_
_
_
_

Cientos de sanitarios salen a la calle en el primer día de la huelga hospitalaria: “Que digan que esta lucha es política nos indigna”

Al menos 700 médicos de todos los sectores, según cifras de la Delegación del Gobierno, han recorrido el centro de la capital contra las políticas sanitarias de la Comunidad de Madrid

Cientos de sanitarios durante la manifestación convocada por el sindicato Amyts, a su paso por la Gran Vía de Madrid.Foto: Claudio Álvarez | Vídeo: Europa Press
Beatriz Olaizola

“Estas son las manos que te cuidan”. Es lo que han clamado este miércoles, con los brazos en alto y al unísono, cientos de sanitarios por las calles de la capital, en una manifestación que ha congregado a los médicos de los hospitales, de Atención Primaria y de las urgencias rurales y extrahospitalarias de la Comunidad de Madrid. Al menos 700 profesionales de diferentes sectores, según cifras de la Delegación del Gobierno, han marchado juntos el primer día de huelga hospitalaria, convocada por el sindicado Amyts para el 1 y 2 de marzo, ante las reiteradas negativas de la Consejería de Sanidad de reunirse para negociar las reivindicaciones laborales de los facultativos. Unos 14.000 estaban llamados a secundar los paros, además de los médicos de familia y pediatras, en huelga indefinida desde el pasado 21 de noviembre.

“Que digan que esta lucha es política nos indigna”, se quejaba Fernando Álvarez, de 52 años, anestesista en el hospital Ramón y Cajal, antes de que comenzara la marcha. Trabaja allí desde hace 26 años, y durante 13 lo hizo como médico eventual. “Concatenaba contrato precario tras contrato precario. A veces hasta 34 distintos en un año. Tengo cuatro hijos y formar una familia siendo personal eventual es imposible. Vivía en la inseguridad absoluta”, ha recordado.

Álvarez ha decidido sumarse a la huelga porque está “harto” de tener que “seguir peleando dentro de un sistema que cada vez está más mermado”. Aunque reconoce que para los sanitarios es difícil secundar los paros. No hay datos precisos de cuántos médicos de los hospitales madrileños han hecho huelga. “Hay mucha queja de pasillo, pero transformar eso en reivindicaciones cuesta mucho. Perdemos entre 200 y 250 euros cada día, y tampoco nos gusta dejar a los pacientes desatendidos, pero llega un momento que la vocación no lo soporta todo”, ha comentado Fernández. El comité de huelga hospitalaria se reunió este martes con la Consejería para fijar un 35% de servicios mínimos de cara a los paros. Firmaron en desacuerdo, porque los consideran “desproporcionados” para una jornada de dos días.

Una de las sanitarias que ha acudido a la manifestación grita consignas durante el recorrido de la marcha por el centro de Madrid.
Una de las sanitarias que ha acudido a la manifestación grita consignas durante el recorrido de la marcha por el centro de Madrid. Claudio Álvarez

La manifestación ―a la que los médicos de Atención Primaria llevan acudiendo cada miércoles desde hace más de tres meses― ha empezado a las once menos cuarto de la mañana en la sede de la Dirección de Recursos Humanos del Servicio Madrileño de Salud (Sermas), en el número seis de la calle de Sagasta. “Si no nos escuchan, ¡lucha, lucha, lucha! Y si no hay solución, Ayuso, dimisión”, han gritado los presentes a lo largo de todo el recorrido hasta la Puerta del Sol. Pancartas de todos los tamaños, globos con forma de corazón, batas pintadas, tambores y hasta una gaita han acompañado a las consignas de los sanitarios. “Es como un castillo de naipes. La Primaria se rebeló, ante el maltrato de los compañeros de las urgencias extrahospitalarias, y el mismo movimiento ha surgido en los hospitales”, ha señalado Ángela Hernández, secretaria general de Amyts.

