_
_
_
_

Cataluña y Aragón: Unos Juegos a dos velocidades

La firmeza del gobierno aragonés en la candidatura olímpica de 2030 contrasta con la prudencia de la Generalitat, que alimenta las dudas sobre su interés real

Bernat Coll

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Una esquiadora contempla el paisaje desde el refeugio de Niu de l'Àliga en la montaña de La Tosa a 2.537m (La Molina).
Una esquiadora contempla el paisaje desde el refeugio de Niu de l'Àliga en la montaña de La Tosa a 2.537m (La Molina).Toni Ferragut

La Generalitat de Cataluña quiere los Juegos de Invierno de 2030. El Gobierno de Aragón también. Y el Comité Olímpico Español (COE), aún más. Eso dicen todos. Pero el proyecto olímpico sigue recubierto de un aura de misterio del que poco más se sabe casi dos años después de la entrada en escena de Aragón a la iniciativa iniciada en Cataluña.

Todos los actores implicados admiten que la candidatura “va avanzando”, pero fuentes del Comité Olímpico Español (COI) aportan un concepto clave: “El ritmo”. “Nos consta el convencimiento de cada administración, pero cada una necesita su tiempo para convencer a los suyos sin pagar peajes políticos”. Y en esta carrera existen dos velocidades: Aragón va a piñón fijo y Cataluña pisa poco el acelerador.

El traspaso de poderes de Junts a ERC en la presidencia de la Generalitat llevó a Esquerra a replantear el proyecto. El discurso oficial del partido es de apoyo a los Juegos, pero existen voces internas que dudan. Un secretario general de una consejería de los republicanos admite que parte de los afiliados están más cerca de la CUP, de rechazo, que del discurso oficial del partido. “ERC tiene un espectro ideológico amplio y existe una contradicción en la defensa de estos Juegos en el actual escenario medioambiental”, analiza. La consejera de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat, Teresa Jordà, de Esquerra, ya puso en duda en una entrevista en EL PAÍS que los Juegos “fueran necesarios” para ayudar al territorio a tener nuevas oportunidades, y el diputado republicano Ruben Wagensberg suscribió el manifiesto de la plataforma Stop JJOO. La misma secretaria general del deporte de Cataluña, Anna Caula (ERC), se mostró el jueves especialmente tímida en la SER en su defensa del proyecto. “¿Los Juegos? Es la gran pregunta. Depende de como se hagan. Tienen que ser sostenibles y útiles para el territorio”.

La prudencia de ERC lleva de momento al Govern a no contrarrestar la campaña de oposición de Stop JJOO, que tiene el apoyo del expresidente de la Generalitat, Quim Torra y el atleta Kilian Jornet, entre otros. El cambio de posición del expresident da alas al discurso de la CUP, que considera que la candidatura ha sido construida “desde los despachos de Barcelona, y no con el apoyo del territorio”. El Torra presidente defendió hace un año que los Juegos “ayudarán a posicionar los Pirineos como tesoro natural, cultural, patrimonial y deportivo”. El Torra liberado de cargos públicos rechaza ahora su celebración.

“Si Cataluña cae, el COI sabe que Aragón y el COE seguirán adelante”, asegura un alto responsable de la organización
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Un alto responsable de la candidatura alerta de los riesgos de la falta de consenso en Cataluña. “Si los políticos catalanes no se ponen de acuerdo, el COI sabe que Aragón y el COE buscarán alternativas para seguir adelante con la candidatura”, asegura. Fuentes del comité internacional confirman esta información y avalan el potencial de “poner los Pirineos en el mapa, ya sean los catalanes o los aragoneses”.

