PERFIL

Diego Boneta, sobre su transformación en Luis Miguel: “Me volví obsesivo, loco”

El actor se metió tanto en la bronceada piel de Luis Miguel que no conseguía despegarse de ella en su vida diaria. Mimetizó sus gestos, su voz. Escarbó en su hermética personalidad. Dejó de ser él para ser El Sol.

Diego Boneta, en el papel de Luis Miguel en la serie que lleva su nombre. En vídeo, el making de su transformación.

Era imposible desprenderse de él. Una resina negra entre sus dos dientes frontales permanecía desafiante ante el espejo. Un actor puede transformarse en lo que sea, hasta en El Sol, el rey de la música latina, el ídolo güero de masas, en todo un latin lover de los noventa. Pero no es tan sencillo huir de él. Diego Boneta (Ciudad de México, 1990) fue el elegido hace cuatro años para interpretar a Luis Miguel en la serie de Netflix sobre su vida. Se han emitido dos temporadas y la tercera y última está anunciada. Desde el primer episodio, la sed de sus seguidoras y nuevos adeptos ante la ausencia del cantante de los escenarios y de cualquier acto público la ha saciado un actor que habla como él, se mueve como él, canta sus canciones como él y hasta imita su misma separación entre los dientes. Boneta parece habérselo tragado.

El actor mexicano vio tantos vídeos de Luis Miguel, diseccionando cada entrevista, cada concierto, cada aparición pública, que memorizó hasta el momento exacto en el que debía respirar. Dice que en el rodaje de la primera temporada lo llamaban Howard Hughes, el magnate que interpretó Leonardo DiCaprio en El aviador: “Me volví obsesivo, loco. Fue un proyecto con el que me perdí totalmente. Sobre todo en la primera temporada, porque sabía que la única forma en la que iba a funcionar era si me convertía en el personaje. Solo si yo me lo creía, iba a hacer que los demás se lo creyeran”.

Estos días, lo más cercano a ver a Luis Miguel, a escucharlo y rememorar sus canciones, es Diego Boneta. Ante un encierro de décadas del cantante sin proporcionar una entrevista y tras una gira a medio gas hace tres años —muchos conciertos fueron cancelados o concluidos a la mitad—, Boneta se ha convertido en el suplente de uno de los fenómenos musicales de masas más potentes de América Latina. “Se me hace loquísimo. Hay muchos jóvenes que no lo conocían y muchos papás se me acercan y me dicen que sus hijos no sabían quién era Luis Miguel y creen que soy yo. Como que es algo que no me entra bien en la cabeza. Luis Miguel solo hay uno”, apunta el actor.

Todo lo que recomiendan los profesionales al llegar a casa, darse una ducha, quitarse el maquillaje, volver a la vida normal, fue amenazado durante mucho tiempo por un papel protagonista cuya vida y personalidad superaban la realidad de su rutina. La resina siempre seguía ahí para recordarle que Luis Miguel no se había ido.

—¿Cómo estás, corazón?

Cuando salía con amigos, algunos lo interrumpían para advertirle de que lo había vuelto a hacer. La coletilla con acento fresa (pijo) o mirrey mexicano, que Luis Miguel catapultó hasta una forma de hablar que se mantiene entre la clase alta mexicana, se le escapaba cuando entraba a un restaurante, pedía unas copas o se dirigía a una mujer.

Estuvo casi siete meses seguidos encarnando en casa y en el trabajo a una persona distinta. “Mi ortodoncista me limó los dientes y me puso esa resina color negro. Volvía a casa y me miraba en el espejo y veía al personaje. Eso fue muy raro”, explica Boneta. Después, cuando terminó el rodaje, no sabía quién era. “Recuerdo perfectamente que cuando me quitaron el diastema [el efecto de hueco dental] y me cortaron el pelo, no me reconocía. Se me hizo igual de raro verme a mí que cuando me colocaron el personaje por primera vez”.

