Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argelia boicotea la reunión antiterrorista del Sahel convocada por el G8

La conferencia que organizan en Malí las potencias occidentales ilustra la dificultad de la cooperación contra Al Qaeda en la zona

Argelia ha decidido boicotear la más amplia reunión de expertos en la lucha antiterrorista consagrada a combatir el auge de Al Qaeda en el Sahel, pero, en cambio, Marruecos sí participa, por primera vez, en un foro de estas características.

Los países del selecto club del G8 (EE UU, Rusia, Japón, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia y Canadá) han querido escenificar, a partir de hoy en Bamako (Malí), su determinación a combatir ese terrorismo de secuestros y contrabando que azota a una de las zonas más paupérrimas del mundo.

Con tal motivo el CTAG (Counter-Terrorism Action Group), un órgano del G8, celebra en la capital de Malí una conferencia a la que ha invitado también a asistir a tres países industrializados, entre ellos España, y a otros siete de esa región africana. Uno de ellos, Argelia, el que más esfuerzos dedica a erradicar el terrorismo dentro de sus fronteras, ha declinado la invitación. Marruecos, en cambio, se ha apresurado en aceptarla.

Gracias a los occidentales, Marruecos se incorpora a la cooperación antiterrorista en el Sahel

El G8 invitó a España, Australia y Suiza a participar en la cita de Bamako

La ausencia de Argelia, principal potencia económica regional, da al traste con el mensaje de unidad antiterrorista que el G8 quería lanzar desde Bamako. "Estoy entristecida por las circunstancias que nos reúnen ahora aquí bajo la constante e inquietante amenaza del terrorismo", declaró, según la agencia AFP, la embajadora canadiense, Virginie Saint-Louis , que preside la reunión.

El 16 de septiembre Al Qaeda llevó a cabo en Arlit (Níger) su mayor secuestro en el Sahel desde 2003. Apresó a cinco franceses y a dos subsaharianos todos ellos empleados de la multinacional francesa Areva o de sus filiales que explotan las minas de uranio nigerinas.

Argelia no ha explicado aún oficialmente las razones de su ausencia, pero fuentes diplomáticas recuerdan que siempre han insistido en que la lucha contra el terrorismo islamista incumbía exclusivamente a los países de la zona. Con tal propósito creó en Tamanrasset, la capital del Sáhara argelino, un Comité de Estado Mayor Operacional Conjunto en el que participan Níger, Malí y Mauritania, pero no Marruecos.

Argel ha intentado siempre excluir al otro "peso pesado" del Magreb de la cooperación antiterrorista regional y pone especial empeño en hacerlo desde que Rabat denuncia supuestas vinculaciones del Frente Polisario, el movimiento independentista saharaui, con Al Qaeda.

Los occidentales, y especialmente EE UU, han instado sistemáticamente a los magrebíes a ahondar su colaboración en esta materia. Durante su gira por el Magreb en 2008, la secretaria de Estado estadounidense, Condoleeza Rice, declaró: "(...) siempre hay algo más que se puede hacer para reforzar la transmisión de la información". "No es un secreto que esto es un problema que ha sido muy relevante en el Magreb", añadió. "Es importante que Rabat y Argel intercambien informaciones a causa de los peligros a los que se enfrentan ambos".

La conferencia de Bamako ilustra que el "problema" del que habló Rice hace más de dos años persiste.