Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Este es el diseñador español de 29 años que viste a Harry Styles

El cantante británico ha lucido en distintas ocasiones prendas creadas por Alled-Martínez, un barcelonés educado en Londres, premiado por LVMH y afincado en París

Harry Styles viste de Alled-Martínez sobre el escenario de la gala Capital's Jingle Bell Ball en Londres el pasado 7 de diciembre de 2019.
Harry Styles viste de Alled-Martínez sobre el escenario de la gala Capital's Jingle Bell Ball en Londres el pasado 7 de diciembre de 2019.

“Más que una colaboración, fue un pedido. Eso sí, con muchísima libertad artística”. El diseñador Manel Archie Alled-Martínez (Barcelona, 1990) explica así la génesis de su prenda más mediática hasta la fecha: el conjunto de punto azul brillante, imitando el aspecto del tejido vaquero, que el cantante Harry Styles lució el pasado 7 de diciembre durante la gala Capital’s Jingle Bell Ball, en Londres. No es la primera vez que el británico, que saltó a la fama como miembro de la banda One Direction, viste esta prenda, que también llevó en la sesión fotográfica que Ryan McGinley le hizo para la revista estadounidense Rolling Stone el pasado mes de septiembre. Pero sí es la confirmación del compromiso del inglés con el nuevo diseño. “Me consta que apuesta mucho por nuevos diseñadores y talentos jóvenes”, explica Archie. Ha confeccionado este modelo a medida para Styles coincidiendo con la publicación de su nuevo trabajo discográfico, Fine Line, con el que durante 2020 recorrerá Europa y América en una ambiciosa gira.

En cualquier caso, la de Alled-Martinez no es una trayectoria al uso. Nacido en Barcelona, educado en Londres y afincado actualmente en París, saltó a la fama el año pasado, cuando su colección de graduación en la escuela londinense Central Saint Martins recibió uno de los premios que la fundación LVMH otorga a diseñadores recién licenciados. Durante un año, y a raíz del premio, Archie estuvo trabajando en Givenchy como parte del equipo de diseño liderado por la directora creativa Clare Waight Keller. Este verano finalizó su estancia en la firma perteneciente al grupo de lujo francés. “No hubiera podido llegar hasta aquí sin la ayuda del equipo de Givenchy”, apunta el barcelonés.

El diseño que luce Harry Styles sobre el escenario es un encargo privado a partir de uno de los diseños incluidos en la colección Primavera  Verano 2020 de Alled-Martínez.
El diseño que luce Harry Styles sobre el escenario es un encargo privado a partir de uno de los diseños incluidos en la colección Primavera / Verano 2020 de Alled-Martínez.

Ya en solitario y bajo su propia firma, Alled-Martínez, presentó el pasado junio en París una versión ampliada (y adaptada comercialmente) de su colección de graduación, una revisión de la sastrería masculina de finales de los setenta a través de un material tan insólito como el punto de viscosa y una referencia tan sugerente como el dandi Jacques de Bascher. En febrero, una selección de prendas llegará por primera vez a los almacenes londinenses Browns. “Siempre apuesto por un producto real”, afirma. “Me gusta el diseño depurado, pero no demasiado. Mi seña de identidad es el tejido de punto. Yo lo que compro son hilos, así que me gusta subrayar ese aspecto y no recargar las prendas para evitar la distracción”.

Técnico pero no futurista, sartorial pero “menguado, sin forro, minimizado al máximo”, el credo estético de Alled-Martínez respira un equilibrio típicamente millennial entre el romanticismo creativo y el pragmatismo comercial necesario para sobrevivir en una industria, la de la moda masculina, donde la funcionalidad siempre está a la vuelta de la esquina. Cuando recibió el premio LVMH aseguró que en sus planes nunca había estado fundar su propia marca, pero que llegado el momento las circunstancias le habían conducido a ello.

El diseñador barcelonés Archie Alled-Martínez.
El diseñador barcelonés Archie Alled-Martínez.

Ahora la visibilidad que le proporciona Styles apuntala un desembarco comercial para el que se ha rodeado de un equipo de colaboradores fieles entre los que se encuentra el estilista Adrian Bernal (cercano también al entorno de otro español formado en Central Saint Martins, Palomo Spain) y el patronista Mark Tarbard. Este último, colaborador de Vivienne Westwood a principios de los ochenta y responsable de los trajes con que David Bowie dio forma a su personaje The Thin White Duke en 1976, ha sido una pieza esencial a la hora de adaptar los diseños de Alled-Martínez a las necesidades escénicas de Harry Styles. “Mark viene de Savile Row, de la sastrería de los setenta, así que es una referencia compartida”, explica.

El dandismo sofisticado y siglo XXI del barcelonés abre la puerta a otro tema de conversación: el de la masculinidad y sus límites, un tema clave para la nueva generación de diseñadores. “Yo entiendo que mis prendas pueden tener algo de femenino por la suntuosidad, porque están tejidas y no están muy armadas, son sastrería suave”, apunta. “Pero yo reivindico la manera tradicional de diseñar moda masculina, la atención al detalle y una cierta actitud que consiste en no diseñar demasiado. En ocasiones hay que dejar de tocar la prenda, alejarse y permitir que la funcionalidad prime sobre cualquier otra cosa”.

En Alled-Martínez, el cuestionamiento del género se refleja más en la técnica –el tejido de punto artesanal– que en la forma. A punto de estrenarse comercialmente, afincado en la capital francesa y representado por la prestigiosa agencia Boon Paris, especializada en diseño emergente de altura, Alled-Martinez encara un año, 2020, que será clave para definir su futuro en la industria. Su próxima colección, avisa, no deparará grandes golpes de timón. “Como diseñador novel creo que tengo la responsabilidad de ser coherente”, explica. “Habrá nuevos tejidos que he tardado mucho en desarrollar, pero sigo hablando del mismo tipo de hombre. El estilo propio se construye a base de insistir en el mismo mensaje y seguir un ritmo propio”.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información