La cápsula de acero bajará 622 metros para que cada minero se suba a ella y los equipos de rescate le icen  la superficie.

También triunfó la tecnología

Una cápsula casi futurista, calcetines antihongos, comunicaciones inalámbricas... las aportaciones de la investigación y el desarrollo han sido vitales para que el rescate en la mina chilena de Atacama se esté desarrollando con éxito

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada