De la A de Amenábar a la Z de Alizzz: la cultura se encontró en el escenario de los premios ICON

La sexta edición de los premios de la revista masculina de EL PAÍS convocó en Madrid a una insólita mezcla de estrellas de cine, arquitectos, ídolos de la música urbana y filósofos del siglo XXI

La distancia entre los grandes éxitos de la pantalla y la teoría queer contemporánea y entre la música urbana y la mejor arquitectura quedó reducida al tamaño de un escenario en la última edición de los premios ICON. Los galardones, que celebraron la noche de este jueves su sexta edición (habría sido la séptima de no ser por la pandemia), premiaron a talentos como Alejandro Amenábar, Diego Boneta o Milena Smit durante una cena a la luz de las velas en un local industrial intervenido por artistas jóvenes. Un formato íntimo y sofisticado, que contrastó con las grandes fiestas de las últimas ediciones.

Pese a las novedades, se mantuvieron intactas muchas de sus tradiciones. Por ejemplo, la presencia de Boris Izaguirre como maestro de ceremonias y la de unos premiados y unos presentadores que, más que invitados, ya se han convertido en amigos de la publicación. Daniel García, director de ICON, subrayó que “una revista masculina no es una colección de clichés sino un reto: el de reflejar el presente y la mayor cantidad de realidades posibles”. Acompañado de Eugenia de la Torriente, directora adjunta de EL PAÍS, ambos dieron comienzo a una gala que se abrió con Karra Elejalde entregando el Premio Icono a Alejandro Amenábar.

El director de clásicos como Los Otros y de la serie La Fortuna, su último trabajo, agradeció el premio reconociendo que no se siente un icono, “pero para cualquier creador o creadora su mayor ilusión es que algo perviva de sus películas, alguna escena, algún gesto”. Dedicó el premio a los “auténticos iconos” en su vida, que son sus “amigos y amigas”. A continuación, Isabel Calderón y Lucía Lijtmaer, que hace una semana se alzaban con un premio Ondas por su podcast Deforme Semanal, entregaron el premio ICON Agitación Cultural a la escritora y activista Elizabeth Duval. Durante su discurso, Duval quiso reivindicar sus orígenes: “En estas circunstancias me siento extraña, impostora. En mi trabajo voy a muchísimos hoteles y en ellos me encuentro con muchas camareras de piso. Yo soy hija de una mujer, mi madre, que era camarera de piso y a la que pilló la reforma laboral. Ahora, cada vez que me toca ir a un hotel como alguien que está en otro lado, siento una extrañeza. Esa extrañeza tiene algo de positivo, que es eso de no olvidar: no olvidar de donde se viene”. La modelo Eugenia Silva fue la encargada de entregar el premio ICON Design a Juan Herreros, dueño del Estudio Herreros. El responsable del impactante Museo Munch de Oslo, uno de los más importantes proyectos internacionales acometidos por un estudio español, y de cariz marcadamente social, agradeció el premio a su mujer, a su socio y a sus clientes. “La arquitectura es para todos”, dijo, “y hay algo para todos en esta profesión”.

Y de la arquitectura al pop: la cantante Amaia Romero entregó el premio ICON de Música a un amigo y colaborador: el productor Alizzz. Para Alizzz, que se llama en realidad Cristian Quirante, el premio supone una gran responsabilidad, según explicó, dado que en años anteriores lo ganaron C. Tangana y Rosalía. “Es el primer premio que me dan en mi vida”, prosiguió. “Creo que llevo una carrera con bastante éxito desde hace unos años, pero nunca me habían dado un premio. Creo que tengo cuarenta y pico discos de platino, pero sentía que me faltaba reconocimiento por parte de la cultura de este país. Para mí, esto es lo que significa el premio ICON, un reconocimiento de la cultura”.

