Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El invierno llega al CAR

El Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat creará su primer módulo para deportes de hielo

Una sala de tapissos del CAR Sant Cugat.
Una sala de tapissos del CAR Sant Cugat. CAR Sant Cugat.

Ya no hace falta que salga el sol en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat para que sea un buen día. A partir de ahora el hielo también será bienvenido. La Secretaria general d’Esports i el Centro anunciaron este martes la creación del primer módulo de entrenamiento de élite para deportes de invierno y disciplinas de hielo. El espacio construirá construirá un palacio de hielo y una pista de aceleración para skeleton, bobsleigh y luge.

La remodelación tendrá un coste de entre 2,5 y 3 millones de euros, aunque aún no hay fecha para iniciar las obras. A pesar de que la remodelación tiene relación con el desarrollo de la candidatura olímpica Pirineus-Barcelona para los Juegos de Invierno de 2030, el CAR y la Secretaria General de l'Esport confirmaron que la construcción se realizará incluso si Cataluña no alberga los Juegos. “Fue una iniciativa nuestra”, asegura Josep Escoda, jefe de relaciones internacionales del CAR. “Tenemos mucho vínculo con los Juegos y el COI desde hace años, y nos ponemos a disposición para atender la formación de los atletas olímpicos”.

La pista de aceleración es la primera parte del tubo de hielo por el que se tiran a toda velocidad los participantes de skeleton, bobsleigh y luge. Y a falta de la infraestructura general, el CAR pretende reforzar el arranca de cada bajada. “La salida es el 30% del resultado final en este tipo de pruebas”, cuantifica Ander Mirambell, único atleta español en skeleton en los últimos Juegos. La inversión de este tramo estructura llega hasta los 80.000 euros. El grueso de la inversión se lo llevará el pabellón de hielo, dirigido a cuatro disciplinas olímpicas: patinaje de velocidad ‘short track’, patinaje artístico, curling y hockey; y dos paralímpicas: curling en silla de ruedas y para-hockey.

A excepción del palacio de hielo, las nuevas zonas de entrenamientos no serán cerradas. Los técnicos pretenden simular al máximo las pistas de arrancada sin hielo. “La tecnología es uno de nuestros grandes argumentos”, reivindica Ander Mirambell, convertido en asesor de la evolución técnica del Centro en este tipo de entrenamientos sobre hielo. “No quiero ni plantearme cómo habría sido mi carrera de haber podido contar con estas futuras infraestructuras”, apunta.

Los nuevos espacios del CAR se anuncian como un catalizador para alcanzar unos resultados más brillantes en deportes de invierno. “Los buenos resultados necesitan buenos entrenamientos”, resume Escoda, “Y dónde se puede entrenar mejor que aquí?. Es plausible pensar en buscar nuevas medallas. Solo hay que mirar lo que pasó el 92 como referencia. El CAR aporta casi la mitad de medallas del país”.

Con la nueva oferta de entrenamientos, el CAR aspira a acoger más atletas internacionales. “El 25% de nuestro presupuesto se cubre con recursos alternativos”, explica Escoda. En el CAR llega el invierno, pero nadie se queja del frío.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información