Nadie quiere construir la multimillonaria Ciudad de la Justicia de Ayuso

El Gobierno de Madrid no recibe ninguna oferta para levantar y explotar la concesión, una operación valorada en 2.100 millones que requiere que la adjudicataria invierta 507 para ganar más de 200 a lo largo de 40 años

Proyecto de la nueva Ciudad de la Justicia de Madrid
COMUNIDAD DE MADRID
16/11/2021
Proyecto de la nueva Ciudad de la Justicia de Madrid COMUNIDAD DE MADRID 16/11/2021COMUNIDAD DE MADRID (Europa Press)

Ninguna constructora ha presentado oferta económica en la licitación para la construcción, mantenimiento y explotación de la Ciudad de la Justicia, un megaproyecto patrocinado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, con cifras mareantes: el constructor debe gastar más de 500 millones en levantar 18 edificios, con la expectativa de que la Administración le pague más de 40 millones al año durante los próximos 36 años (hasta un techo de 2.100) y de poder explotar durante ese tiempo los bajos comerciales, aparcamientos y oficinas para obtener un beneficio de más de 230 millones. Demasiadas variables incontrolables en un contexto de crisis económica y energética, con los precios de los materiales de construcción y la inflación disparados, y a tan largo plazo. En consecuencia, la Comunidad intentará negociar ahora con un mínimo de tres empresas elegidas por ella misma, según un portavoz gubernamental, y siempre sin alterar el presupuesto base ya conocido para la licitación.

“El Gobierno regional mantiene su voluntad de reagrupar todos los órganos judiciales y fiscales del Partido Judicial de Madrid en un único enclave con el objetivo de alcanzar una mayor eficiencia en la Administración de Justicia, lo que redundará en un beneficio para las arcas regionales”, detalla el Ejecutivo sobre este complejo que se quiere levantar en Valdebebas, justo al lado del hospital de emergencias Isabel Zendal.

El parón en el procedimiento supone un golpe en la estrategia del Gobierno de Ayuso, que había vendido el proyecto como la mayor obra civil de Europa y aspiraba a llegar a las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2023 con la carta de presentación de su puesta en marcha. El frenazo, además, llena de argumentos a la oposición, que reclama que la Administración asuma con sus propios fondos la construcción, en lugar de optar por una concesión a una empresa privada que hipoteque los presupuestos regionales durante 40 años. Finalmente, este bache aumenta la larga lista de problemas que ha rodeado a un proyecto pendiente desde hace décadas.

El proyecto se remonta a tiempos de Esperanza Aguirre. Cuando la Cámara de Cuentas investigó las cuentas de la empresa pública Campus de la Justicia entre 2005 y 2015,concluyó que las cifras no cuadraban. Solo en gastos sin soporte contractual había 4,8 millones, a lo que se añadían dispendios impropios de una compañía dependiente de la Administración pública. El proyecto fue presentado 72 veces, y llevó aparejado viajes pagados a Nueva York o Singapur.

El acto de colocación de la primera piedra costó más de un millón. Se sufragaron informes inservibles por más de 80.000 euros, y se impulsó un programa publicitario de unos 200.000 euros invertidos en paraguas, gorras, camisetas, y un libro promocional. La gran mayoría de empleados del complejo judicial eran directivos con nóminas por encima de los 100.000 euros anuales. Y al final se gastaron al menos 110 millones para que el plan de unir todas las sedes judiciales de la región nunca se completara: únicamente se construyó uno de los catorce edificios previstos.

De aquel proyecto megalómano solo quedan hoy dos cosas: el donut del Instituto de Medicina Legal y ciencias forenses, ahora en las inmediaciones del hospital enfermera Isabel Zendal, y una investigación judicial aún abierta en la que están bajo la lupa cargos de los gobiernos de Esperanza Aguirre, como el exconsejero y exvicepresidente Alfredo Prada, para quien anticorrupción pidió ocho años de cárcel en enero de 2021.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En 2014, con Ignacio González como presidente del Ejecutivo regional, se retomó el proyecto de Aguirre, que pasó a denominarse Ciudad de la Justicia. En 2015, y ya con Cristina Cifuentes como presidenta, el proyecto fue paralizado, lo que provocó demandas por parte de constructoras por incumplimiento de contrato. En 2020, la justicia le dio la razón a la Comunidad. Entonces Ayuso empezó a impulsar su propio proyecto. A mediados de octubre, el Gobierno regional amplió tres semanas más el plazo para presentar ofertas ante “la situación económica muy complicada que hace muy difícil la elaboración de un programa económico por parte de las empresas”. Pero ese tiempo no ha sido suficiente: al menos por ahora, nadie quiere construir la Ciudad de la Justicia.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS