_
_
_
_
_

Una fosa común de represaliados bajo un colegio en el centro de Madrid

La escuela Miguel de Unamuno, junto a la vieja prisión de Yeserías, fue campo de concentración tras la Guerra Civil y escenario de ejecuciones. No se ha permitido excavar

Photograph from the Photographic Archive of Madrid, showing the Yeserías prison and the Miguel de Unamuno high school
Foto del Archivo Fotográfico de la Comunidad de Madrid. Se ven la cárcel de Yeserías y el colegio Miguel de Unamuno, cerca de Legazpi.

A muy pocos metros de la estación de Atocha, en el centro de Madrid, hay una fosa común bajo el colegio Miguel de Unamuno, utilizado como campo de concentración al terminar la guerra civil. Agustín López, uno de los miles de prisioneros republicanos encerrados allí, publicó sus memorias en 2015 (Pluma de Cristal). Cinco años después volvió a aquel lugar, a las mismas instalaciones que habían vuelto a su función escolar original, para narrar su historia en televisión. Desde los 19 años tenía grabado el dolor de dormir en el suelo, en aquellas escaleras, sin saber qué iba a pasar con él y el resto de sus compañeros. Tras una larga espera, formaron en varios batallones de soldados trabajadores destinados a la limpieza de Madrid, el Alcázar de Toledo y Sigüenza. Pero a muchos otros no los volvió a ver. A pesar de dar a conocer su historia, de sacar a luz otros casos del campo, conservados en el centro de Documental de la Memoria Histórica de Salamanca (como el de Laurentino Pérez que terminaría en el campo de Arcila en África), hasta el momento no se ha permitido excavar en el colegio ni en el terreno adyacente. En esa zona gris, sin delimitar, entre la escuela (antiguo “centro de oficios” inaugurado en la República) y la cárcel de Yeserías, que había ampliado su perímetro, se sucedieron las ejecuciones del final de la guerra, que debieron de coincidir con las del Cementerio del Este y el de Colmenar, hasta que pasaron a realizarse en el interior de las prisiones.

Pudieron ser tres semanas, las mismas que Antonio Bouthelhier, jefe de la segunda sección del Servicio de Información y Policía Militar (SIPM) de Madrid, tardó en escribir la palabra “normalidad” en los telegramas que enviaba al Cuartel General del Generalísimo.

Este documento atestigua la existencia del campo de concentración en el Unamuno, en pleno centro de Madrid.
Este documento atestigua la existencia del campo de concentración en el Unamuno, en pleno centro de Madrid.Rodríguez Arroyo. Jorge

“Se acentúa la normalidad en la vida de la ciudad, incluso en la periferia. No obstante, hay continuas colas durante día y noche en comedores, Auxilio social, insuficientemente abastecidos todavía. Barrios. Tetuán, Ventas y Vallecas son lo que se presentan aspecto más refractario al triunfo Movimiento Nacional. Evacuados gran número de refugiados en Madrid, aglomerándose proximidades de las estaciones”. El mismo día del telegrama, el 18 de abril de 1939, fueron detenidas 225 personas y se ejecutaron dos penas de muerte en el propio campo, según la documentación del Gobierno Militar de la ciudad.

El Unamuno es uno de esos lugares de la geografía madrileña que esconde sus heridas en el subsuelo. Levantado en medio de un barrio duramente castigado, fue un milagro que su estructura original se mantuviera en pie. La Fundición, como se conoce todavía hoy la nave que queda detrás, entre el colegio y las casas, se utilizó como fábrica de munición que sufrió el primer impacto del denominado “bombardeo logístico”, tantas veces ejecutado después por la aviación italiana en Barcelona. La onda expansiva que bajaba de Embajadores a Legazpi era uno de los pocos recuerdos tristes que guardaba Gloria Fuertes de sus tiempos de moza. El hambre, el mayor vestigio de aquel asedio, se escondió para siempre bajo un manto de miedo y de vergüenza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

