IDEAS

Stefano Mancuso: “Nos estamos comportando como un virus. El ser humano es el virus más primitivo del planeta”

El divulgador y neurobiólogo vegetal, que acaba de impartir una charla en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, aboga por ciudades y casas llenas de plantas

El científico italiano Stefano Mancuso, en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) este 7 de julio.
El científico italiano Stefano Mancuso, en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) este 7 de julio.JUAN BARBOSA / EL PAÍS

A Stefano Mancuso (Catanzaro, 56 años) siempre le fascinó la mimosa pudica, esa planta que, cuando la tocas, se repliega y, de alguna forma, se comunica contigo, aunque su árbol favorito es hoy el naranjo, que encuentra “bellísimo”, y el nogal de Japón, un árbol único en el mundo, sin parientes vivos. Apasionado botánico e investigador, Mancuso es una de las estrellas de la divulgación científica relacionada con las plantas, y el mayor defensor de su inteligencia. Es, de hecho, neurobiólogo vegetal, y sus más de 250 artículos, y sus cinco ensayos, han removido de tal forma los cimientos científicos al respecto, que incluso empieza a hablarse de una neurociencia para las plantas, el verdadero centro de la vida en la Tierra. “Las plantas representan el 85,5% de la biomasa de nuestro planeta. Los animales, apenas un 0,3%. Es urgente que el ser humano deje de estar en el centro”. El científico y profesor de la Universidad de Florencia no cree que exista un futuro en la Tierra que no pase por apartarnos de en medio. En su último libro, La nación de las plantas (Galaxia Gutenberg, 2020), fantasea con la posibilidad de que una de ellas tomase la palabra en la Asamblea de las Naciones Unidas.

PREGUNTA. ¿Y qué nos diría?

RESPUESTA. Sin duda, lo primero que nos diría es: “¿Qué demonios habéis estado haciendo?”. No entendería nada. También: “Os estáis comportando como la más estúpida de las especies que han pisado el planeta”. ¿Qué no pasa nada porque la temperatura del mundo aumente un grado o dos o tres? ¿Qué nos pasa a nosotros cuando pasamos de 36,5 grados a 39,5? ¿No enfermamos? Pues así está el planeta. Nos estamos comportando como un virus. El ser humano es el virus más primitivo del planeta. Nos diría también que deberíamos tomar conciencia. Rendir cuentas. Y quizá también que el problema es que somos demasiado jóvenes.

Si quieres apoyar la elaboración de noticias como esta, suscríbete a EL PAÍS

Suscríbete

P. ¿Jóvenes?

R. El ser humano es una especie muy joven. Apenas llevamos 300.000 años en la Tierra. Nos creemos muy listos porque hemos escrito El Quijote y porque podemos debatir sobre temas como este. Pero ¿es esa una muestra de inteligencia? Nos sentimos mejores que las demás especies. ¿Y cuándo es alguien mejor? Cuando tiene un objetivo y lo cumple. ¿Y cuál es el objetivo en la vida? ¡Vivir! La media de vida de una especie cualquiera en el planeta Tierra es de cinco millones de años. Y es impensable que lleguemos a vivir ni siquiera 10.000 años más. ¿No es increíble?

P. ¿No hay forma de detener eso? Habla usted de ciudades con aspecto de selvas, ¿podría ser esa la solución?

R. Podría. Pero antes de nada deberíamos proteger la selva amazónica. Considerarla patrimonio de la humanidad, porque realmente lo es. Y pagar por ella, entre todos. Para que no se talara un solo árbol más. No hagamos como en Europa. Era un bosque enorme y hoy en día no queda ni un árbol. En dos siglos, los talamos todos. Y lo peor es que los arquitectos siguen creyendo que las ciudades ideales, y lo digo con ironía, no son más que cemento. ¿Sabe por qué va a recordarse 2020? No por la pandemia sino porque fue el año en el que ser humano produjo más material sintético que vida. Todo se está acelerando. Seguimos creando ciudades como si estuviéramos en el Neolítico. Entonces tenía sentido, ahora es una locura.

P. ¿A qué se refiere?

R. En el Neolítico, cercaban un territorio para mantenerlo alejado de los peligros de la naturaleza. Animales salvajes, evidentemente. Hoy, cuando esos peligros ya no existen, hacemos lo mismo. Entre el 70% y el 80% de la población mundial vive en ciudades que se construyen al margen de la naturaleza, sin dejarla apenas entrar, como entonces. Y eso que solo representan el 2% del espacio que hay en la Tierra, es decir, que vivimos hacinados. En ellas se consumen el 80% de los recursos disponibles. Y parece que los arquitectos no quieren oír hablar de nada que empañe aún su idea de ciudad. Porque no me estoy refiriendo a que haya avenidas con árboles, o parques, me refiero a que las plantas deberían estar por todas partes, dentro y fuera de las casas.

P. ¿Dentro de las casas también?

R. ¡Por supuesto! ¡En todas partes! No es nada cierto eso de que por la noche te quitan el aire, ¡cualquiera que duerma a tu lado te lo quita 100 veces más! Y todo lo que aportan son ventajas. En Noruega se hizo un experimento. Durante dos años, se llenó de plantas una de las clases de una escuela. Y se analizó el comportamiento e incluso las notas de esa clase, que era casi selvática, y se comparó con una en la que no había ninguna. En la clase con plantas, las notas eran un 30% más altas, se habían puesto un 45% menos enfermos, y la socialización era mucho mejor: ¡no existía el acoso escolar! Si tuviéramos plantas en los colegios, se acabaría el bullying, es muy probable.

P. ¿Y qué postura ve en la política mundial al respecto?

R. Es un desastre. Hacen muchas cumbres. Cumbres de todo tipo. Pero es todo puro teatro. Es hipocresía. En un año, China ha producido tanto cemento como Estados Unidos en un siglo. Pero no es cuestión de culpar a China. Porque China está produciendo para todo el mundo. Europa se lava las manos, diciendo que ella está reduciendo los niveles de todo, pero lo está haciendo porque envía a fabricar sus cosas fuera, sin caer en la cuenta de que estamos en el mismo planeta. ¿No es eso estúpido e hipócrita?

P. El ser humano no tiene la inteligencia cooperativa de las plantas. ¿No ha servido de nada la pandemia entonces?

R. No. Tal vez se haya tomado un poco de conciencia. Pero en dos años nadie se acordará de nada. Lo único que nos distingue del resto de los animales es nuestro cerebro. Es más grande. Y creemos que eso nos hace mejores. Pero como especie, estamos en pañales. Somos como bebés. Si a un bebé le das un martillo, es probable que destruya todo lo que encuentre. Cuando ese bebé crezca, se dará cuenta de que el martillo también sirve para construir. Eso es lo que nos pasa con el cerebro ahora mismo. Que no lo estamos usando como deberíamos.

P. O sea, que es cuestión de tiempo.

R. Sí, pero estamos acabando con él.

Suscríbete aquí a la newsletter semanal de Ideas.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50