_
_
_
_
_

Pastel de calabacín con higos al chacolí (un cadáver exquisito)

La merienda de los campeones. / EL COMIDISTA
La merienda de los campeones. / EL COMIDISTA

Cuando alguien me pide que le recomiende un blog de cocina, hay uno que casi siempre me viene a la cabeza: No Mas - De Mamá, antes conocido como No Más Tuppers de Mamá. No os soltaré el rollo de que va de patatín y patatán y de que lo hacen fulanito y menganito, porque ya os proporcioné esa chapa en un capítulo anterior de El Comidista (y además es posible que ya los conozcáis porque se han hecho famosuelos desde entonces). Sólo diré que cuando Carlos Román, uno de sus tres autores, me llamó para hacer un "cadáver exquisito" con ellos, me sentí agradecida y emocionada como Lina Morgan.

Los No Más - De Mamá llevan utilizando esta técnica para hacer recetas con otros blogueros desde hace tiempo. La mecánica es sencilla: cada uno va diciendo ingredientes hasta formar una lista de seis, y a partir de ahí cada uno tiene que montarse un plato con ellos. Como ocurría en los textos surrealistas elaborados con este juego, las combinaciones son un tanto estrambóticas, pero ahí está precisamente el desafío.

Yo dije uvas. Carlos, higos. Yo, chacolí. Él, pipas de calabaza. Yo, calabacín. Él cerro con canela. Ésta es la maravilla que han creado ellos. Y ésta es la merienda que se me ocurrió parir a mí con semejante batiburrillo: un bizcocho hiperjugoso gracias a la presencia de la verdura -inspirado en una receta David Lebovitz-, acompañado de las dos frutas en diferentes formatos: una cocida, espesa y dulce, y la otra, fresca y sin apenas manipular.

Dificultad

Para niños que juegan a cosas raras.

Ingredientes

Para 8-10 personas

Para el bizcocho

  • 200 g de calabacín
  • 180 g de harina
  • 2 huevos grandes
  • 40 g de pipas de calabaza peladas
  • 30 g de avellanas
  • 30 g de almendras
  • 1 cucharadita rasa de canela
  • 2/3 de cucharadita rasa de levadura química (tipo Royal)
  • 1/2 cucharadita rasa de bicarbonato
  • 170 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 200 g de azúcar
  • 1 cucharadita rasa de sal
  • Mantequilla para engrasar el molde

Para los higos

  • 16 higos frescos firmes y no muy blandos
  • 150 ml de chacolí
  • 150 ml de agua
  • 1 ramita de vainilla
  • 3 cucharadas de azúcar (a poder ser, integral de caña)

Para el emplatado

  • Unas 24 uvas pequeñas
  • Yogur o crème fraîche

Preparación

1. Precalentar el horno a 180. Engrasar un molde de bizcocho con mantequilla y enharinarlo, eliminando cualquier exceso de harina restante.

2. Triturar en grueso las avellanas, las almendras y las pipas de calabaza en un robot de cocina o mortero sin reducirlas a polvo: interesa que se noten un poco los trocitos. Se pueden reservar algunas pipas para decorar el bizcocho si se quiere.

3. Rallar el calabacín.

4. Mezclar en un bol la harina, la levadura, el bicarbonato, la canela y la sal.

5. Batir los huevos con el azúcar y el aceite en otro bol a velocidad media, hasta que cojan un color amarillo pálido y estén ligeros.

Tiempo aproximado: 3 minutos

6. Incorporar a los huevos la harina, haciendo movimientos envolventes con la espátula hasta que todo se haya mezclado.

7. Sumar el calabacín y los frutos secos. Verter la mezcla en el molde y poner por encima las pipas para decorar si se han reservado.

8. Hornear unos 40 minutos. Comprobar si está hecho clavando una aguja o cuchillo en el centro: si sale limpio, está; si no, hornear 5 minutos más.

Tiempo aproximado: 40 minutos.

9. Mientras, poner en una cazuela mediana a fuego medio el txakolí con el agua, el azúcar y las semillas del interior de la vainilla y la propia rama entera. Cocer hasta que el azúcar se disuelva, meneando el recipiente de vez en cuando para agilizar el proceso.

10. Introducir los higos, bajar el fuego y tapar. Dejar que se hagan.

Tiempo aproximado: 20 minutos.

11. Sacar los higos, desechar la rama de vainilla y reducir el líquido a fuego vivo hasta obtener una textura de sirope ligero. Devolver los higos a la cazuela.

12. Servir los trozos de bizcocho con los higos, las uvas peladas y despepitadas si se quiere, y el yogur o la crema para acompañar. Rematar con una cucharadita del sirope de los higos.

Producción: Mònica Escudero.

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga
Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_