Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una primera piedra de 1,4 millones

La Ciudad de la Justicia, ahora paralizada, arrancó con un acto multitudinario - Las dos adjudicatarias, una de ellas de la trama Gürtel, abonaron la factura

Un montante de 1,4 millones de euros. Eso es lo que se gastaron en la ceremonia de la colocación de la primera piedra del Campus de la Justicia las dos empresas que formaban la unión temporal de empresas (UTE) encargada de la urbanización de esta enorme parcela de 30 hectáreas. Una de ellas (Begar) era la constructora dirigida por José Luis Ulibarri Cormenzana, que está imputado en el caso Gürtel. La otra era Aldesa. Entre las facturas más llamativas está la cobrada por una empresa de servicios audiovisuales, que cobró 902.000 euros, según informó ayer la cadena SER.

La ceremonia de la colocación de la primera piedra del megaproyecto de la Comunidad de Madrid para centralizar todas las sedes judiciales de la capital en la zona de Valdebebas (Hortaleza) se produjo la tarde del miércoles 31 de enero de 2007. A la misma acudieron además de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y el entonces consejero de Justicia, Alfredo Prada; el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido; el presidente del Tribunal Supremo, Francisco Javier Hernando, y el de la Audiencia Nacional, Carlos Divar, entre otras autoridades. La presidenta aseguró que la Ciudad de la Justicia era "el reto más ambicioso" de su Gobierno. "Situará a los tribunales de Madrid a la altura de una región abierta y moderna", añadió.

El gasto mayor fue para un audiovisual en 3D, según el ex consejero

Prada PSOE e IU pedirán explicaciones al Gobierno regional en la Asamblea

Solo la empresa de audiovisuales cobró seis días antes de la celebración de la ceremonia una factura de 902.049 euros. El pago lo hizo Begar, que fue una de las ganadoras de las dos fases de urbanización del Campus de la Justicia. La primera ascendía a 55 millones de euros, mientras que la segunda suponía otros 57. Ésta, sin embargo, no se ha llegado a ejecutar dado el parón que sufre este proyecto estrella de Aguirre. Hasta la fecha solo se ha construido el primer edificio, el Instituto de Medicina Legal, que está prácticamente terminado y que, de momento, se quedará vacío. El Gobierno regional paralizó el proyecto de Campus de la Justicia hace seis meses por falta de recursos.

El desglose de las facturas abonadas en estas fechas previas a la ceremonia resulta en cifras a primera vista desorbitadas: 180.000 euros para la preparación de la infraestructura (el terreno era irregular); 116.666 para la decoración; 103.000 más para el pago del personal de producción y otros 145.000 para los sistemas de proyección. A todo ello se sumaron otras cantidades más bajas como 9.000 euros para la convocatoria de prensa; 4.615 euros para un vino español para los asistentes y otros 4.538 para 50 pendrives (memorias electrónicas) y paraguas corporativos que se iban a dar como regalo a las autoridades. Algunos, según la SER, todavía no han sido entregados a nadie.

El entonces consejero de Justicia Alfredo Prada recordó ayer, en conversación telefónica con EL PAÍS, que la Comunidad de Madrid no tuvo que desembolsar "ni un solo euro" en la ceremonia de la primera piedra. Recordó que los contratos del Gobierno regional obligan a reservar un porcentaje del montante global para publicidad y comunicación de los proyectos. En el caso de las obras de urbanización del campus, era de un 1,5%.

El gasto más importante lo supuso, según recordó Prada, un audiovisual en tres dimensiones de una hora de duración. Este montaje, realizado por la empresa, no se utilizó únicamente para la ceremonia de aquel 31 de enero de 2007. Como el Campus de la Justicia concentraba a los mejores arquitectos de todo el mundo, como Norman Foster o Zaha Hadid, fue presentado en numerosas ferias y congresos de todo el mundo.

"El campus era un proyecto de referencia a nivel judicial y también por su valor arquitectónico y por eso se hizo para varias presentaciones. Ese audiovisual en 3D lo han visto en Alemania, en Cannes, en Barcelona, en Nueva York y en Argentina, entre otros muchos lugares", recordó Prada. "La forma en que lo hicieron es magnífica y lo bueno no suele ser barato. Si se hacen bien las cosas, hay que pagarlas", añadió el ex consejero.

Prada también afirmó que, cuando el proyecto se adjudicó a la UTE formada por Begar, no había nada que hiciera suponer que era irregular: "Era el mejor proyecto y el más barato. Por eso lo valoraron así los técnicos y se le adjudicó a ambas empresas. Lo que no podías hacer era prevaricar, cuando aún no estaba vinculada para nada [al Gürtel].

El actual consejero, Francisco Granados, tildó ayer de "excesivo y difícil" que se pudieran gastar 1,4 millones en la primera piedra del campus. Aseguró que no tenía las facturas, pero que estudiaría el caso. El PSOE e IU pedirán en la Asamblea de Madrid que el Gobierno regional explique en qué se gastaron tanto dinero para la celebración de enero de 2007.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 2010