La grada Aitor Zabaleta, la más ruidosa del Reale Arena, la casa de la Real Sociedad, que cada día se parece más al viejo estadio de Atotxa por el ambiente de la afición.

La emoción de la grada que ha vuelto a animar como hace treinta años

La afición de la Real Sociedad, líder de LaLiga Santander, una de las más disputadas de los últimos años, deja atrás la melancolía del viejo estadio de Atotxa, escenario de los dos campeonatos ligueros del equipo donostiarra en 1981 y 1982. El enardecido Reale Arena, que el pasado domingo superó su récord de asistencia, y los futbolistas se funden para revivir la química de aquel templo temido por grandes equipos

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada