Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clint Eastwood ya prepara el 'biopic' sobre el mítico J. Edgar Hoover

Leonardo DiCaprio encarnará al mítico director del FBI e implacable cazador de comunistas

Pocas figuras hay tan detestadas y polémicas en la historia reciente norteamericana como el mítico director del FBI e implacable cazador de comunistas J. Edgar Hoover, fallecido en 1972. En este momento, tampoco hay papeles más preciados en Hollywood que el suyo, en la biografía que va a filmar el director Clint Eastwood. Leonardo DiCaprio ya lo tiene apalabrado. Ahora Eastwood busca a quien será su apoyo en la película, el hombre que interprete a un oscuro secundario que estuvo siempre dos pasos por detrás de Hoover, alguien con quien compartió los momentos cruciales de su vida, heredó sus posesiones y recibió en persona la bandera que cubrió su ataúd durante su funeral.

Hoover ocupó su cargo durante 48 años. Sirvió a ocho presidentes, de ambos partidos. Se enfrentó a todos los enemigos públicos que EE UU haya podido albergar en su imaginario colectivo: secuestradores en los años 20, gánsteres en los 30, terroristas pro nazis en los años 40, espías comunistas en los 50, criminales racistas en el sur del país en los años 60. Se manejaba en la capital internacional del poder, Washington, como un salmón río arriba, ajeno al curso de la política, buscando siempre criminales. Sus enemigos le acusaron de espiar a aquellos ciudadanos de los que desconfiaba por motivos puramente ideológicos. Abrió expedientes a líderes civiles como Martin Luther King.

Tenía, también, una vida personal. Nunca se casó. Siempre tomaba un Jack Daniels antes de la cena. Pasaba las dos últimas semanas de diciembre en Miami, de vacaciones. Y nunca lo hacía solo, sino con la compañía del Director Adjunto del FBI y amigo personalísimo, Clyde Tolson. Desde los años 20 ambos se veían a diario como mínimo dos veces, para comer -en el hotel Mayflower- y para cenar. En su madurez, salían a dar largos paseos por la monumental Constitution Avenue de Washington. Cuando trabajaban juntos en el FBI, el coche oficial pasaba a recoger a Hoover primero, y a Tolson después, para dejarlos juntos en el edifico de la agencia a las nueve y media en punto.

Esto ha llevado a muchos autores a elucubrar sobre la vida privada de Hoover. Durante décadas, escritores de todo calado han sopesado la hipótesis de que ciertos elementos de la mafia le sometieran a un chantaje de larga duración por unas supuestas fotos de él travistiéndose o manteniendo contactos sexuales con otros hombres. Y centrará parte del biopic que está preproduciendo Eastwood. El guionista del largometraje es un experto en la historia del movimiento gay de EE UU: Dustin Lance Black, ganador del Oscar por Mi nombre es Harvey Milk.

DiCaprio ya ha confirmado que asumirá el papel de Hoover. "Es un gran papel para él", dijo Eastwood en una entrevista con la agencia Reuters. Sobre Hoover, dijo: ""Era una persona muy compleja. El aspecto homosexual es uno tantos. Casi diría que es el menor de sus problemas. Además era muy inteligente, de un modo no sé si bueno o malo, era muy hábil a la hora de mantener las apariencias en la vida".

Lo que no tiene tan claro Eastwood es quién encarnará a Tolson. Durante unas semanas, los semanarios norteamericanos elucubraron con un nombre: Joaquin Phoenix. Sería una pareja a la altura de las circunstancias: Caprio-Phoenix, cinco nominaciones a los premios Oscar entre ambos. Pero parece que a Eastwood no le convenció el gran espectáculo que Phoenix armó durante un año y medio para rodar y promocionar el falso documental I am still here, dirigido por su amigo Casey Affleck.

Se hizo pasar ante los medios por un demente que había decidido abandonar el cine y sumergirse en el mundo del hip hop. De él, Eastwood dijo, lacónico: "¿No se había metido a rapero?". El casting, a día de hoy, sigue abierto. El 22 de octubre Eastwood estrenará Hereafter, un thriller con Matt Damon sobre la muerte y el más allá.