La Generalitat tiene ahora pendiente formalizar la consulta popular que se comprometió a efectuar a finales de 2022 en el Pirineo. Las comarcas designadas no están oficialmente delimitadas ni se conoce su formato. La consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, lidera de momento las conversaciones con las comarcas pirenaicas para exponer las intenciones del Govern y recoger las demandas de los vecinos. Algunos empresarios que apoyan la candidatura plantean con la boca pequeña incorporar estas demandas al proyecto como forma de consulta para evitar una votación binaria vinculante. En el trasfondo, el temor a un rechazo que ya se llevó por delante los últimos años las candidaturas olímpicas de Hamburgo, Munich (Alemania), Calgary (Canadá), Sion (Suiza) e Innsbruck (Austria).

Relaciones políticas frías

Las irregulares relaciones políticas entre las dos comunidades tampoco han ayudado a acelerar la candidatura. Las comunicaciones entre los dos presidentes han sido escasas en los últimos meses. Algunos wasaps y poco más, admiten ambos entornos. Aragonès, en cambio, sí ha mantenido dos encuentros con Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana, y otros dos con Francina Armengol, de las Islas Baleares, todos del partido socialista, el mismo que Lambán. Los jefes de gobierno de Aragón y Cataluña mantuvieron una breve conversación el lunes 29 de noviembre en un acto en Barcelona y prevén reunirse “pronto” para acelerar la candidatura. “Hay más motivos para el optimismo que hace algunas semanas”, aseguró Lambán. El presidente del Gobierno de Aragón llegó a desmarcarse en julio de la candidatura por la “deslealtad” de Cataluña, cuando Aragonès se refirió en la carta en que formalizaba su interés en el proyecto como Pirineos-Barcelona, sin incluir a Aragón.

Las diferencias también llegan al Ayuntamiento de Barcelona. Su alcaldesa, Ada Colau, observa el proyecto con recelo, mientras que Jaume Collboni (PSOE), primer teniente de alcalde, lo apoya sin fisuras. Las principales ciudades aragonesas, en cambio, muestran una voluntad firme.

El COE pretende liderar una comisión técnica que encaje todas las piezas y marque el ritmo. Su presidente, Alejandro Blanco, espera presentar la candidatura técnica a partir del próximo marzo. El plan incluye deslocalizar a pistas de Europa aquellas pruebas como el bobsleigh o el skeleton que requieren una estructura que no dispone el sistema deportivo español.

El COI: “En 2022 aún no se elegirá la sede olímpica”

El Comité Olímpico Internacional (COI) modificó el proceso de selección de las ciudades interesadas en albergar unos Juegos Olímpicos para evitar casos de corrupción. El comité internacional descartó aquellas jornadas en las que se efectuaban las votaciones finales con todas las sedes presentes en Lausanne (Suiza), y ahora establece una comunicación bilateral con cada ciudad aspirante. La Comisión de Futuras Sedes asesora a todos los candidatos, y cuando considera que una ciudad está preparada traslada su proyecto a la Comisión Ejecutiva, el organismo decisorio del COI.

Únicamente el Comité Olímpico Español (COE) y el de Ucrania han formalizado su interés en los Juegos de 2030, pero existen otros proyectos en liza. Sapporo (Japón) y Salt Lake City (EE UU) vuelven a recuperar posiciones. Las relaciones del COI y el país nipón se enfriaron por la complejidad de la celebración de los Juegos de Tokyo 2020, marcados por la pandemia, pero tras unos meses de distancia, el interés de Sapporo vuelve a aparecer. “Su candidatura está prácticamente lista porque su idea era aspirar al 2026”, apuntan desde el COI. 

“La candidatura de Pirineos no puede competir técnicamente con estos proyectos porque sus infraestructuras serán siempre más limitadas, pero sí con un relato político grandioso de unir miradas a través del deporte”. El COI pretende acelerar el proceso de selección después de los Juegos de Pekín de 2022, el próximo febrero, aunque la elección definitiva “no está previsto que se tome en 2022”. 

Sobre la firma

Bernat Coll
Periodista centrado actualmente en la información sanitaria. Trabaja en la delegación de Catalunya, donde inició su carrera en la sección de Deportes. Colabora en las transmisiones deportivas de Catalunya Ràdio y es profesor del Máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_