LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

La Generalitat de Cataluña estudia la fórmula para reabrir bares y restaurantes

El sector reclama mantener la actividad de forma continuada hasta el toque de queda

Una camarera prepara la terraza del restaurante donde trabaja para atender a sus clientes, en L'Hospitalet de Llobregat.
Una camarera prepara la terraza del restaurante donde trabaja para atender a sus clientes, en L'Hospitalet de Llobregat.Toni Albir / EFE

La Generalitat estudia la fórmula para flexibilizar las medidas restrictivas de la restauración a partir del próximo lunes 8 de marzo. El sector mantiene prácticamente las mismas limitaciones desde hace dos meses, con dos franjas diurnas ampliadas, y reclama una amplia reapertura. “No planteamos otra opción que abrir de manera continuada hasta el toque de queda”, reclama el director del Gremi de Restauració de Barcelona, Roger Pallarols. El Govern admite que plantea cómo dar “aire” cuando la curva epidemiológica sigue descendiendo lentamente.

El sector de la restauración considera que no puede más. Y ante el descenso de los registros epidemiológicos, pide medidas a la Generalitat para reactivar su economía. “La restauración no puede estar esperando más a tener un mínimo de viabilidad”, analiza Pallarols. “Necesitamos abrir hasta el toque de queda. El Govern no puede hacer una reapertura de mínimos”. Los restaurantes y los bares pueden abrir actualmente en dos franjas diarias: para servir desayunos y para los almuerzos. Ahora el sector pide poder servir cenas para aumentar el número de los locales beneficiados por la reapertura.

El Govern estudia la fórmula para dar “aire”, como ya avanzaron el martes la consejera de la Presidencia, Meritxell Budó, y el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon. En el Procicat existe una voluntad unánime de reactivar el sector, a diferencia de la semana pasada, cuando se prorrogaron las actuales limitaciones, según avanzó este miércoles Catalunya Ràdio. El órgano de la Generalitat en ningún caso considera modificar de momento el horario del toque de queda o el confinamiento comarcal. La decisión del Procicat coincide con el ligero descenso de la curva epidemiológica, a pesar de la presión asistencial en los hospitales catalanes.

Más información

Antes de que el Govern decidiera mantener las medidas siete días más, el Gremi de Restauradors mantuvo un contacto “informal” con un cargo del departamento de Salud que planteó la posibilidad de juntar las dos franjas de servicio y abrir los restaurantes de manera continuada hasta después de comer. “Le dijimos que era insuficiente, y nuestra sorpresa fue ver que finalmente no modificaban nada”, explica Pallarols. El director del Gremi lamenta no poder mantener un diálogo con el Govern. “Después de las elecciones parece que ha desaparecido. Ahora no hay conversaciones. No pedimos nada más que equilibrar los ingresos con los costes y esto es imposible si no abrimos hasta el toque de queda”, reclama.

Según datos de la organización, Barcelona ha perdido el 25% de sus bares definitivamente y si la actividad no se recupera el porcentaje puede alcanzar el 50%. " La ciudad estaba tocada por el impacto de la crisis. Hay un problema en la oferta por la falta de movilidad”, apunta Pallarols.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50