Lluvia mágica

El pensamiento que identificaba la lluvia de animales con una plaga bíblica siguió funcionando hasta que el físico francés André-Marie Ampère consideró el fenómeno en su dimensión real