El actor mexicano Diego Boneta, que triunfa con la serie sobre El Sol.
El actor mexicano Diego Boneta, que triunfa con la serie sobre El Sol.Leigh Keily (Camera press / Contacto)

La manera de hablar de Luis Miguel no es fácil de imitar sin caer en la caricatura. Son tantas las frases, los gestos, las miradas perturbadoras de este cantante ideadas para él desde pequeño con el único objetivo de seducir, que el reto que Boneta tenía entre manos no parecía sencillo. Buscó a un profesional en Madrid, el director de teatro y maestro de actores Juan Carlos Corazza, para humanizar lo deshumanizado: las contradicciones emocionales de un hombre diseñado para proyectar la imagen sin fisuras de un objeto de deseo.

“La imitación es un arte particular. Pero el reto era quedarse no solo en la cáscara, sino poder imaginar, entrar y encarnar todo el mundo del personaje”, cuenta Corazza. Había mucho por crear desde cero. Muchos habían visto la imagen de Luis Miguel en los escenarios, en entrevistas, pero muy pocos se imaginaban a uno de los artistas más herméticos y misteriosos de la industria en la intimidad de su cuarto, platicando con un amigo, llorando por su madre. La clave para Corazza fue tratar al personaje como cualquier otro, “con humildad”. “Intentar lograr la mejor versión de él. Sin creer nunca que vas a conseguir ser él, sino su máxima expresión”, agrega.

No es común convertirse en un personaje que desvela los secretos más íntimos de su vida en una serie y que además está vivo. Luis Miguel tiene 51 años y al menos durante la primera temporada supervisó y estuvo pendiente de la producción de la serie. Un proyecto que le sirvió también para relanzar su imagen y su carrera, degradada en los últimos años por bochornosos espectáculos de media hora sobre las tablas, peleas judiciales con antiguos representantes o arranques violentos con miembros de su equipo.

Mientras todo eso sucedía, en la pantalla aparecía su mejor versión, la época dorada del rey de la música latina. Sus peores errores y coqueteos con las drogas y el alcohol eran achacados a la infancia cruel a la que lo sometió su padre —Luis Rey, interpretado por el actor español Óscar Jaenada—. Y el pecho más bronceado de Iberoamérica lucía de nuevo, encarnado en Diego Boneta.

—Pero qué guapo estoy, ¿eh?

Luis Miguel acudió un día al set de rodaje de la primera temporada y le hizo el chascarrillo a un Boneta caracterizado hasta el último mechón de su época de adolescente. Pelo alocado, diastema falso y camisa abierta hasta el ombligo. “Es un tipo bastante gracioso”, explica el actor, consciente de que fuera de su círculo cercano cueste imaginar a este hombre, esquivo durante décadas con la prensa y enclaustrado en su mansión de Los Ángeles, haciendo chistes.

Boneta cuenta que coincidió con el cantante dos o tres veces, tiempo que aprovechó para escanear sus gestos.
Boneta cuenta que coincidió con el cantante dos o tres veces, tiempo que aprovechó para escanear sus gestos.Camila Jurado/NETFLIX / Camila Jurado/NETFLIX

En las dos o tres veces que coincidió con él, se dedicó a escanear cada uno de sus movimientos. “Para mí fue algo increíble poder tener esa oportunidad. Muchos biopics [películas biográficas] se hacen cuando alguien falleció. Pero poder sentarme con él y absorber cada movimiento, sonrisa, cómo hablaba… Me ayudó mucho para crear al personaje adulto en la segunda temporada”.

En esa entrega de la serie, Boneta encarna dos épocas de Luis Miguel, la más exitosa de los años noventa, cuando era un veinteañero; hacia mediados de los dos mil, y donde se aprecia el principio de su declive. Tanto Boneta como Corazza coinciden en que el trabajo y la concentración para representar estas dos facetas del artista, contempladas casi como dos personajes distintos, fue la parte más difícil de su actuación. “Era muy importante encontrar el peso indicado para ambos, no quería ponerme panza. Fue todo Juan Carlos, me enseñó la importancia del cuerpo a la hora de actuar. Cómo camina uno, qué energía transmite… El Luis Miguel de 35 es completamente distinto al de 22”, explica Boneta.

