, Gerhard Schroeder, ha dejado claro que espera mejoras en el proyecto, en especial en materia de política exterior. "Sería deseable que estas decisiones fuesen tomadas por mayoría", ha declarado el líder alemán, que sin embargo ha alabado la Carta Magna y ha felicitado a Valery Giscard d'Estaing.

Los jefes de Estado o de Gobierno de la UE se pronunciarán la próxima semana en el Consejo Europeo de Salónica (Grecia) sobre este texto, y la Conferencia Intergubernamental que se abrirá el próximo otoño lo tomará como base para la reforma de los Tratados.