_
_
_
_

Bailar K-pop frente a oficinistas: jóvenes ensayan en los cristales del barrio tecnológico de Barcelona

Los edificios del distrito 22@ sirven como espejo a decenas de fans del pop coreano, que se reúnen cada semana en la zona de la plaza de las Glòries para ensayar sus coreografías

Baile K-Pop
De izquierda a derecha, Claire, Mire, Vicky, Irene, Sopi, Rei y Alu, miembros del grupo de baile Hiraeth Crew, ensayan en el 22@Albert Garcia
Sara Fontserè

Alu (21) e Irene (24) llevan nada menos que seis años bailando al ritmo del pop coreano. Su local de ensayos es al aire libre, en concreto frente a los vanguardistas edificios acristalados del 22@, cerca de la plaza de las Glòries de Barcelona. Al otro lado del vidrio reflectante normalmente se encuentran oficinas o incluso aulas de la Universidad Pompeu Fabra, que dispone de un buen rincón apartado de la calle para reunir a todos los grupos de K-pop de Barcelona. Los jóvenes, que no suelen tener más de 25 años, ensayan cada semana las coreografías de los videoclips de artistas coreanos para después grabar una performance en el céntrico Portal del Àngel de Barcelona y subirla a Youtube.

“Los sábados pueden llegar a reunirse más de 60 personas aquí”, afirma Irene, que, en su condición de veterana, ha visto cómo el fenómeno cogía forma e incluso se mudaba: antes ensayaban en un espacio del CaixaFòrum, al otro lado de la ciudad, pero desde que esa zona cerró en 2017 encontraron el lugar perfecto en las cristaleras de las oficinas del 22@, en el barrio del Poblenou. “Convivimos con la gente que hay aquí. Nunca nos han puesto problemas”, responden al ser preguntados por su actividad en una zona en la que predominan oficinistas y estudiantes.

Alu (Albert) e Irene forman parte del grupo Hiraeth Crew y el pasado sábado prepararon su coreografía para la canción Left Right, del popular grupo de K-pop XG. Se encuentran en esta parte del barrio para maquillarse y vestirse, normalmente con ropa que simula la de sus artistas favoritos y que compran “donde pueden”, como Aliexpress o la plataforma de ropa de segunda mano Vinted.

Una vez han hecho su ensayo final, Hiraeth Crew se desplaza a una de las calles más transitadas de Barcelona un sábado por la tarde: el Portal de l’Àngel. Allí es donde todos los grupos de K-pop hacen su cover (versión) de baile para después subir el vídeo a las redes sociales. En Youtube pueden llegar a tener más de 100.000 visitas y, en el caso del otro grupo en el que baila Alu, Haelium Nation, han conseguido llegar al millón de reproducciones. Aún así, no es posible monetizar los vídeos por el copyright de la música: “Lo hacemos por amor al arte”, aclara Alu. Ganar dinero bailando K-Pop no es fácil: normalmente pueden cobrar si les invitan a algún evento o, si tienen suerte, en la plataforma Tik Tok.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El fenómeno K-pop recoge miles fans en todo el mundo y viene de la mano de la hallyu, la ola coreana que lleva años propagando la cultura de Seúl entre la generación Z. Los adolescentes y jóvenes empiezan a bailar viendo videoclips, como el Gangnam Style —vídeo de PSY que rompió el contador de visitas de Youtube— o las canciones de la popular boyband BTS. Se conocen a través de Instagram y se encuentran para ensayar, normalmente dos o tres veces a la semana: “Cada cover es un proyecto nuevo. Tardamos un par de semanas para grabar cada baile”, explica Alu, que llegó a ser profesor de pop coreano en una academia e incluso se ha presentado a concursos de danza con su otro grupo, Haelium Nation. Para estos jóvenes, el baile es una manera de desconectar y mantenerse activos. “Me ayuda para la cabeza”, declara Irene, que ha acabado sus estudios de animación 2D y, como su compañero Alu, se dedica por completo al baile coreano. Aunque lo buscan, no ven un futuro profesional exclusivamente enfocado al K-pop: para ellos es una afición por la que, con mucha fortuna, pueden conseguir algo de dinero.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_