El truco para mimetizarse con Luis Miguel ha sido, cuenta el actor, “un trabajo impresionista”.

“En lugar de buscar pinceladas grandes, ir puntito por puntito. La puntada fina. Hay muchas cosas de las que la gente no se percata, pero es la combinación de todas ellas”, explica Boneta. “Un acto de malabarismo”, añade Corazza. “Teniendo en cuenta la cantidad de horas diarias que exige una producción de este tamaño, conseguir el equilibrio en lo físico y en lo emocional, combinar los hechos con la ficción de situaciones imaginarias… No sé cuántos pueden imaginar el enorme trabajo de este joven”, subraya el profesor.

Brother, no sé cómo voy a hacer para cantar tus canciones”, le confesó en una ocasión a Luis Miguel en uno de sus encuentros. Por si tuviera poco trabajo, la banda sonora de la serie incluye grabaciones de los éxitos del cantante. Esto incluía imitar no solo su forma de hablar, sino también la capacidad casi única de respirar en el momento preciso antes de afinar las notas más altas con voz de pecho. “Después lo vi y me dijo: ‘Diego, te la volaste’. Y oír eso de él…”.

Un día hace 19 años un niño menudo con poca voz, pero con muchas ganas, salió al escenario de un concurso para jóvenes cantantes a darlo todo con La chica del bikini azul, de Luis Miguel. Entonces todavía no era Diego Boneta, sino Diego Andrés González Boneta. La mayoría de los chicos de su edad soñaba con ser Luis Miguel, esa generación que nació a principios de los noventa observaba cómo aquel güero de ojos claros y sonrisa perversa tenía a medio mundo —sobre todo femenino— comiendo de su mano. Un referente demasiado tentador para un adolescente de 12 años con vocación artística. Lo que no sabía entonces Boneta es que a sus 26 iba a cenar con él en Malibú (California) y se convertiría en su reflejo en la pequeña pantalla.

Diego Boneta interpreta al enigmático astro Luis Miguel, en un fotograma de la segunda temporada de la serie de Netflix.
Diego Boneta interpreta al enigmático astro Luis Miguel, en un fotograma de la segunda temporada de la serie de Netflix.Camila Jurado/NETFLIX / CAMILA JURADO/NETFLIX

“Aunque parezca que tenemos una vida similar: empezamos a la misma edad, mi abuelo es puertorriqueño [lugar de nacimiento de Luis Miguel], tengo sangre española e italiana, no podemos ser más diferentes”, sentencia el actor. Sus padres, ingenieros, lejos de que lo forzaran a cantar, hicieron todo lo posible para que claudicara. “Es algo que uno no puede escoger, pero en lo que menos nos parecemos es en la relación que tengo con mi familia. Es algo que Luis Miguel no tuvo”.

Boneta confiesa que llegó a estar obsesionado con el cantante durante la grabación de la serie.
Boneta confiesa que llegó a estar obsesionado con el cantante durante la grabación de la serie.Camila Jurado/NETFLIX / CAMILA JURADO/NETFLIX

Es difícil imaginar estos días a Boneta fuera del personaje de Luis Miguel, su papel ha alcanzado tal grado de mimetismo que las alarmas sobre el futuro de su carrera comenzaron a sonar desde el inicio de la primera temporada. “Encasillarme fue una preocupación que tuve, es verdad. Por eso traté de escoger proyectos completamente diferentes, desde Terminator: Dark Fate [2019] hasta Nuevo orden [2020]. Y ahora estoy haciendo una comedia romántica que no tiene absolutamente nada que ver”. Y anota: “Afortunadamente, por los trabajos que vienen, veo que eso no está pasando”. —eps

Archivado En:

Más información

Recibe el boletín de EL PAÍS SemanalApúntate