El interiorista Tomás Alía y el modelo Oriol Elcacho en la fiesta de los premios ICON celebrada en la Nave La Mosca.
El interiorista Tomás Alía y el modelo Oriol Elcacho en la fiesta de los premios ICON celebrada en la Nave La Mosca.Santi Burgos

Pedro Almodóvar fue el encargado de entregar el premio actriz ICON a Milena Smit, protagonista y gran revelación de su última película, Madres paralelas. Durante su introducción, explicó entre las risas del público que Milena “se presentó al casting toda de negro, absolutamente amorfa, muy oversize. Ya sé que se lleva, pero era una mancha negra de la que sobresalía ese rostro bellísimo. Hizo su prueba y en el momento justo se quebró y me impresionó muchísimo. ¿Cómo tenía, a esa edad, tal capacidad de conectar con el dolor?”. “¡No sé qué decir!”, reconoció Smit. “Este año ha sido un aprendizaje y me siento tremendamente afortunada. Gracias, Pedro, y a todo el equipo de El Deseo por regalarme algo tan valioso como la confianza al creer en mí y darle voz a Ana en Madres paralelas”. Antes de terminar su discurso, Smit quiso visibilizar “un problema al que no se le da la importancia que merece” y hablar de los trastornos de la salud mental. “No podemos seguir banalizándolo. Démosle la importancia y el lugar que merece”.

Otra revelación de la pantalla, Fernando Guallar, recogió el premio actor ICON a Diego Boneta. El protagonista de la portada del número de la revista que se publica este sábado y su compañero en la exitosísima Luis Miguel: la serie, actualmente en su tercera y última temporada en Netflix, no pudo acudir al evento por haber dado positivo en covid, pero en una llamada en directo tuvo la oportunidad de agradecer el premio. “Hoy salí positivo en covid, lo cual me da mucha pena y mucha rabia por la ilusión que tenía de estar ahí esta noche”, reconoció. “Uno hace planes y el covid los destruye. Es parte de esta nueva realidad”. A continuación, agradeció el premio a su “maestro”, Juan Carlos Corazza, y su abuela española, “Pepa, de Murcia, que me dejó hace un año. Gracias a ella siempre he amado a este país como si hubiera crecido aquí”.

Archie Alled Martínez fue el encargado de entregar el premio ICON de Moda a Achilles Ion Gabriel, el vanguardista diseñador finlandés de 33 años que está revolucionando Camper, a su vez una institución en la moda nacional, y que recordó en su discurso de agradecimiento que está dando clases de español, aunque aún no lo hable perfectamente. “Este premio significa para mí lo mismo que un millón de pesetas”, explicó en inglés con ese “pesetas” en perfecto español ante las risas del público. El actor Pol Monen entregó el premio Innovación IQOS a Lucas Muñoz Muñoz, diseñador español afincado en Holanda y cuya idea del diseño como creatividad responsable se puede ver en locales como el restaurante madrileño Mo de Movimiento. Muñoz recordó a “las personas que no se mencionan pero que son muy importantes, como la familia y los colaboradores. Los clientes, sobre todo, son los más importantes, porque son aquellas personas valientes que te dan carta blanca para dejarte hacer”.

Por último, la presentadora Isabel Jiménez fue la responsable de entregar el Premio Jaguar a la Resistencia, que recayó en César Sánchez (fundador de la editorial Fulgencio Pimentel), Damián Quintero (karateka olímpico y Medalla de Plata en Tokio 2020) y Manuel Segade (director del Centro de Arte Dos de Mayo). Este galardón, especialmente simbólico porque se dirigía, en realidad, a toda la población, cerró una gala que estuvo patrocinada por Jaguar, MANGO, Flor de Esgueva, Heineken, Vinos de Castilla, Cointreau España y Gin MG. El regreso de los premios ICON tras un parón de dos años, y en un lugar como Nave La Mosca, un local del barrio madrileño de Tetúan convertido en espacio multidisciplinar, simboliza muchas cosas, pero ahora, especialmente, que los tiempos más extraños que recordamos podrían estar llegando a su fin y que la pasión y la creatividad sobreviven a cualquier pandemia.

Sobre la firma

Guillermo Alonso

Es editor web de ICON. Trabaja desde 2017 en EL PAÍS. Anteriormente formó parte de Vanity Fair (como director de su edición digital) y de Telecinco. Ha publicado dos novelas, 'Vivan los hombres cabales' y 'Muestras privadas de afecto' y el ensayo 'Michael Jackson. Música de luz, vida de sombras'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS