juegos olímpicos de invierno 2030

Incredulidad en el Pirineo aragonés ante la propuesta olímpica de la Generalitat

Políticos, empresarios e instituciones creen que organizar los Juegos de Invierno entre Aragón y Cataluña sanaría la fractura causada por el ‘procés’

Estación de esquí de Astún, en Huesca.
Estación de esquí de Astún, en Huesca.nano cañas / EL PAÍS

Aragón exige una alianza al 50% con Cataluña en la aventura de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030. Políticos, empresarios y representantes del Pirineo aragonés coinciden en la desconfianza que les suscita la propuesta catalana para una candidatura olímpica, y son escépticos de que la coalición independentista en la Generalitat acepte dar la misma relevancia a ambos territorios. “Aragón no participará en un proyecto en el que no esté en igualdad de condiciones con Cataluña en todos los aspectos”, asegura a EL PAÍS el Departamento de la Presidencia del Gobierno de Aragón.

Javier Lambán, presidente de Aragón, retiró el pasado 16 de julio a su gobierno de las negociaciones con el Comité Olímpico Español (COE) y la Generalitat para consensuar una candidatura olímpica. El Gobierno central y el de Aragón enviaron al Comité Olímpico Internacional (COI) una carta en la que oficializaban su interés para desarrollar una candidatura en los Pirineos, mientras que la carta que mandó la Generalitat se refirió a Pirineus-Barcelona, el nombre utilizado en los últimos años. Para Lambán, el escrito del president Pere Aragonès fue “desleal”. Todas las personas consultadas por este diario en el Pirineo aragonés secundan la posición de Lambán porque consideran que el Ejecutivo catalán no tiene en cuenta a Aragón. La Generalitat ha declinado valorar la situación, pero fuentes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), el partido que ostenta la presidencia, aseguran querer alcanzar “acuerdos” con el Ejecutivo aragonés.

El origen de esta iniciativa olímpica se remonta a hace una década desde el Ayuntamiento de Barcelona. La entente entre Cataluña y Aragón es una condición del COE y del Gobierno, formalmente porque concluyen que es fundamental para su éxito. “El entendimiento sería más fácil si hubiera una buena relación. Y lo que ha sucedido en los últimos años [el conflicto por la independencia de Cataluña], pero también las formas en presentar la candidatura, no ayuda”, afirma Juan Manuel Ramón, alcalde de Jaca. Este municipio de Huesca, de 13.000 habitantes, se ha postulado cuatro veces para albergar los Juegos de Invierno, la primera, para los de 1998. Ramón afirma que nadie en Cataluña les ha contactado para recabar su experiencia y confirma que la posible candidatura de 2030 no es algo que quite el sueño a la ciudadanía de Jaca: “No hay sensación de que por ahora sea algo serio. Una candidatura olímpica tiene que ir con todos los apoyos”.

No hay sensación de que por ahora sea algo serio. Una candidatura olímpica tiene que ir con todos los apoyos.
Juan Manuel Ramón, alcalde de Jaca

En el Ayuntamiento de Jaca gobierna un tripartito de izquierdas que mantiene las mismas diferencias respecto a los Juegos de Invierno que las que tienen en Barcelona los Comunes de la alcaldesa, Ada Colau, y el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). Los papeles son los opuestos en el caso de Jaca, porque su alcalde, socialista, es partidario del evento olímpico, mientras que Colau es contraria. Los socios del PSOE en Jaca, la Chunta Aragonesista y Podemos, también se oponen a la candidatura. “No creemos que el proyecto llegue a buen puerto”, dice el teniente de alcalde de la Chunta Javier Acín, “porque requiere de unos consensos muy amplios, y luego está el supremacismo catalán en este asunto. Lo ha iniciado Cataluña y Aragón no estará en él”.

La Chunta es contraria a los Juegos en el Pirineo porque, en opinión del partido, no tienen sentido medioambiental ni compensan social y económicamente. Pese a ello, Acín concede que una candidatura entre comunidades tendría más sentido porque distribuiría las inversiones de una manera más sostenible. Ramón considera que, para ganar, la candidatura debería ser de los Pirineos en su totalidad: “Si la quiere hacer Cataluña en solitario, que lo hagan, aunque dudo de que sea sostenible económicamente”.

Referéndum imprescindible

Ramón subraya que unos Juegos requieren de amplios apoyos y que por eso es imprescindible consultar en referéndum a las poblaciones implicadas en unos posibles Juegos. Su punto de vista contrasta con el del PSC, defensor acérrimo de los Juegos de Invierno. Los socialistas catalanes rechazan el compromiso de ERC y Junts, los partidos que ostentan la Generalitat, de consultar a la ciudadanía sobre unos posibles Juegos.

“Con lo que ha sucedido políticamente con Cataluña es difícil alcanzar los consensos necesarios. Pero es que además estos acuerdos van más allá de lo político, hay que unir a amplios sectores sociales”, opina Belén Luque, directora del Museo Diocesano de Jaca, uno de los centros de arte románico más importantes de España. Luque constata que la ilusión de la ciudadanía es clave para un proyecto olímpico y que en Jaca, después del primer intento para los Juegos de 1998, no es una cuestión que genere grandes esperanzas.

Partido del campeonato del Mundo de hockey hielo, celebrado en 2014 en Jaca. En la imagen, el logo de la antigua candidatura Barcelona-Pirineos para los Juegos de 2026
Partido del campeonato del Mundo de hockey hielo, celebrado en 2014 en Jaca. En la imagen, el logo de la antigua candidatura Barcelona-Pirineos para los Juegos de 2026NurPhoto / EL PAÍS

Tanto Luque como otras personas preguntadas por este diario secundan la idea de que unos Juegos entre Cataluña y Aragón ayudaría a sanar la fractura que ha dejado la carrera unilateral por la independencia de Cataluña. “Pero Barcelona no puede ser la principal protagonista, se debe equilibrar la balanza”, dice Luque. Berta Fernández, alcaldesa de Sabiñánigo, en Huesca, confirma que si Barcelona es sede debería buscarse una opción en Aragón para darle la misma relevancia, aunque no esconde sus dudas sobre la participación de la capital mediterránea: “La ciudad bandera de los Juegos suele ser el centro de las actividades deportivas, y no sería el caso de Barcelona”.

La ciudad bandera de los Juegos suele ser el centro de las actividades deportivas, y no sería el caso de Barcelona.
Berta Fernández, alcaldesa de Sabiñánigo

Ignacio Gabás es uno de los principales empresarios de la restauración en Aínsa. En este enclave histórico, puerta al parque nacional de Ordesa, los restaurantes de Gabás están facturando un 70% menos este verano respecto a la temporada previa a la pandemia del coronavirus. Capear la crisis ocasionada por la covid-19 es la prioridad, dice Gabás: “Tengo la sensación de que no se piensa en los Juegos. A modo de ejemplo, la asociación de Hostelería de Huesca no ha comunicado nada sobre el tema”. Sentado en la terraza de uno sus locales, con la silueta del Monte Perdido a lo lejos, Gabás dice ser contrario a la implicación de Barcelona, “porque se llevaría el grueso del turismo”, y recalca que no confía en un entendimiento entre Gobiernos: “Veo casi imposible que Lambán y los independentistas se pongan de acuerdo. Estos ya han dejado claro que no quieren saber nada del resto de España”.

Falta de ilusión

Patricia Pérez corregenta la librería General, en Jaca, fundada por su padre, Pedro Pérez, exteniente de alcalde de la Chunta. Los Pérez se oponen a la organización de los Juegos. Patricia afirma que la primera derrota, la de 1998, fue un golpe. “Los primeros intentos generaron ilusión, ahora genera desgaste”, dice Patricia, “además, por la línea que han seguido hasta ahora, yendo a la suya, me extrañaría que la Generalitat quiera organizar unos Juegos con Aragón”. Su padre incorpora en el argumentario crítico un factor determinante, el calentamiento global: “Unos Juegos no tienen recorrido, ni económica ni medioambientalmente. Es que en 2030 quizá ya no habrá nieve”, aventura Pedro Pérez.

A 1.100 metros de altitud, el mediodía del pasado miércoles el termómetro marcaba 33 grados en el aparcamiento del hotel Sabocos. Desde su terraza se ven los telesillas de la estación de esquí de Panticosa, del grupo público-privado Aramón. Como hace la Generalitat en Cataluña, el Gobierno aragonés participa en un sector clave para el turismo. El director del Sabocos es Abelardo Belío, un nombre conocido y veterano en el esquí español. “A los ecologistas les digo que si no fuera por las estaciones de esquí, estos valles ya estarían despoblados”, dice Belío.

Para Belío, la marca Pirineos debe ser el concepto central en la candidatura, porque los Juegos no solo potencian a los deportes de invierno sino a la cordillera como destino todo el año. Belío recuerda que los vínculos familiares y económicos entre Cataluña y Aragón son muy grandes: “En Aragón todo el mundo está en contra de cómo plantea la Generalitat la candidatura. Pero el bien común está por encima de los conflictos políticos, y si hay voluntad, estos se superan”. Ramón y Fernández, los alcaldes socialistas de Jaca y Sabiñánigo, remarcan que el consenso es posible con la ayuda de terceros, y citan al COE y al Gobierno. El nuevo ministro de Cultura y Deportes es el catalán Miquel Iceta.

Más información

Las reclamaciones de Aragón se toman con cautela en Cataluña. ERC lidera desde la formación del nuevo Govern, el pasado mayo, las negociaciones con el resto de las administraciones. La secretaria general del deporte de Cataluña, Anna Caula, declinó hacer declaraciones “para evitar entrar en temas políticos”. El éxito de la candidatura pasa por un “consenso general”, a ojos del COI. Un responsable de este organismo asegura que la comisión ejecutiva y el propio presidente, Thomas Bach, “están contentos” con la propuesta, y añade que la sensación en el comité es que las disputas entre las administraciones “no tendrían que ir a más”. Este responsable celebra que Aragón asuma parte de la organización de los Juegos, pero matiza las aspiraciones de Lambán: “Una cosa es que Aragón acoja una parte de los Juegos, pero la otra es que quiera el 50%. El origen de la candidatura es catalán”.

Visto bueno del COI a Barcelona

El COI validó a finales de 2018 en un informe técnico la candidatura de Pirineus-Barcelona, sin la presencia de Aragón. Su entrada en escena, admiten diferentes las fuentes consultadas, se dio con la idea de tejer complicidades entre las administraciones catalanas y el gobierno central, a propuesta del COE. El COI propone que las capacidades técnicas pasen por encima de las cuestiones políticas. “Lo más prudente es que los técnicos estudien las posibilidades de cada zona y se llegue a un consenso en que la parte técnica aplane las cuestiones políticas”, reflexiona el mismo responsable del comité.

Uno de los puntos a definir es el nombre final del proyecto. Jaume Collboni (PSC), primer teniente de alcalde de Barcelona, reivindica la presencia de la capital catalana en el acuerdo definitivo. “Es de sentido común que Barcelona es el nombre más internacional, y tiene sentido que el proyecto se comparta con Aragón”, dice Collboni, cuyo protagonismo se intuye creciente por formar parte del mismo partido que Lambán. Ramón Tremosa, diputado por Junts en el Parlamento de Cataluña, coincide con Collboni: “Barcelona es el gancho mundial, pero si en Aragón se celebran pruebas, adelante”. Tremosa cree que las fricciones políticas serán superables por la actual relación ente el PSOE y ERC. “Esquerra lo vota todo gratis en Madrid. Ya hay cierta unidad”.

Barcelona es el gancho mundial, pero si en Aragón se celebran pruebas, adelante.
Ramon Tremosa, diputado de Junts

La candidatura entre Cataluña y Aragón es la primera en trasladar su interés al COI. “Y el primero siempre tiene ventaja”, analiza la misma fuente del COI, que ahora prevé que otros comités nacionales se activen. “Pueden llegar otras cartas”. Sapporo (Japón), que inicialmente aceleró en su propuesta, parece alejarse por el desgaste que han supuesto los actuales Juegos de verano, y las propuestas de Salt Lake City (Estados Unidos) y Canadá no acaban de formalizarse.

Fuentes de ERC entienden que los posibles acuerdos con el gobierno y el COE por los Juegos son independientes de sus aspiraciones secesionistas. “No serán una moneda de cambio”, explican. “Los Juegos no implican renunciar a la amnistía y a la autodeterminación. Alguien podría interpretar que si nos dan los Juegos aflojaremos por la independencia, pero son caminos separados”, añade.

Collboni y Tremosa reivindican la importancia de los Juegos para el territorio. “Sería devolver la ciudad a la primera división deportiva”, analiza el socialista. El diputado de Junts entiende que los municipios de montaña serían los más beneficiados: “Los Pirineos reclaman igualdad de oportunidades para el territorio. El 5G no llegará allí sin los Juegos. Y ahora es más importante el 5G que una carretera”. Para conseguirlo, sin embargo, Cataluña deberá seducir a Aragón bajo la aprobación del COE.

Igual de importante, según Collboni, es que los Juegos “deben permitir acercar posiciones entre Cataluña y España”. El edil socialista habla de “los Juegos de la reconciliación”, en consonancia con lo que afirmó el exsecretario general de Deportes de la Generalitat Gerard Figueras: “El olimpismo acercó a las dos Coreas; ahora puede conseguir que nosotros volvamos a trabajar juntos. No veo ningún otro proyecto capaz de hacerlo en los próximos 10 años”.


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50