_
_
_
_

Un millón de firmas contra el sacrificio de 38 cachorros Beagle en pruebas para un medicamento

La UB, que promueve el estudio que realiza Vivotecnia, anuncia que dará en adopción a seis de los perros

Gonzalo Moncloa Allison
Perro de Vivotecnia
Perro retratado por un empleado de Vivotecnia, en Madrid, en una foto de archivo.

Una petición en la plataforma Change.org para detener el sacrificio de 38 cachorros Beagle en un experimento sobre un medicamento promovido por la Universidad de Barcelona (UB) ha superado el millón de firmas. Cristina Espinach y Rubén García, los impulsores, tienen previsto entregar las solicitudes este jueves en el Parque Científico de Barcelona (adscrito a la UB), que acoge a Vivotecnia, la empresa que continúa siendo investigada judicialmente por maltrato animal. La universidad anunció en los últimos días que seis de los 38 perros serán dados en adopción tras el estudio. Los 32 restantes serán sacrificados.

La UB ha emitido dos comunicados en la última semana en relación a esta controversia. En uno de los documentos argumentan que, amparados en la normativa europea y antes de hacer las pruebas del fármaco en humanos, “es necesario” hacer el estudio de toxicidad en dos especies de mamíferos, y que “es imperativo” que una de las dos no sea en una especie roedora, motivo por el cual han optado por los perros Beagle.

El estudio, que busca desarrollar un nuevo fármaco antifibrótico para tratar la fibrosis hepática y la mielofibrosis, está en fase preclínica y se desarrollará en marzo. Esto será en los laboratorios de Vivotecnia en la Comunidad de Madrid, según confirmaron fuentes de la universidad a este diario el pasado enero, dado que el Parque Científico “no dispone de estabulario para realizar este tipo de experimentación”.

La ONG Cruelty Free International (CFI) publicó un vídeo en 2021 para denunciar el presunto maltrato animal por parte Vivotecnia. En este documento se ve a trabajadores de la empresa manipulando diferentes animales de manera vejatoria. Unas semanas después la misma organización denunció que cuatro organismos públicos españoles, entre ellos el Parc Científic de Barcelona, han seguido contratando los servicios de este laboratorio.

La UB, que adjudicó un contrato a Vivotecnia por 255.648,80 euros tras una oferta pública, defiende que han revisado “de forma exhaustiva” la documentación relacionada con el proyecto para “garantizar el cumplimiento estricto de la normativa”; y mantienen que “Vivotecnia ha acreditado que está autorizada” por la Comunidad de Madrid para ejecutar este tipo de proyectos. La institución académica ha subrayado que “actualmente no se conoce ningún método alternativo al uso de estos animales que pueda sustituir a la metodología de este tipo de investigación”, y que la Confederación de Sociedades Científicas de España apunta a que “el empleo de los animales es una práctica necesaria para avanzar en el estudio de tratamientos, técnicas quirúrgicas o vacunas”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Entidades animalistas como PACMA se han manifestado en las últimas semanas para evitar el sacrificio de los cachorros. Tanto en Barcelona como en Madrid, los activistas han reclamado a las distintas administraciones implicadas que “cesen el contrato con Vivotecnia” y que “entreguen” a los perros Beagle para que puedan ser acogidos. Los impulsores de la campaña de recogida de firmas de Change.org, por su parte, reclaman la liberación de los perros y que los den en adopción “para evitar esta barbaridad”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_