La Consejería de Sanidad, minutos después de terminar la manifestación, ha convocado este jueves a las diez y media de la mañana al Comité de Huelga de Atención Primaria a una nueva reunión. Pero no al comité de hospitalaria, que lleva tres semanas pidiendo por escrito un encuentro. “Han cambiado el tono agresivo y moderado un poco el discurso, pero acercamiento o interés en negociar cero. Espero que mañana nos llamen, si no tendremos que seguir con esta estrategia”, ha indicado Javier Ortega, presidente del sector de hospitalaria de Amyts, que aglutina a 34 hospitales de la Comunidad. Hernández también ha recordado que en la reunión de este martes entre el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, y los cinco principales líderes sindicales de la sanidad madrileña (de CC OO, UGT, Amyts, Satse y CSIT), “no se llegó a nada concreto y no se puso un solo euro de presupuesto sobre la mesa”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Durante el recorrido, los médicos de familia y pediatras pedían firmas a todo aquel que quisiera mostrar su apoyo a los sanitarios. Llevaban una caja llena con 25.000, recogidas a pie de calle durante los últimos días. En total, los profesionales han entregado al consejero de Sanidad 200.000 firmas, aunque muchos se quejaban de que ahora es más difícil recabar apoyos, desde que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso dictó una orden por la que prohibió recoger firmas en favor de la huelga de médicos de atención primaria, fijar carteles en los centros de salud o repartir octavillas informativas entre los pacientes.

“Las descalificaciones constantes, la desconexión de la consejería, como si lo que pedimos fuera de otro planeta, la falta de escucha y la ausencia de voluntad. Es todo”, se quejaba un radiólogo del hospital La Paz, que prefería no decir su nombre por miedo a posibles represalias. “Y lo de proponer que la atención primaria se sustente en la enfermería es el colmo. La intención del consejero es la división. Un buen equipo se compone de médico, auxiliar y enfermero, proponer otra cosa es un sinsentido”, ha añadido. El médico, de 59 años, se refiere a las palabras de Escudero en una charla ante militantes del PP el pasado 17 de febrero, donde planteó un modelo de atención primaria basado en la enfermería y la videoconsulta.

Entre las reivindicaciones de los médicos de los hospitales, está implantar la jornada de 35 horas semanales o el aumento de las retribuciones de las horas de guardia. “También la temporalidad estructural encubierta”, ha comentado Otilia Bisbal, de 41 años y médico internista en el hospital 12 de Octubre. Trabaja allí desde hace 11 años como médico adjunto, pero solo le cuentan como tiempo trabajado cinco, explica. “El resto han sido contratos precarios. La temporalidad está en torno al 50% en los hospitales ahora mismo y las plazas que sacan son irrisorias. Algunos compañeros llevan así 20 años”. También es coordinadora de la asociación Médicos Unidos por sus derechos e insiste en que en el sector hospitalario el apoyo a la Atención Primaria es “total”: “Todos los sanitarios sacamos el trabajo adelante como podemos, a costa de nuestra vida personal. Muchas veces llega un punto que ya no se puede soportar más”.

Sobre las doce y media, los manifestantes han llegado a la Puerta del Sol. Algunos ciudadanos se han acercado a aplaudir en señal de apoyo. Otros silbaban. Varios médicos seguían recogiendo firmas. “¿Quiere firmar por la sanidad, señora?”, ha preguntado una sanitaria. “Por supuesto que sí. Menos mal, que en mi ambulatorio no me dejan”, ha respondido la mujer. En menos de cinco minutos, la pediatra ha conseguido otras 20 firmas más.

Una manifestante porta una máscara en defensa de la sanidad pública, este miércoles en Madrid.
Una manifestante porta una máscara en defensa de la sanidad pública, este miércoles en Madrid. Claudio Álvarez

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Beatriz Olaizola
Es reportera en la sección de Madrid. Antes escribió reportajes para eldiario.es en el País Vasco, donde cubrió sucesos y temas sociales, políticos y culturales. También realizó prácticas en la Agencia EFE. Graduada en Periodismo por la Universidad del País Vasco y máster en Periodismo UAM- EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_