La crisis del coronavirus

De la tortilla de patatas de Jon Kortajarena al bochornoso directo de Paulina Rubio

Las redes sociales muestran las meteduras de pata de los famosos durante el confinamiento

Jon Kortajarena, Paulina Rubio y Alfonso Merlos.
Jon Kortajarena, Paulina Rubio y Alfonso Merlos.Gtresonline / Cordon Press

Pasear al perro más de la cuenta, ir de fiesta con los amigos o quejarse del servicio de una compañía durante el estado de alarma están siendo motivo de críticas contra los famosos, que exponen sus vidas constantemente en las redes sociales sin ser conscientes de la repercusión. Incluso alguno ha vuelto a casa con una multa.

Cristiano Ronaldo

Después de que su compañero del Juventus Daniele Rugani diera positivo por coronavirus, Cristiano Ronaldo se refugió en Madeira (Portugal) junto a su familia. En Funchal, la capital del archipiélago, el futbolista y su pareja, Georgina Rodríguez, salieron de compras durante el confinamiento como si nada sucediese.

Además, a Ronaldo se le hacía muy pequeño su lujoso apartamento en esta ciudad y decidió alquilar una vivienda más grande, concretamente una villa, en Caniçal, a unos 31 kilómetros de su residencia inicial. Un capricho que le ha costado cuatro mil euros a la semana. “Sintió que necesitaba espacio, que se estaba asfixiando dentro de esas paredes y que había un gran jardín. Y, por supuesto, más privacidad. Está muy acostumbrado a una vida privada y a estar con toda la familia, y no es lo mismo”, explicó una fuente del periódico luso Correio da Manhã.

Nacho Vidal

“No quiero menospreciar a nadie, pero no entiendo por qué se sale a aplaudir por algo a lo que todos tenemos derecho porque lo pagamos con nuestros impuestos. Somos nosotros quienes pagamos a policías, a bomberos, a médicos...”. Estas fueron las polémicas palabras del actor de cine porno Nacho Vidal sobre el aplauso que desde el comienzo de la crisis del coronavirus se dedica a los sanitarios. “Cuando yo termine de hacer mi trabajo, por favor, que también me aplaudan”, exigió durante una entrevista en Sálvame.

Tras la polémica, Vidal utilizó su perfil de Instagram para advertir de que sus comentarios se malinterpretaron y que el programa no le permitió explicarse. “Lo que yo quería decir es que hay gente que no tiene balcón donde aplaudir y hay gente que no tiene casa donde quedarse”, comentó.

Jon Kortajarena

Las ganas de comer a veces pueden jugar una mala pasada. El modelo Jon Kortajarena pidió una tortilla de patatas a través de la plataforma Glovo, pero el encargo se demoró dos horas y el modelo quiso exponer su queja en las redes sociales. “Si no podéis dar un servicio no lo deis. Pero esto es jugar con el tiempo y el dinero de la gente. Y las ilusiones", escribió a la compañía en una conversación que hizo pública y a la que añadió: “Canceladme el pedido y nunca más pediré una tortilla con vosotros. Manda huevos. Y nunca mejor dicho”.

Ante el aluvión de críticas que recibió después, Kortajarena grabó un vídeo pidiendo disculpas y explicó que había viajado desde Los Ángeles (California) hasta Madrid, haciendo una escala en Londres, para regresar a España y ver a su madre que había dado positivo en covid-19. Llegó a su vivienda, donde no había nada de comida, y decidió hacer un pedido a domicilio. Pero finalmente acabó cocinando él.

Sandra Barneda

Pasear al perro era uno de los pocos supuestos por los que se podía salir a la calle durante el periodo más estricto de confinamiento. Así ha hecho la presentadora y escritora Sandra Barneda con su mascota Nash. Sin embargo, y como apunta la revista Lecturas, dos agentes advirtieron a Barneda de que se había excedido en la duración y la distancia del paseo. Ella se mostró disconforme con el aviso y estos la sancionaron por desacato. La multa puede ascender a los 3.000 euros, pero eso no ha impedido a la periodista continuar sacando a su perro.