No muy lejos, en el matadero municipal, serpenteaba la cola de gente que buscaba despojos de animales sacrificados o cualquier otra cosa que llevarse a la boca. Para no caer, para no morir. Entre los escombros creció un polígono, cercado de alambres y espinos, que llegaba hasta el arroyo Abroñigal, el límite del vértice de tiro fijado desde el cerro Garabitas por la artillería franquista. Desde su posición en plena Casa de Campo, el visor adivinaba la hora en que aquellas miniaturas desfilarían delante de su terrible caleidoscopio, pero nunca le ordenaron derribar la cárcel ni la estación. Ambas quedaron intactas, siniestro preludio de la paz que estaba por llegar. Inaugurada en 1920 como asilo, Yeserías fue habilitada como cárcel nada más terminar la guerra. Mantuvo su apariencia de correccional y de “redención de almas”, como figuraba en las cartillas que los talleres de imprenta tiraban allí, en la ribera del Manzanares, el nuevo hogar para las familias de los presos.

Esta es la imagen original y completa de la que se ha obtenido el recorte de foto que encabeza esta historia. Procede del Archivo Fotográfico de la Comunidad de Madrid. Se ven la cárcel de Yeserías y el colegio Miguel de Unamuno, cerca de Legazpi. Se titula 'Desde el balcón de mi casa'.
Esta es la imagen original y completa de la que se ha obtenido el recorte de foto que encabeza esta historia. Procede del Archivo Fotográfico de la Comunidad de Madrid. Se ven la cárcel de Yeserías y el colegio Miguel de Unamuno, cerca de Legazpi. Se titula 'Desde el balcón de mi casa'.

Los últimos días de marzo de 1939 fueron especialmente fríos. Los rayos de sol apenas calentaban una población que gastaba sus 500 calorías diarias entre las colas para comer, en la reventa o en desmochar los pocos árboles que quedaban del Retiro para calentarse. El primer pan blanco llegó con el restablecimiento de la luz, el agua y el correo, que llevaba estrangulado más de dos años. Tras el toque de queda y los puestos de control para pasar de distrito, vinieron las detenciones.

El Unamuno, como Campamento o Chamartín, se llenaron con presentados y detenidos gubernativos. El Ejército del Centro se rindió con cerca de 300.000 efectivos, que tenían que ser clasificados; como recordaba Agustín en sus memorias, “era cosa de poco, de tomar la filiación y después se podrían ir a casa, aquellos que no tuvieran las manos manchadas de sangre”. En todos los pueblos de España, grandes o pequeños, con o sin guerra, se repitió la misma escena. A pesar del gigantesco colapso, del drama sinsentido, todo siguió como estaba trazado. Los maquinistas frenaban en seco al enfilar la recta de Atocha para que, guardias y prisioneros, supieran que llegaban a su destino. Nada más bajar del tren eran escoltados por soldados jóvenes que no habían estado en el frente; andando o en camiones, que preferían porque disimulaban mejor los nervios, los distribuían entre algunos de los más de treinta edificios que hicieron las veces de encierro hasta que se inauguró la cárcel de Carabanchel, en 1944, “con todas las ventajas modernas”. Yeserías, que un año antes pasó a ser cárcel de mujeres con las reclusas de Ventas, es el único de todos estos edificios que hoy queda en pie. Único testigo de un tiempo, de una época, en la que Madrid superaba el 20 por ciento de toda la población penitenciaria del país.

Y, aunque pueda parecer que sucedió en la prehistoria, como los mamuts que habitaron en la pradera de San Isidro, lo cierto es que hasta que el desarrollismo y la M-30 la partieron en dos, aquella zona siguió siendo un entrante en el Madrid de la guerra civil. Debió de ser por entonces cuando su imagen quedó grabada en el puente de Toledo, frontera durante treinta meses que terminaría fijando lo que quedaba dentro y fuera de la historia nacional. Sin más rastro documental, solo queda, pues, excavar, como el yacimiento de los mamuts, la fosa bajo el colegio.


Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_