Paulina Rubio

Tropiezos verbales, salidas de tono, refriegas personales... Es algo a lo que están acostumbrados los fans de Paulina Rubio desde hace años. Con ocasión de la pandemia, la cantante charló con sus seguidores a través de una conexión en directo, pero no hacía más que balancearse frente a la cámara y diciendo frases a menudo ininteligibles, como: “Yo me uno a la causa, yo me quedo en causa”, en vez de “yo me quedo en casa”. Una de las cuestiones que más sorprendió fue que se acordara de la también cantante mexicana Thalía, considerada su archienemiga desde hace años: “Le mando un beso a Thalía, mi compañera de toda la vida, le mando un beso muy grande".

Después de su extraño discurso prosiguió: “Bueno, y que sea la música la que hable”, arrancándose a cantar fragmentos de una de sus canciones, Tal vez, quizá, en la que se ve obligada a mirar la letra y con la que se equivocaba. Horas después de lo ocurrido y de convertirse en el tema de conversación mundial, la propia artista quiso reírse de sí misma y compartió memes del bochornoso momento.

Mar Torres

La exnovia de Felipe de Marichalar, Mar Torres, se saltó el confinamiento y lo publicó en un directo de Instagram. La heredera de los embutidos El Pozo se maquilló y se vistió de manera elegante para acudir al domicilio de una amiga que festejaba su cumpleaños. Sus seguidores advirtieron a la influencer de la seriedad de la situación, a lo que ella respondió: "A ver, chicos, es el cumpleaños de mi amiga Marta y he venido a darle un beso y a tomarme un vino con ella. Somos vecinas. Nosotras vivimos en el barrio de Salamanca y vivimos a unos 200 metros, es como si hubiera venido a comprar a la farmacia”.

Victoria Federica y Froilán

También han sido muy criticados los hijos de la infanta Elena, Victoria y Felipe de Marichalar. Con la paralización de las clases, ambos decidieron marcharse de Madrid y pasar el confinamiento con amigos. La pequeña se encuentra estos días en una finca de Jaén junto a su novio, el dj Jorge Bárcenas, y otros jóvenes. Su hermano está en un chalet de una urbanización a las afueras de Marbella (Málaga). Mientras, su madre sale todos los días sola al balcón a aplaudir para homenajear a los trabajadores sanitarios y de vez en cuando canta con sus amigos a través de videollamadas.

Alfonso Merlos

Merlos Place. No es el título de una película. Ni tampoco una segunda parte de la serie de los años noventa Melrose Place. Se trata del nombre con el que se ha bautizado al escándalo protagonizado por el periodista Alfonso Merlos y que ha provocado su ruptura con la colaboradora de televisión Marta López. El tertuliano fue entrevistado por videollamada en el programa Estado de alarma y en un momento de la conversación se vio a una mujer desnuda pasar por el fondo. No era López. Ni Merlos convive con otra persona. El culebrón estaba servido.

Sálvame, Viva la vida y Socialité se han hecho eco de este momento y han hablado con la misteriosa mujer, la periodista Alexia Rivas. Tal es la sequía de información estos días en el mundo del corazón que hasta han tratado el tema medios internacionales como People y TMZ. Incluso la actriz Whoopi Goldberg ha expuesto en su programa dicha infidelidad, pronunciando el nombre del periodista como “Merolos”.

Justin Timberlake

Los famosos también están confinados con sus hijos y algunos no lo llevan demasiado bien. Este es el caso de Justin Timberlake que ha llegado a declarar en una entrevista que “ser padre 24 horas al día no es humano”. El cantante convive estos días con su familia —compuesta por su esposa, la actriz Jessica Biel, y su hijo, Silas Randall, de cinco años— en un gran rancho que posee en el estado de Montana. Por ello, padres que no disfrutan de la misma calidad de vida han criticado ferozmente al artista.

Oriana Marzoli

Hay personas que se saltan las normas durante la crisis del coronavirus y ni siquiera se molestan en ocultarlo, como sucede con Oriana Marzoli. La exconcursante de Mujeres y hombres y viceversa se ha saltado el confinamiento en varias ocasiones. La última ha sido para asistir a una fiesta en una piscina privada con sus amigos, cuando todavía no se permiten las reuniones en otros domicilios. Previamente se hizo una prueba PCR que salió negativa y luego condujo su coche a la vez que se grababa con el móvil. El día anterior también se tomó a la ligera el estado de alarma y se fue a cenar junto a su excompañero Alejandro Bernardos.